Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Brasil en Copa América: De candidato a ausente

brasil-2015-800x400_2
Agregar a favoritos

El elenco de Dunga basa su poderío en lo que pueda hacer su máxima figura, Neymar, pero cuando este es anulado, no hay más variantes que ofrecer.

Llegaron con el cartel de favoritos, con un plantel con estrellas y con figuras rutilantes, como es el caso de Neymar, Thiago Silva o David Luiz, pero al estado al debe…Es lo que ha pasado con Brasil durante estos primeros encuentros en la Copa América, en el que la “Canarinha” parece perdida o bien no ha hallado la forma de poder ser aquel elenco que hasta antes del torneo venía invicto.

El equipo de Dunga llegó con una tremenda campaña, ya que tras el desastre del Mundial (con la dolorosa caída para sus hinchas ante Alemania y Holanda), los pentacampeones del mundo habían cosechado 11 victorias consecutivas. Lo más curioso es que dicha racha arrancó con una victoria ajustada ante Colombia, la misma que en el torneo continental le dio un toque en el Estadio Monumental.

Las dudas en torno al juego de la “Verdeamarelha” apuntan en específico a la “Neymardependencia” que se ha vislumbrado, a lo menos, en los duelos de Copa América. Si no es por la figura del Barcelona, el partido ante Perú pudo haber finalizado en un empate (sin contar que el delantero fue el anotador de la primera diana y el gestor de la segunda conquista) y ante los colombianos fue anulado, terminando incluso hasta expulsado debido a su carácter.

La derrota ante Colombia golpeó a Dunga y seguramente alimentó a sus detractores, quienes no se convencen con el estilo más pragmático del ex volante. Atrás parecen quedar los años del fútbol vistoso o “jogo bonito” que tanto pregonó el país sudamericano durante la última década de los 90 o a principios de este siglo. Hoy lo que mandan son los resultados.

En ese sentido, Brasil pasa por una “crisis” de logros, cuyo último gran éxito fue precisamente de la mano del actual DT del equipo, en aquella Copa América 2007 en Venezuela en la que superaron con propiedad a Argentina.

En la actual edición y en vista de los duelos ocurridos, poco es lo que puede ofrecer el cuadro brasileño, con una propuesta que cuando se maniatada, como ante Colombia, cae en la desesperación o en el juego brusco. Nada de raro fue ver que el estratega del cuadro del “Scratch” mandar a varios delanteros para bombardear la aplicada defensa del elenco de José Néstor Pekerman, sin éxito alguno.

¿Qué debe hacer Brasil? A lo menos, entregar variantes que le den más de una propuesta futbolística y no depender de la calidad sabida de alguien como Neymar. La gracia del Brasil de Dunga en su primera etapa era construir en base a su fortaleza táctica y defensiva, para aprovechar el poder de definición de sus atacantes (se añora por ejemplo en el bloque ofensivo a alguien como Luis Fabiano, por ejemplo, o hasta el mismo Robinho en sus mejores años, que ahora es parte del proceso en Copa América).

A pesar de los resultados, no todo está perdido para los pentacampeones. Cuentan con 3 unidades en el bolsillo y si bien Venezuela dio la sorpresa en la primera jornada, en el papel asoma como un partido en el que pueden rescatar unidades y seguir en carrera en el torneo.

Lo preocupante eso sí es que, más allá de tener la forma de poder ser superior (en la previa) a los “Llaneros”, es que no contarán con su mejor hombre: Neymar. Por ello, será interesante ver qué pasará con Brasil en este torneo. De momento, su expedición ha estado al debe.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad