Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Charles Aránguiz , el “Príncipe” olvidado

aranguiz-800x400_2
Agregar a favoritos

Cuando llega la hora de analizar a los jugadores de “La Roja”, se suele caer en los mismos nombres de siempre, pero muchos se olvidan de aquel joven oriundo de Puente Alto.

El presente de la Selección Chilena se aplaude y cataloga principalmente por lo que hacen sus figuras en Europa. Una evaluación cuyo parámetro parece más justo cuando se toma como referente lo que hacen en ligas como la española, italiana, inglesa, alemana, entre otras.

Otro referente también es lo observable cuando “La Roja” está en campo de juego. Un análisis que a veces nos hace dejarnos llevar por los relatos de los comentaristas deportivos y por la expectación que hay con el desempeño de aquellas figuras que semana tras semana vemos que copan los medios de comunicación.

Ante estos contextos, muchos jugadores quedan relegados a un segundo plano, siendo que cumplen tareas silenciosas, pero igual de eficaces. Futbolistas cuya presencia dan equilibrio al funcionamiento del equipo, pero de los que nadie obviamente compra camisetas o son destacados en las transmisiones deportivas.

Cuando llega la hora de analizar a los jugadores de “La Roja”, se suele caer en los mismos nombres de siempre, pero muchos se olvidan de aquel joven oriundo de Puente Alto.

El presente de la Selección Chilena se aplaude y cataloga principalmente por lo que hacen sus figuras en Europa. Una evaluación cuyo parámetro parece más justo cuando se toma como referente lo que hacen en ligas como la española, italiana, inglesa, alemana, entre otras.

Otro referente también es lo observable cuando “La Roja” está en campo de juego. Un análisis que a veces nos hace dejarnos llevar por los relatos de los comentaristas deportivos y por la expectación que hay con el desempeño de aquellas figuras que semana tras semana vemos que copan los medios de comunicación.

Ante estos contextos, muchos jugadores quedan relegados a un segundo plano, siendo que cumplen tareas silenciosas, pero igual de eficaces. Futbolistas cuya presencia dan equilibrio al funcionamiento del equipo, pero de los que nadie obviamente compra camisetas o son destacados en las transmisiones deportivas.

Un gran ejemplo de todo lo anterior recae en alguien cuyo pasar por el fútbol chileno rozó la perfección, siendo destacado en su momento por entrenadores campeones del mundo a nivel juvenil y que hoy es figura en la liga en la que se desempeña: Charles Aránguiz.

“El príncipe” sufre en la sombra de la gloria de los Bravo, Vidal, Medel y Sánchez. Un jugador todo terreno que aporta quite y entrega en cada partido que está en cancha. Es un factor importante en la salida del juego del conjunto de Jorge Sampaoli y también se transforma en un agente ofensivo cuando llega al área para acompañar a los delanteros.

Tal ha sido el desempeño de Aránguiz, que se transformó en uno de los seleccionados más regulares durante la campaña de Chile en Brasil 2014, siendo en varios encuentros la figura como pasó ante España, quizás el triunfo más importante en la historia del fútbol nacional.

Con tantos argumentos favorable para el desempeño del volante de Internacional de Porto Alegre, cuesta un poco entender el porqué pasa a un segundo plano a la hora de ser evaluado, aunque la respuesta, más allá de deberse a la importancia que tienen otros jugadores que fueron señalados, también responde a una cosa de imagen, aquello que llamamos “carisma”.

Esta cualidad apunta a la especial capacidad de algunas personas para atraer o fascinar, aquellos que entendemos que no importan lo que hagan, siempre te van a caer bien. Este fenómeno pasa con Arturo Vidal, Gary Medel o Alexis Sánchez, jugadores con los que es imposible que nos caigan mal o que los terminemos cuestionando…pero no así con Aránguiz.

Con el ex mediocampista de Universidad de Chile pasa efectivamente lo contrario. Puede hacer duelos extraordinarios, pero siempre habrá más de alguno que reparará en algún error o recordará su pasado en otros clubes (en vista de su periodo en Colo Colo).

Aránguiz sufre de su falta de carisma, ya que además no es alguien que dé declaraciones en los medios muy entretenidas o que sirvan para alimentar el morbo, como ha pasado con las reiteradas conferencias de “Celia Punk” o del “Pitbull”. Un aspecto que muchos aplauden, porque sólo se preocupa de rendir dentro de la cancha, pero como hemos visto también ha conspirado en su contra.

Para fortuna de Aránguiz, no es el único personaje dentro del mundo del fútbol que se ha visto afectado por esto. Manuel Pellegrini, técnico del Manchester City, aplaudido en las ligas en la que ha estado, también es otro ejemplo que por más que logre buenos resultados en los conjuntos que dirige, siempre habrán voces disidentes a sus campañas, recordándole algunas malas campañas en ciertos elencos.

Muchos podrán discutir que aquel fenómeno en realidad por el clásico chaqueterismo del chileno, pero la falta de reconocimiento para el oriundo de Puente Alto va más allá de aquello. Una especie de “ninguneo” que es necesario que se revise, ya que no cabe duda que en la Copa América su participación será esencial para el buen juego de la Selección Chilena.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad