Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

The Witch, la película que aterroriza al mundo

Agregar a favoritos
Todo sobre:CineEstrenosTerror

¡Cómo se agradece cuando una película de terror incluye arte en su trama y  puesta en escena! La gran mayoría son tan evidentes y sin contenido que, en vez de provocarte pesadillas, sólo te obligan a tragarte un mal momento. Aparentemente éste no es el caso. En la ópera prima de Robert Eggers, The Witch, el terror empapa cada escena de manera elegante, sin mostrar demasiado.

Aunque yo aún no he tenido el placer de verla, los críticos aseguran que se trata de una película que recuerda a los antiguos clásicos de terror de la historia del cine.

Un film de época que te helará la sangre

Una familia de colonos de Nueva Inglaterra es excomulgada tras una confusa audiencia, en 1630. Entonces llegan a un terreno silvestre, a reubicarse junto a un misterioso bosque. Construyen su casa y pretenden dedicarse a la agricultura y a criar a un grupo de animales que mantienen en un corral, donde destaca un particular e inquietante macho cabrío, en la época, símbolo del demonio o de fertilidad.

La hija mayor de la pareja, Thomasin (Anya Taylor-Joy), parece ser una chica distinta, demasiado independiente a los ojos de todos. Es por esa razón que ante sus hermanos dice que es una “bruja”, en tono de broma. Pero la burla termina cuando acontece la inexplicable desaparición de su hermano pequeño, poniéndola en el centro de los sucesos posteriores.

Los detalles de la ópera prima de Robert Eggers

Para Eggers constituyó todo un desafío llevar a cabo este film, él mismo escribió el guión y luego lo llevó a la pantalla en cuatro años de arduo trabajo, mientras a la par era diseñador de producción en otras películas. Pero su esfuerzo rindió enormes frutos, el film ganó el premio a Mejor Dirección en la categoría Drama Estadounidense en el Festival de Cine Sundance 2015.

“Este filme habla sobre los miedos y fantasías de los hombres y mujeres de esos tiempos, de lo que era la figura de una bruja, del mal, de los deseos. Fue un filme realmente arduo. Estoy muy sorprendido por las reacciones”, dijo Eggers agradecido en una entrevista en Chicago el pasado 9 de febrero.

Para el guionista y director, el cómo se hablara el inglés en la película era un tema muy importante, debía sonar real ya que se trataba de un film de época. Fue entonces que una vida entera leyendo a William Shakespeare valió la pena, tratando de apegarse lo mayor posible a la narrativa y al léxico que se ocupaba durante el siglo XVII.

Eggers declara que, si bien no se trata del lenguaje auténtico que se usaba en la época, debió estudiar y poner atención en este elemento; si quería realmente asustar a su público, debía hacerlo viajar en el tiempo. “Era un tiempo muy interesante para el idioma inglés. La gente (en ese entonces) estaba emocionada por el idioma y Nueva Inglaterra era la parte más culta porque tenían que leer la biblia en inglés”, señala.

Asustar sin ser evidente

Uno de las grandes virtudes que los críticos le han visto a la película, es la capacidad que tiene de ser absolutamente espeluznante, sin ser evidente y echar toda la carne a la parrilla.

“El filme tiene dos cosas muy claras: Está esa actividad de una fuerza maligna, un poder. Pero el poder más fuerte que hay es la imaginación de la audiencia porque yo no lo estoy mostrando todo. La imaginación tuya es todavía más fuerte que mi trabajo”, señala su director. Y los resultados son tan excelentes que hasta el propio Stephen King, maestro del terror, declaró haberse asustado en un Twitter del pasado 15 de febrero: “The Witch me asustó infernalmente. Es una película real, tensa, estimulante y visceral”.

Interpretaciones e inspiraciones de su director

Si conoces las pinturas del español Francisco de Goya, me entenderás si te digo que “The Witch” tiene su estética sombría y desesperada. De hecho, el mismo Eggers lo ha reconocido. El arte que hay tras la obra se deja ver en todas sus escenas; una atmósfera fría, oscura y algo tétrica que es fascinante.

Finalmente, Eggers revela el sentido de la historia y su propia interpretación de los hechos aunque, sabemos, es un desafío para cada quién encontrarlo; Thomsin es una mujer demasiado fuerte e independiente para el siglo XVII en Nueva Inglaterra, “llega un momento en que el personaje se cuestiona: ‘Si tengo tanto poder, debo ser el diablo´”. Una mujer que tenía opinión propia y era casi una niña, pues era sencillamente tildada de bruja.

No sé ustedes, pero yo muero de ganas por verla y por fin sorprenderme con una película de terror, cosa que no me sucede hace mucho, mucho tiempo.

Si quieres calentar motores antes de verla, échale una leída a nuestras recomendaciones de terror en Netflix ¡para disfrutar en tu Smart TV!

¿Irás a ver The Witch?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad