Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

“Psychokinesis”, la nueva película del director de “Train to Busan”

psychokinesis_destacado
Agregar a favoritos

Avengers: Infinity War está dejando la escoba en la cartelera mundial y como aún no podemos superar la fiebre que nos dejó Marvel, buscamos en Netflix un título perfecto para volver a creer en los superhéroes de calle; esos que pueden aparecer en Corea del Sur, no tener un cómic propio y sin embargo pueden ser tan o más interesantes que los mismísimos Vengadores.

¿Quieren saber de qué va Psychokinesis? Se lo contamos a continuación:

Los superhéroes no siempre son como uno los espera

Navegando por Netflix, uno se encuentra con una variedad innumerable de contenidos para todo tipo de gustos. Pero pocas veces nos encontramos con una película que ralle tanto en la locura como en la reflexión, como lo hace Psychokinesis, la última película de Yeon Sang-ho, el director que nos entretuvo y emocionó hasta las lágrimas con Train To Busan hace un par de años atrás.

La historia es simple: un hombre de unos 50 años obtiene unos flamantes poderes sobrenaturales producto de un misterioso componente de un meteorito. Al poco tiempo, comienza a padecer los efectos de una clásica psicokinésis (mover objetos con la mente, levitación y uno que otro truco casero) al mismo tiempo que intenta reivindicar la relación con su hija, ayudándola a resistir frente a unos mafiosos enviados por una gran empresa, que pretenden destruir su negocio e instalar un centro comercial en el lugar.

psychokinesis_2
El protagonista es Shin Suk-hun (Ryu Seung-ryong), un hombre tímido, noble, aunque notoriamente vago por la vida. Pasa los días buscando trabajo y viviendo de lo poco, hasta que ciertas circunstancias lo llevan a estar al lado de su hija en un momento muy difícil para ella. La cosa comienza a tomar más color cuando los personajes comienzan a ver que la lucha por su trabajo se ve amenazada por un grupo de matones que no temen en sacarlos a palos de su barrio, sin medir fuerza ni falta de humanidad.
En esta historia vuelve a tocarse el tema de una familia disfuncional marcada por la tragedia y del uso de elementos fantásticos-heróicos en un trasfondo realista. Eso del “realismo” no es solo una idea vaga, si no que en verdad es una historia inspirada indirectamente en la violenta resistencia contra una inmobilaria en el centro de Yongsan, Seúl, en 2009. En el trágico suceso murieron nueve personas y aun sigue siendo un tema de que hablar en Corea, tanto por la injusticia social del desalojo de barrios comerciales, como por la indemnización de sus ocupantes y familiares de las víctimas.
Frente al taquillazo que fue Train to Busan (12 millones de espectadores, algo poco jaja), es probable que los mismos fanáticos de todo el mundo estuviéramos pensando que esta nueva película fuese tan impactante como su antecesora. Pues les digo de inmediato que aquí no van a encontrar un producto tan bueno como la historia apocalíptica del 2016. Con eso no quiero decir que Psychokinesis no sea buena, ni mucho menos. Más bien pretendo asegurar que esta película es buena dentro de las posibilidades que tuvo para hacerlo en un género que ya está absolutamente saturado por superhéroes.

Psychokinesis es una historia excelente para el fin de semana

Una de las cosas que más llama la atención en esta película, es que saca buen provecho de los efectos especiales de la “telekinesis”. De hecho, hay escenas que resuelven de forma bien creativa el desarrollo de los personajes y de cómo finalmente “el poder” suma a la resistencia de “los buenos” de la película.

Esta lucha de clases (la obrera versus la empresarial) se hace tremenda cuando notamos que la sensibilidad para este tipo de temas es casi parte del ADN del cine coreano. Algo así también nos ocurrió el año pasado con Okja, de Bong Joon-ho, otra película imperdible de Netflix donde se plantea una moraleja sobre la resistencia del amor y como esta puede ir mucho más allá de cualquier plan lucrativo.

Con Psychokinesis me pasa que por momentos la película se vuelve un poco repetitiva y básica, pero en otros momentos sentía que estaba viendo algo totalmente arriesgado para bien. En las casi dos horas que dura la película, se alcanzan a ver elementos entretenidos y bien conjugados, aunque al final nada termina por ser memorable. Da la sensación además de que es un tiempo invertido en una buena película familiar sobre superhéroes no-comerciales. De esos superhéroes que uno puede encontrar en la calle, o incluso: de esos superhéroes sin capas llamados papá o mamá.

Eso por ahora queridines. Psychokinesis, la última peli de Yeon Sang-ho llegó a Netflix para entretenernos con escenas vibrantes de acción y una buena dosis de enseñanzas para partir mayo como corresponde. ¿Por donde? A través de su hermoso Smart TV LG, obvio.

¿La vieron?, ¿les gustó? Esperamos sus opiniones.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad