Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Sobre el verdadero crimen detrás de: “Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald”

beasts
Agregar a favoritos

Había una vez un compadre llamado Harry Potter que estudió en el Instituto Técnico Profesional Howard’s y cuando se graduó de mago por fin derrotó al malvado Volder Montt tirándole rayos láser con su varita (spoiler). A la gente le gustó tanto, pero tanto ese mundo de varitas y escuelas de magia, que ahora siguen haciendo películas de eso mismo, y todo el mundo va a verlas e incluso los fans hacen cosplay, y llevan sus sombreros de copa, sus naipes y sus pañuelos de colores amarrados que al final tienen calzoncillos de lunares. Y bueno, por fin se estrenó esta película para que podemos saber qué pasó después de la primera entrega “Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos”.

Para los que no saben nada del mundo Harry Potter

Por si ustedes no saben nada del mundo de la hechicería, les cuento que esa película se trata de un compadre llamado Newt Scamander, un compadre pecoso y chascón que siempre se comporta como si estuviera en una fiesta y no se atreviese a sacar a bailar a la que le gusta. Anda con una maleta que en realidad es mágica porque es gigante y se puede entrar ahí, y tiene un Buin Zoo de criaturas mágicas que siempre se están escapando y dejan la grande y no sé si hay un hechizo desodorante ambiental, pero te encargo el olorcito cada vez que abre la maleta para sacar algo.

Fantastic Beasts And Where To Find Them Trailer GIF

Bueno, en la primera película andaba un monstruo invisible rompiendo edificios en Nueva York, y al final resulta que era todo por culpa de Johnny Depp disfrazado (era que no), y también había un nerd con superpoderes, un guatón panadero buena onda, etc.

Sobre Los Crímenes de Grindelwald

Ahora por fin, se estrenó la segunda parte Los Crímenes de Grindelwald y el pecoso tímido sigue con su maleta resolviendo misterios sin jamás dejar de preocuparse por sus animales, igual que Ace Ventura.

La película parte con el criminal Grindelwald (Johnny Depp disfrazado) siendo transferido de su prisión mágica, y déjenme decirles que es la mansa secuencia. Se lo llevan desde un rascacielos en NY en plena tormenta, con un carruaje de dragones horribles, y todos lo apuntan con varitas como si fuesen pistolas, y Jonnny Depp disfrazado puro los mira feo, y uno con así cada pepa porque obvio que se va a fugar porque si no la película se llamaría Animales Fantásticos: La Exitosa Transferencia de Grindelwald al Otro Recinto Penitenciario y el Correcto Cumplimiento de su Condena y sorry, pero no.

Lamentablemente, el peor crimen de Grindelwald es LA PELÍCULA COMPLETA, porque de aquí en adelante, todo es cuesta abajo, por un peladero lleno de cactus y piedras que termina en un enrejado de alambre de púas, donde nuestro cuerpo queda ensartado, agónico y lleno de moscas (metáfora). Y ya, está bien, si hay que decirlo lo digo: No he leído ningún libro de Harry Potter y no me gustan tampoco las películas. No tengo ninguna conexión emocional con Dumbledore, Hagrid ni Edo Caroe, y siendo niño nunca esperé que apareciera en mi casa una lechuza blanca con un sobre a no ser que el sobre llevara comida. Fui a ver esta película porque la primera no me pareció nada de mala, y porque pese a todo, me sigue pareciendo irresistible ver una superproducción de Hollywood con actores maestros y efectos visuales de última generación… Pero esta película puede que haya terminado con eso para siempre. Porque cabros, ni les explico lo mal que lo pasé viendo esta película.

Animales fantásticos y dónde encontrarlos

Volviendo a lo que les decía, no tengo la conexión emocional con los personajes que tienen todos los “potterheads” del mundo, pero tampoco las tenía cuando vi la primera película y lo pasé bien de todas maneras. Encontré filete que el protagonista fuera un compadre tan tímido y tan extraño en su comportamiento con el resto del mundo (tenía más personalidad que Harry Potter no digan que no).

Me gustó mucho el mundo “mágico” de la película, con sus ministerios y sus relaciones entre los dos países. Me gustaron los demás personajes, incluido el nerd con superpoderes y ese malo que parece gángster de los años cuarentas pero con magia. Incluso me gustaron los animales fantásticos especialmente el ornitorrinco ladrón y el Groot recién florecido. En esa película me dieron tiempo para encariñarme con los personajes y me los presentaron de manera que pude seguir la historia. Bien ahí.

Una larga decepción…

¿Esta otra en cambio? Cabros, no estoy inventando, pero les juro que siento que vi una película de diecisiete horas solo para revelarme el apellido de un personaje. Los personajes de la otra película seguían estando, pero cada cosa que pasaba me dejaba con la sensación de que daba lo mismo, personajes entraron con mucha fanfarria y después no hicieron absolutamente nada (a ti te hablo Nagini), y si a eso le sumamos toda la fanfarria y la ceremonia con que mostraban las escenas (como su estuviese pasando lo más importante del mundo), el efecto general fue no solo de aburrimiento sino de abiertamente malestar físico y sicológico.

fantastic beasts trailer GIF

Y ya, yo sé que las precuelas de Star Wars son malas, pero preferiría ver de nuevo cualquiera de esas, tres veces seguidas, a tener que sentarme una vez más a ver Los Crímenes de Grindelwald. Si los fans de Harry Potter no castigan a esta señora como castigaron a George Lucas es porque: a) Los tiempos realmente cambiaron y ahora entendemos que los autores son dueños de sus creaciones y pueden hacer con ellos lo que les plazca, sin tener nada que debernos a nosotros, los espectadores; o b) La señora de verdad es una hechicera, y los tiene a todos bajo el encanto Ceguerus Cinematograficus porque ¿cómo no se dan cuenta de que esta película es bazofia?

Sea cual sea la opción, les recomiendo salirse del cine apenas se fuga Grindelwald y después leer el spoiler del apellido en Internet. La vida es demasiado corta para pasarlo mal, queridos muggles.

 

 

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad