Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Revista El Ágora: un espacio para todos

agora
Agregar a favoritos

Marco Sotomayor / Director revista elagora.net

No resulta fácil escribir en primera persona, respecto de un proyecto periodístico propio y que está en plena consolidación. No es fácil, digo, porque todo lo que expondré a continuación puede parecer muy presuntuoso. Al cabo, soy el creador y responsable directo de un nuevo medio de comunicación. Y eso, en sí, ya suena grande.

El Ágora es la más reciente revista deportiva digital dentro de la oferta periodística nacional. Nació bajo el alero de una premisa parecida, imagino, a la de muchos otros medios: hacer buen periodismo y entregar contenidos de calidad.

Pero, además, había otras motivaciones ocultas. Una de ellas tiene que ver con el nombre de nuestra publicación. El Ágora era la plaza en las antiguas ciudades (polis) griegas, donde se reunían los ciudadanos a resolver temas de interés común y a intercambiar ideas sobre arte, política, filosofía…

Nuestra Ágora pretende recoger ese concepto y generar debates con nuestros lectores. Diálogos sólidos, informados y atractivos. Gatillar una fuerte retroalimentación.

También estuvo presente el deseo de contar con una plataforma independiente, sin otras ataduras que nuestra propia visión e interpretación de la realidad. Una labor sin hipocrecías, como pueden apreciar, pues no existen posibilidades de engaño o de mistificaciones en este viaje por el análisis introspectivo, donde se mezclan los conocimientos adquiridos, la experiencia, la capacidad de observación y de búsqueda. Y la pasión por nuestro trabajo.

agora2

Una vez hecha la declaración de principios, el siguiente paso fue la búsqueda del equipo. Debía tratarse de un grupo de profesionales con las competencias necesarias para plasmar, semana a semana, el ideario ya descrito.

La elección fue, sin dudas, la correcta: Luis Urrutia O’Nell (Chomsky), periodista y escritor; Julio Salviat, periodista y académico; Daniel Pérez y Matías Alcántara, periodistas y conocedores de las comunicaciones corporativas; Eduardo Bruna, periodista especializado en fútbol y en boxeo; Rodrigo Ried, editor de radio Bío Bío; Carlos Pérez, historiador del deporte; René Naranjo, periodista de cultura y de espectáculos; Scarleth Cárdenas, periodista de TVN y de Bío Bío, multifacética y amante de la actividad física; Francisco Coloane, sociólogo y destacado analista internacional; Jorge Castillo, periodista e investigador musical; Ramón Reyes, periodista, con una fuerte vocación sindical; Jorge Flores, diseñador gráfico, de gran experiencia en el mundo editorial; Paula Salas, experta en redes sociales; Claudio Quijada, fotógrafo y diseñador web; nuestro ingeniero Álvaro Sotomayor
Son muchos los profesionales que ya han dejado testimonios en las páginas de nuestra revista.

Llevamos una docena de números. Partimos con el Mundial Brasil 2014, para ver a nuestra Selección jugar de tú a tú contra las grandes potencias futbolísticas planetarias. A partir de esas imágenes, construimos análisis, opiniones y juicios severos. También nos metimos en la historia. Elaboramos rankings. Modulamos la realidad, para entregarla a nuestra masa crítica.
Nunca, eso sí, hemos olvidado los otros deportes y ya nos hemos adentrado en el mundo del tenis y del ciclismo. Como siempre soñamos, es un Ágora abierta para todos.

Hoy, doy a conocer este proyecto en otra plataforma igualmente inclusiva: el blog LG (www.lgblog.cl), de cuyo equipo participo hace casi un año. Ambos portales, a pesar de algunas diferencias de forma, apuntan hacia un objetivo común: los contenidos atractivos y de calidad. En tal sentido se complementan, se potencian y aumentan la oferta informativa y de opinión dentro un mercado cada vez más ávido de buena lectura.

Los invito, entonces, a visitar la página www.elagora.net. Ahí verán los contenidos de la revista (ojo, también tenemos una versión en papel digital) y de otras secciones exclusivas para la web (fotografías exclusivas,  datos estadísticos, poesía y deportes, etcétera).

Como dije más arriba, no es fácil escribir en primera persona acerca de un proyecto propio. Y, mientras digitaba esa frase, recordé una reflexión del protagonista de Memorias del Subsuelo, de Fedor Dostoievski: “¿de qué puede hablar un hombre honrado con más placer, sino de sí mismo? Voy, pues, a hablar de mí…

Esto fue parecido.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad