Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

La Roja y la Copa América: ahora, hablemos en serio

Post-Sotomayor
Agregar a favoritos

Después de que Jorge Luis Sampaoli aseguró su contrato hasta el término de las Clasificatorias rumbo a Rusia 2018 (mediática negociación, dentro de la cual nos enteramos de que el casildense estaba recibiendo ofertas desde distintos puntos de este planeta y de sus alrededores), lo fundamental se centra ahora en la preparación de nuestro equipo para la Copa América 2015, de la cual seremos los anfitriones.

El entrenador reconoció hace poco que su cuerpo técnico está siguiendo a más de 50 jugadores del medio local, lo que indica que habrá una renovación importante del plantel que nos representó en el último Mundial.

Está claro que no contaremos con Jorge Valdivia y Esteban Paredes (ambos renunciaron), aunque, al parecer, la principal zona de remodelación estará de mediocampo hacia atrás. Esto se puede inferir de las propios nombres que deslizó el DT, en ese publicitado y exótico encuentro con algunos periodistas, efectuado en Juan Pinto Durán hace pocos días. Allí habló de Enzo Roco (Elche de España), Igor Lichnovsky (Porto de Portugal), Eric Pulgar (Universidad Católica) y trasandino Julio Barroso (Colo Colo, quien podría nacionalizarse), todos zagueros centrales.

Sin embargo, también tenemos carencias por los costados. En Brasil, el peso de esa función recayó en un bajísimo Mauricio Isla y en el zurdo Eugenio Mena. Por eso, se insistirá con el chileno/sueco Miiko Albornoz (Hannover) y se está siguiendo a su hermano, Mauricio (IF Brommapojkarna de Estocolmo), quien es volante defensivo, pero podría actuar por los costados.

Otras opciones son reconvertir a determinados jugadores ya seleccionados, como Carlos Carmona, para cambiar su función natural y asumir el rol de marcador de punta.

Más arriba, dadas las características y edad de nuestros volantes y delanteros, no habría que pensar en modificaciones profundas, sino en meros maquillajes, excepto en el puesto de enganche. Sin Valdivia, la responsabilidad podría recaer en el chileno/argentino Pedro Pablo Hernández (ex O’Higgins, actual Celta de Vigo), si bien Sampaoli lo ve más como mediapunta.

Ojo con Francisco Rodríguez, un chileno/suizo, quien milita en el Zürich FC, y es hermano de Ricardo, lateral izquierdo y mundialista en Brasil con el combinado helvético. Francisco es volante ofensivo, “una mezcla entre Valdivia y Vidal”, dijo al autodefinirse. Un poco delirante la declaración, pero demuestra optimismo ¿Insistir con Gustavo Canales? Si mantiene su actual rendimiento, será una buena opción. También, Angelo Henríquez (Manchester United) y Nicolás Castillo (Brujas de Bélgica). Y ojo con el volante/delantero Matías Ramírez Palacios, de sólo 18 años, recientemente trasferido desde Palestino al Udinese italiano, o con el delantero argentino Mauro Zárate, otro potencial nacionalizado, en quien el DT ya había pensado antes del Mundial (Zárate respondió con un cordial “muchas gracias, pero no…”).

Como vemos, hay contingente de recambio, y ahora dependerá de Sampaoli apretar las teclas correctas para conseguir un objetivo que jamás hemos alcanzado: ser campeones de la Copa América. Muchos jugadores que estuvieron en Brasil 2014 aseguraron que “estamos obligados a ganar la Copa”, entre otras cosas, “porque la jugaremos en Chile…” No tengo ni el tiempo ni las ganas para rebatir afirmaciones que no se sostienen por sí mismas; pero sí puedo asegurar de que estaremos en la pelea, quizás subiendo al podio…

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad