Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Selección chilena, a seguir cascando…

Hinchada-chilena-800x400
Agregar a favoritos

No resulta fácil desprenderse de las imágenes del triunfo de Chile ante España. Primera vez que dejamos fuera de carrera a un campeón del mundo. Y lo hicimos con propiedad: buen fútbol, temperamento, solidez defensiva y finiquito, en los momentos precisos.

Ni hablar del nivel individual de algunos jugadores. En el podio sitúo a Charles Aránguiz, Claudio Bravo y Gary Medel. Sé que ustedes quieren agregar a Vargas, Mena, Díaz o algún otro… En rigor, la Roja tuvo muy pocos puntos bajos. Lo mismo que la planificación de Jorge Luis Sampaoli, quien, incluso, apostó por Francisco “Gato” Silva como central por el sector derecho.

Todo resultó bien. Muy bien. Sin embargo, ya asoma Holanda y un desafío que no es menor: ganar el Grupo B y evitar, de este modo, a Brasil en octavos de final.

Sé que los anfitriones tendrán la posibilidad de “escoger” a su próximo rival en la siguiente fase mundialista, pues su partido ante Camerún terminará horas después del duelo entre chilenos y holandeses. Pero, de acuerdo a una lógica futbolística muy elemental, como también a un mínimo sentido del fair play y de la decencia, el Scratch debiese despachar sin problemas a los africanos y quedar como líder de la Serie A (aquí también influirá el resultado entre México y Croacia).

Apunto a que la Roja haga bien la pega y coseche los nueve puntos; a que refuerce sus convicciones y su propuesta para las instancias decisiva del torneo, y eluda el partido contra los brasileños, porque no imagino al país anfitrión, al mismo que ha invertido demasiados millones en organizar la fiesta, eliminado en la segunda ronda.

Y creo que tampoco la entidad que administra el fútbol mundial tiene contemplado ese escenario. A buen entendedor…

Por lo tanto, Chile no deberá guardarse nada frente a la Naranja europea. Ni hablar de “reservar futbolistas para recuperarlos físicamente…” Este cuerpo técnico y todo el plantel, desde que salieron de Santiago, siempre tuvieron claro que disputarían tres partidos a muerte en la primera fase. Esa hoja de ruta no debe ni puede variar, excepto, claro está, si hay lesionados, como Aránguiz (con una ligera distensión en la rodilla derecha) o el propio Arturo Vidal. El resto, a jugarse toda la opción para abrochar el grupo en calidad de invicto.

Holanda es un equipo potente, aunque encontró demasiadas dificultades frente a la presión que ejercieron los australianos. Al cabo, ese 3-2 obtenido en el estadio Beira Río se sustentó más en las individualidades, que en un consistente juego colectivo. Además, el cuadro de Van Gaal perdió a Robin Van Persie, uno de sus goleadores, por acumulación de tarjetas amarillas.

¿Cómo pararnos con éxito frente a Robben, Sneijder, De Jong y compañía? Sostengo que tendríamos que volver al esquema original, es decir, con 4-4-2. Utilizar la misma herramienta de Australia (ahogar la salida), pero, a diferencia de los oceánicos, manejar el balón muy a ras de piso. En esto, será vital Jorge Valdivia. Y, si por culpa de los inconvenientes físicos mencionados más arriba, no podemos contar con Aránguiz y Vidal, Carlos Carmona debería ser número puesto y, quizás, Jean Beausejour, como volante por la izquierda, para evitar las proyecciones de Janmaat (los extremos holandeses defienden y hacen mucho daño con sus proyecciones: el propio Janmaat y Blind). Olvidémonos de Felipe Gutiérrez para este duelo, pues uno de los argumentos de nuestro rival es la pierna fuerte: sus tres centrales y sus medios de quite, De Jong y De Guzmán.

Dejo planteadas estas observaciones de cara a un cotejo que marcará nuestro devenir en este Mundial. Insisto: de ganar, muy probablemente evitaremos caer en las fauces de Brasil, y recrear la historia que padecimos en Francia ’98 y Sudáfrica 2012.

No hay margen para el relajo, la improvisación ni la soberbia, tras eliminar al campeón y avanzar a octavos. Aún resta mucho para hacer, de verdad, historia. Y eso sería meterse en los cuartos de final y, por qué no, un poco más arriba.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad