Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

¿Por qué Jessica Jones es el nuevo éxito de Netflix?

LG-netflix-jessica-jones-exito-800x400
Agregar a favoritos

No me había tocado escribir sobre Jessica Jones, lo nuevo de la colaboración Netflix/Marvel, una serie que ha gozado de una positiva reacción de los televidentes y la crítica.

Pero qué bueno hacerlo ahora pues creo que pasado el hype inicial que puede suponer su lanzamiento mundial, en donde se nublan un poco los juicios con respecto a una obra, claramente, podemos decir con toda calma que Netflix sabe lo que hace.

Una gran serie

Todos estamos de acuerdo en que las comparaciones son odiosas y usualmente no tardan en llegar. Y en ese sentido, Jessica Jones goza de una mirada coherente a lo que ha estado haciendo Netflix con sus series (es quizás, podríamos decir el símil del sello Marvel MAX en TV) pero quizás no todos finalmente la lleguen amar, pues adolece de algunos puntos que hicieron grande a la serie del vigilante ciego, sin embargo, eso no quita que sea bastante potente en otras aristas.

Pero vamos por lo básico. Jessica Jones es una heroína reciente. De hecho, en un inicio, fue una superhéroe al uso que incluso colaboró con Los Vengadores  -llegó hasta a tener un traje spandex- pero con el tiempo se logró dar en ella, una identidad muy definida, que precisamente ayuda con el tipo de narración en su versión serializada.

Jessica Jones nos presenta a Krysten Ritter, como una detective privada, alcohólica, apática, con problemas monetarios y que vive aislada de la sociedad, en parte por sus poderes, y en parte por su pasado.

Jones, es una especia de noir moderno. Voz en off, alcoholismo, actitud mal hablada, casos unitarios (algo de agradecer), bajo un filtro bastante feminista, en un mundo de mujeres empoderadas y mezclada en una alegoría a las relaciones tóxicas, el acoso y la violencia de género.

En este caso,  Ritter da el pego con la actitud de Jessica, siendo una mujer –aunque cliché- atormentada por sus demonios, y que esconde un pasado que se revela a la par de que nos vemos envueltos en la reaparición del Hombre purpura. Killgrave. Un villano con la capacidad de controlar mentalmente a las personas con tan solo susurrarles una orden.

Killgrave es por lejos, uno de los mejores villanos que nos ha dado Marvel.

Un personaje que de buenas a primeras, podría sonar demasiado fantástico, pero que en la historia funciona excelente pues instala una sencilla alegoría, perfecta para Jessica. Y eso es lo que hace bueno a un némesis.

Al igual que el Kingpin de Vincent D’Onofrio, lo hecho por David Tennant es muy solido. Se nos presenta como un villano con razón de ser en la vida de la heroína y que termina moldeando a nuestra protagonista en este personaje tan frío, emocionalmente castrado, lleno de inseguridades y que se rodea de inadaptados y parias igual que ella, debido al impacto en su vida.

Razones de verdadero peso para ser un enemigo de temer y que nuevamente se nos muestra como un punto fuerte en un universo que en su contraparte cinematográfica, no han pasado de ser versiones desabridas y descafeinadas de los héroes  y con muy pocas excepciones.

Ahora, la estructura de los capítulos obedecen a una combinación de episodio procedimental (Jessica investiga un caso, el caso resulta estar conectado con Killgrave) y una trama  interna, además de atender asuntos secundarios y acá es quizás donde las cosas no conjugan bien del todo.

Porque una de las cosas, que le puede pesar a Jessica Jones, es la introducción algo forzada de un personaje como Luke Cage (Mike Colter) que si bien es incluso algo más popular que la misma Jessica en los comics, igualmente sigue siendo un relativo desconocido para la gran masa.

Su aparición no es del todo relevante en la trama y se nota demasiado como una antesala a su propia serie. Pero se puede entender, a diferencia de Daredevil, que ya había conocido un par de encarnaciones en el cine, ambos son personajes desconocidos, y ambos tienen una historia muy unida.

Lo que toca otro punto. El sexo. En Jessica Jones hay sexo y es de agradecer. Dentro del MCU quizás tengamos dos héroes como lo son Tony Stark y Starlord que subrepticiamente se dan a entender como hombres “galanes” pero lo de Jones es infinitamente superior.

Es una chica que sabe lo que quiere y que dada su naturaleza no siempre puede ser quién verdaderamente es. Entonces cuando llega el caso, tomar la iniciativa y no presentarla como un personaje asexualizado es una gran carta a favor, otorga niveles inexplorados por las otras producciones de Marvel y asegura que entonces, existen relatos para todos los gustos.

Con respecto al ritmo de la serie, puede ser que le lastren algunos episodios. Tal vez, no era necesario tener una temporada de 13 episodios y si haberla acortado más, no porque los episodios sean malos, ni mucho menos, es simplemente que a veces se siente como si el exceso de elementos desordenara un poco la trama principal, que se ve algo obnibulada ante tanto desfile de secundarios.

Como nota aparte, en un principio pensé en que quizás, las peleas era un punto bajo, pero luego caí en cuenta de que no es justo compararla con Daredevil. En el abogado ciego, estamos ante un experto artemarcialista entrenado en el arte del ninjutsu y en donde fuera de sus sentidos aumentados, todo es muy “real” y por lo tanto coreografiado muy, muy hermosamente.

En Jessica Jones, es muy coherente que las peleas sean más callejeras, más sucias, menos coordinadas, pues basta con que Jessica golpee a un solo matón para mandarlo por los aires. Aunque eso sí, se echa de menos una identidad visual más potente en el apartado de las peleas.

Por ahí, se ha publicado que lo presentado por la cadena de streaming, es un formula en desgaste, que ya no funciona como antes, que se ha vuelto “cansino”. Pero sinceramente, hay que ser bastante idiota para afirmar eso de solo dos productos y que a pesar de ser similares en algunos aspectos, presentan claras diferencias.

Jessica Jones es una gran serie que tiene a una gran protagonista. Ofrece una arista distinta del MCU y tiene grandes bazas que la hacen una apuesta fresca y distintiva por derecho propio. Forma parte de esta agradable sub-rama de Marvel que puede darse el tiempo de desarrollar a un personaje y sus complejidades sin preocuparse de la cantidad de tiempo y la taquilla.

Y con todos sus contras y sus pros, sigue siendo un producto superior en cualquier sentido a muchas otras cosas que pululan por ahí.

Ahora vamos por Luke Cage.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad