Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Un imperdible resucitó en Netflix: ¡9 Razones para ver The Office UK!

Agregar a favoritos

Corría el año 2001 cuando la BBC estrenó The Office, un sitcom muy modesto con una temporada de apenas seis capítulos, escrito, dirigido y protagonizado por un gordito desconocido llamado Ricky Gervais que solo había trabajado en radio. Desde entonces mucho ha cambiado: El gordito desconocido es una superestrella que se ha ganado premios, ha animado los Globos de Oro y ha hecho películas de calidad en Hollywood como Los Muppets. Y The Office se transformó en una serie que cambió para siempre la historia de la comedia televisiva con su estilo de documental falso, llegando a tener remakes en muchos países (¡incluyendo Chile!) e inspirando otro sitcom que se transformó en su propio clásico con el correr de los años: The Office (U.S.) con el pulentísimo Steve Carrel como Michael Scott.

¿Por qué debieran animarse a ver esta serie que hoy cumple quince años y que seguramente a nadie le interesa? Se me ocurren unas cuantas razones, vamos viendo.

1.- Es cortita

En esta época de microcuentos, comida de microondas y andar corriendo en micro, principalmente porque Netflix sube y sube temporadas de series como si uno no tuviera una vida que vivir entre medio, pucha que se valoran las series cortitas. Con apenas dos temporadas y un “especial navideño” que hacen un total de catorce (¡14!) capítulos, The Office UK es de esas series maestras que jamás aburre ni llega a guatear, básicamente porque en tan poco tiempo se puede contar una historia redonda donde pasa todo lo que tiene que pasar y nada más. No se van a dar ni cuenta y ya van a ir por la mitad, y créanme cuando les digo que esta es una serie donde absolutamente TODOS sus capítulos tienen momentos inolvidables que se van a transformar en clásicos absolutos por toda la eternidad. En serio, no es por exagerar pero esta serie es la Capilla Sixtina de los sitcoms y los guionistas Ricky Gervais y Stephen Merchant son mejores que Shakespeare y Chaucer combinados (lo dicen ellos mismos en un making-of). En el tiempo que se demoran en ver TODO The Office UK no llegarían ni al primer cahuín de House of Cards. Así que aprovechen el fin de semana y véanla completa, les va a sobrar tiempo para correr la maratón, pasar tiempo con sus seres queridos y hasta para repetirse The Office UK.

2.- Es una obra maestra

Quizás debí partir por esta, pero más vale tarde que nunca. En esos catorce capítulos los compadres de The Office se las arreglan para contar una historia que es prácticamente una montaña rusa de emociones, que va desde las risas hasta la ternura romántica más linda jamás vista, pasando por mucha (pero mucha) vergüenza ajena. Para los que no saben, The Office se trata de lo que pasa cuando un equipo de documentalistas llega a grabar la rutina de una empresa de papel llamada Werner-Hogg, bajo el mandato del jefe, un pelmazo profesional llamado David Brent. Hay un par de personajes secundarios más, y la “historia” trata de cómo la empresa lidia con los rumores de despidos, mientras todos tratan de soportar a ese jefe que no salva a nadie. Está la recepcionista comprometida con uno que trabaja en la bodega (Dawn), el empleado marciano que ama al jefe (Gareth), el compadre normal que ama en secreto a la recepcionista (Tim), y sería. Con estos poquitos personajes, The Office consigue maravillas.

3.- Es como un pedazo de la realidad

Si algo querían hacer los peliculastas de The Office, eso era un sitcom que no pareciera sitcom. El estilo es de cámara en mano, con situaciones muy normales, sin música, y especialmente sin risas de espectadores invisibles. Las actuaciones son increíblemente buenas (de todos), y las situaciones son tan reconocibles que es IMPOSIBLE no pensar “Yo conozco alguien igual a él” en algún momento de la serie. La otra gracia es que los personajes SABEN que los están grabando, así que gran parte del humor viene de compadres que tratan de quedar bien frente a las cámaras pero que fracasan ROTUNDAMENTE. Si no les gusta el humor de “situaciones incómodas” esta serie los va a matar de un infarto al tercer capítulo (¡la capacitación!), pero si disfrutan riéndose de los pelmazos, lo van a pasar increíble.

4.- Es completamente distinta a The Office (U.S.)

Si creen que ya tuvieron suficiente con las tonteras de Michael Scott, no quieren más guerra con Dwight y su granja, y los dramas del matrimonio de Jim y Pam les dan lo mismo, les aseguro que no van a sufrir nada de eso viendo The Office UK porque ninguna de esas cosas existen aquí. Como esta es una serie que en total dura catorce capítulos (una sola temporada de la Office gringa tiene 22), los peliculastas no necesitaron entrar en tantos rollos de sus personajes para alargar la cosa, tampoco tuvieron que meter tanto personaje secundario ni salir de la oficina, así que quédense tranquilos porque esto es otra cosa mariposa. No tengo idea cómo será ver esta serie después de haber visto la gringa (yo fui al revés), pero tiene méritos propios indiscutibles, y el principal se llama David Brent. Lo cual nos lleva al siguiente punto:

5.- David Brent es increíble

A diferencia de Michael Scott, que uno igual termina queriendo, David Brent es un pelmazo insufrible que solo produce ganas de asesinarlo. Y risa, mucha risa. David Brent quiere ser gracioso, quiere decir cosas profundas y quedar por culto, y además es una pésima persona que no duda en condenar a todo su staff para que lo asciendan a él. Es fresco, egoísta, sueña con ser cantante y no tiene NINGUNA de las cualidades que redimían a Michael Scott. Hacia el final-final se gana un poco nuestra lástima/respeto, pero créanme que eso pasa poquito antes de los créditos finales y no antes. La tontera de David Brent es verse para creerse, y Ricky Gervais lo encarna con una maestría digna de los mejores actores de comedia de todos los tiempos, y lo digo muy en serio. Digan lo que quieran de Ricky Gervais, pero su David Brent merece estar en el cielo de la comedia, con los grandes.

6.- Tim (Martin Freeman)

Al igual que Jim del remake gringo, Tim está enamorado secretamente de la recepcionista, y disfruta mucho haciéndole bulin a su compañero de trabajo tontorrón, pero hasta ahí llegan los parecidos. El Tim de Martin Freeman es mucho más normal, más cercano, y más piola, y uno le tiene buena simplemente porque es uno de los pocos personajes “normales” que debe enfrentarse a David Brent y los demás pelmazos, y lo hace como lo haría uno: Sin poder creerlo y mirando en shock a la cámara de vez en cuando. Es una de las actuaciones más memorables de la carrera de Martin Freeman, además, y si lo conocen solo por El Hobbit, Sherlock, The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy, Fargo o en la pronta a estrenarse Capitán América Civil War, créanme que les va a encantar como Tim. ¿Su historia con Dawn? Una de las historias de amor más lindas de toda la tele. He visto pocas, pero igual. Me la juego.

7.- Los demás secundarios

Como les dije más arriba, esta serie no es de tantos secundarios como la versión gringa. En esta no existen ni Kelly Kapoor, ni Ryan, ni Phylis, ni Stanley, ni Creed, ni etc. Y más que personajes secundarios lo que tiene son “figurantes”. Pero todos son demasiado graciosos en su interacción con David Brent, y son tan realistas en sus actuaciones que pareciera que es gente real enfrentándose al peor jefe que uno podría tener. Igual tengo que tirarles flores a Gareth (McKenzie Crook) y Dawn (Lucy Davis) por tan buen nivel, y a todos los demás. Creo que no hay ningún personaje/actor que desentone aquí. Y por lo mismo…

8.- Es altamente repetible

Las actuaciones y en general todas las situaciones están tan bien logradas que se van a encontrar viendo detallitos que antes se les habían pasado. El “timing” de la comedia durante algunos segmentos es maestro, y si me preguntan a mí es algo que este mismo equipo jamás logró de nuevo. Aunque me gustan mucho otras series de estos compadres (como Extras, Life’s Too Short o Derek), creo que esta siempre será su obra maestra. Y el que sus personajes estén tan preocupados de ser políticamente correctos delante de las cámaras hace además que esta serie haya envejecido muy bien. Para escribir esto empecé a repetirme la primera temporada y no se le notan para nada los quince años que tiene encima. David Brent parece sacado de cualquier red social de su elección, y todo sigue siendo tan gracioso e inteligente como antes. Así que si ya la vieron, aprovechen de repetírsela muchas veces.

Y finalmente…

9.- Porque aún no hemos visto la última historia de David Brent

Así es, les tengo buenas noticias a todos los fanáticos de David Brent. Porque este año Ricky Gervais estrenará una película nueva titulada David Brent: Life on the Road en que el compadre se jura los Rolling Stones en gira con Martin Scorsese, y sabremos qué ha sido de él desde sus días en Werner Hogg. Antes de que se den cuenta este especial estará en Netflix, y querrán estar preparados para el regreso más esperado desde Star Wars. O bueno, no tanto, pero casi. Así que aprovechen.

The Office UK está disponible en Netflix.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad