Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

[Netflix Review] Bright: la apuesta que brilla, pero que huele mal

Cinestro
Agregar a favoritos

Netflix da un paso más arriba en sus producciones cinematográficas. Llaman a Joel Edgerton (‘Viene de Noche‘), Noomi Rapace (‘¿Qué le pasó a Lunes?‘), David Ayer (Director de ‘Escuadrón Suicida‘) y a Will Smith (todos conocen a Will), y en conjunto crean una historia híbrida entre ‘El Señor de los Anillos’ y ‘Día de Entrenamiento’.

La premisa de por sí ya es interesante, pero ¿tendrá lo suficiente para conquistar nuestros gustos?. En Lgtv nos pusimos las pilas antes de que termine el año, la vimos y te la desmenuzamos sin filtro.

¿Listos para un poco de ‘Bright‘?, ¡prendan su Smart tv!.

Una metáfora sobre la coexistencia de razas

Desde el minuto uno nos sumergimos en un mundo atípico:

Una realidad paralela a la nuestra, donde las criaturas mágicas como los elfos, orcos, hadas, minotaurios, y otros más, viven en una especie de sociedad pacífica junto a nosotros los humanos. El cruce con nuestra realidad va en que “ciertas razas discriminadas” viven en ghettos, mientras que otras han logrado mantenerse como una clase alta alejadas de las zonas más pobres de la ciudad.

Ahí es donde dos policías del orden en Los Angeles; un humano Daryl Ward (Will Smith) y un orco Nick Jakoby (Joel Edgerton) viven una noche de patrulla normal hasta que tropiezan con un poderoso artefacto mágico que es buscado a morir por decenas de individuos: ¡la preciada Varita Mágica! Una muy parecida a las que salen en ‘Harry Potter’ pero que no puede ser manipulada por cualquiera, sino por uno que posea la gracia de ser un “bright“.
bright2

Más allá de lo que pueda haber resultado de esta historia, encontré increíble la idea de que un mundo de fantasía se plantee en nuestro presente y que nuevamente no estemos viendo un refrito de lo que en algún momento fueron las obras de Tolkien. Aquí la lucha de razas no se ve en un campo de guerra tipo ‘War of Warcraft‘, ni tampoco abusa en copiar “a la mala” otras franquicias literarias conocidas por nosotros.

El universo de ‘Bright‘ está súper bien formulado al tomar un poco de todo, metiendo ingredientes a la juguera y creando un escenario que resulta entretenido y novedoso para cualquiera que haya vivido los últimos veinte años de cine (al menos). Así mismo, creo que es una película hecha para un público mayor y no para las nuevas generaciones.

Además, no se queda simplemente en la carátula. Juega y simula una crisis social acercándola bastante a los problemas universales sobre el racismo, clasismo, terrorismo, abuso, discriminación, etc. Todo este universo sirve como una especie de fábula para el mundo desequilibrado que vivimos hoy en día.

Algo importante es que los orcos -seres que comúnmente son mencionados como criaturas del “lado oscuro” de la Tierra Media- aquí se vuelven el eje principal de una crítica social basada en las apariencias y los prejuicios. Algo que recuerda mucho a las minorías que han tenido que vivir el rechazo, la discriminación y la marginación por siglos. Al menos para mí, esta simulación de la realidad resulta lo mejor de ‘Bright‘.

Otras razas en cambio, sirven para el leseo. Las hadas por ejemplo, quienes han sido muchas veces idealizadas como seres luminosos y compañeras en “el camino del héroe”, aquí resultan ser algo peor que moscas. Se eliminan a escobazos y son tan horribles como uno pueda esperar de un CGI.

Buenos ingredientes, pero el pastel se quema en el horno

Siempre he tenido la impresión de que Hollywood siente una fascinación por ver a Will Smith en escenarios medio futuristas y donde prácticamente él es la última persona sobre el planeta que puede hacer las cosas bien (desde el corazón). Lo vimos así en ‘Día de la Independencia‘ (1996), lo repasamos en ‘Yo, Robot’ (2004), lo volvimos a analizar en ‘Soy Leyenda‘ (2007) y uff…ya van como treinta títulos parecidos con un Will Smith de héroe ejemplar.

Aunque su papel en ‘Bright‘ resulta salirse un poco del molde (aquí es bastante serio, complejo, como un policía malas pulgas) no deja de caer en el mismo refuerzo absurdo de hacernos creer que él tiene que ser el único especial dentro de una gama enorme de criaturas. ¿Por qué no podría haber sido el mismo orco quien llevara la batuta de la historia?, ¿por qué el humano no es el discriminado en un mundo de razas?

No es que culpe a los actores… pero creo que el trabajo de Max Landis (guionista) no cuaja antes de que uno –como espectador– ya comience a saber hacia donde va el desenlace. En otras palabras: todo es predecible y lo que en un comienzo parece entretenido luego se vuelve aburrido y torpe.

bright1

David Ayer, luego de su terrible caída con ‘Escuadrón Suicida‘ (2016) intenta recomponerse lanzando toda la carne –que no le dejaron usar en DC y Warner– a la parrilla. Se nota que el tipo cacha de acción, peleas y el tratamiento en escenarios nocturnos de la ciudad (casi me pareció ver a Harley dando vueltas por ahí en medio del caos), pero también creo que tropieza nuevamente con las piedras del año pasado. Esta vez con ‘Bright‘ y con unos veinte minutos de diálogo que perfectamente él podría haber cortado y tirado a la basura.

Hay otros personajes que le ponen la cuota de acción a un nivel esperable, pero también hay otros que en definitiva no aportan en nada. ¡Tranquilos! No seguiré contando más detalles que pueden tomarse como spoilers.

La dejo hasta ahí. ‘Bright‘ es una rareza que podría haber funcionado bien, pero que la dejaron cocinando más del tiempo esperado, o bien, la sacaron antes del horno y terminó como un pastel lleno de grumos. Pero como siempre la decisión final es de ustedes, queridos lectores. ‘Bright‘ está disponible desde la penúltima semana del año 2017 en Netflix.

¿La viste? ¿Qué te pareció?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad