Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Blanco, azul y rojo, los colores del receso dieciochero

Foto: totalfootball.in
Agregar a favoritos

Este paréntesis que ofrece Fiestas Patrias permite mirar con algo de tranquilidad la dinámica del Torneo de Apertura, y esa fuente inagotable de noticias que es la Roja. Si el primero está marcado por una tendencia clara, un –diría- duopolio, que conforman Universidad de Chile y Colo Colo, la segunda arrastra matices polémicos, esta vez por el tema médico: muchos jugadores regresan a sus equipos marcados por dolencias musculares y articulares, después de su paso por la Selección Chilena.

Azules y albos no se dan respiro

Los equipos populares del país se enfrascaron en una pugna sin cuartel para imponer una hegemonía excluyente. Hoy, la “U” saca ventajas estadísticas sobre su archirrival (22 puntos contra 19), pero en un plano estrictamente futbolístico, los albos exhiben un rendimiento tanto o más sólido que el puntero. Esa ha sido la evolución más grata que estamos apreciando en el segundo semestre: la consistencia en el funcionamiento del equipo de Héctor Tapia.

Este Colo Colo juega mejor que el del semestre pasado, cuando fue campeón. Con Jean Beausejour ubicado, como corresponde, por el sector izquierdo en campo enemigo (no como lateral por esa franja), más la grata revelación que está resultando Juan Delgado, el Cacique ganó frescura por las bandas, manteniendo, siempre, la jerarquía y eficacia goleadora de Esteban Paredes. El Gordo Emiliano Vecchio está generando fútbol y convirtiendo, lo mismo que Jaime Pajarito Valdés. Sus espaldas son bien cubiertas por Esteban Pavez en solitario, o en dupla con Claudio Maldonado, quien, si bien ofrece matices en la recuperación y en el armado (eficaz en lo primero, lento en lo segundo), también es una alternativa válida, en un plantel donde el banco de suplentes parece un auténtico jardín infantil. Atrás, la situación es menos solvente, y la zaga popular aún muestra fisuras por los costados y problemas con el juego aéreo.

¿Y el Chuncho? Sus números no dan lugares a mayores cuestionamientos, pero, ojo, eh, que el fin de semana pasado, frente a la Universidad de Concepción, no mostró respuestas cuando los penquistas tomaron las riendas del partido. Gustavo Canales, como siempre, marcó la diferencia y un remate suyo derivó en el autogol de Andrés Imperiale, la única cifra del partido. Más tarde, sin embargo, la “U” cayó en un prolongado letargo. Los cambios que introdujo el técnico Martín Lasarte también gatillan una breve reflexión, pues las tres modificaciones fueron de orden defensiva: ingresaron Guzmán Pereira, Paulo Magalhaes y el zurdo Joao Ortiz. Hizo recordar al Lasarte de Universidad Católica. Con todo, azules y albos establecieron una lucha que no permite otros aspirantes al título, y que tal vez se resuelva en el próximo Superclásico (19 de octubre, 12 horas, Estadio Monumental).

Siguen las lesiones

Nuestra Selección,  dicen los malintencionados, es una auténtica fábrica de lesiones. Jugador nominado, jugador lastimado, agregan las mismas voces. Ya no vale la pena recordar las imágenes del Monumental y sus resonancias, que dejó un reguero de articulaciones y músculos rotos: Gary Medel, Arturo Vidal, Eugenio Mena, Charles Aránguiz, Felipe Gutiérrez… Hoy, la polémica está centrada nuevamente en la rodilla de Vidal, en el muslo derecho de Mena y en los meniscos de Cristopher Toselli. Según los facultativos de la UC, el portero llegó lesionado desde la Roja y opinan que Toselli no debe operarse.

La respuesta de los médicos de Juan Pinto Durán fue distinta: debe entrar a quirófano… Frente a esa “leve” discrepancia, el arquero partió a Cataluña a conversar con el especialista Ramón Cugat. De paso, activará conversaciones para quedarse por allá (se habla del Español de Barcelona). En el tema de las lesiones de los seleccionados falta un rol más activo del equipo que encabeza el doctor Giovanni Carcuro, el que se ve superado con frecuencia por la voluntad del cuerpo técnico y de los propios futbolistas ¿Están “dibujados”, no más, los doctores de la Roja, y carecen de poder de decisión? La pregunta flota en el ambiente al trasluz de tanta lesión, de tanto tratamiento, de tanto jugador ausente.

¡Qué disfruten un Feliz 18! Siempre, con mucha responsabilidad…

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad