Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Atención: ¡Ríndanse ante Unbreakable Kimmy Schmidt!

LG
Agregar a favoritos

Por si no saben, Unbreakable Kimmy Schmidt es una serie de Netflix que estrenó hace poco su segunda temporada. Se trata de una comadre que estuvo quince (15) años encerrada en un búnker con tres mujeres más, todas engañadas por un líder de secta muy chanta que las tenía convencidas de que afuera estaba ocurriendo el Apocalipsis. La serie parte cuando las comadres son liberadas, y Kimmy Schmidt debe volver al mundo escogiendo radicarse ni más ni menos que en la capital mundial de los sitcoms, las comedias románticas y las películas de destrucción: New York. Ah, y aunque parece terrible y densa, es una comedia muy graciosa que en sus peores momentos da risa chiste por medio, y en los mejores te deja con dolor de mandíbula de tanta carcajada. Lo juro.

Los responsables de Unbreakable Kimmy Schmidt son Tina Fey (30 Rock) y Robert Carlock (30 Rock), y la protagonista es esa colorina que parece mono animado llamada Ellie Kemper, pero que para mí siempre será Erin de The Office. Igual que Erin, Kimmy Schmidt es un personaje que vive en su propio universo, y que es básicamente una Flanders mujer, pero más graciosa y más ridícula. La gracia de Kimmy Schmidt es que no solo es una especie de Capitán América/Austin Powers que se ha perdido los últimos acontecimientos de la historia por estar congelada, perdón, digo, encerrada todos esos años, sino que además es de una bondad y optimismo apestosos. Y la comadre vive en la ciudad más mala onda y rodeada de personajes horrendos, egoístas y crueles. ¿El verdadero milagro? Que todos estos personajes nos caen bien igual.

Entre estos personajes horribles egoístas está Lillian, la señora demente que le arrienda la casa y que es algo así como una Phoebe de Friends, pero anciana y que tiene todos los pasados delictuales que se les ocurran. Está también Jacqueline, la millonaria imposiblemente más superficial que “contrata” a Kimmy Schmidt de asistente (no le paga) y la esclaviza con puros problemas que no le importan a nadie. Y sí, estoy haciendo hora para no hablar de Titus Andromedon porque este personaje es lejos lo mejor de Kimmy Schmidt, y de ahora en adelante solo voy a tener que hablar de él, sorry resto de los personajes de Unbreakable Kimmy Schmidt.

unbre_s1_048_h

Titus Andromedon es un personaje que no tiene nada de original y que no debería funcionar de ninguna manera porque hasta cuándo con el personaje actor-fracasado-amigo-gay-exagerado-sensible-rimbombante, pero que es la estrella absoluta e indiscutida de la serie. Es un compadre que le sub-arrienda una pieza (un clóset en realidad) a Kimmy Schmidt y que al principio se dedica solo a aprovecharse de su ingenuidad y de la plata que tiene (en los quince años acumuló mucha devolución de impuesto). Titus Andromedon es algo así como el Bender de Kimmy Schmidt, e igual de gracioso, y con un nombre como “Titus Andromedon” pueden apostar sus cabezas a que nunca voy a dejar de referirme a él usando su nombre completo. Con su calva brillante, su actitud increíblemente femenina todo el tiempo, su hipersensibilidad que se traduce en ojos permanentemente vidriosos, Titus Andromedon es siempre la razón para ver otro capítulo más de esta serie. En serio, no se puede creer.

Pero lo mejor de Unbreakable Kimmy Schmidt es que no es el típico sitcom con un montón de personajes en un par de locaciones diciendo cosas graciosas. Esta serie es de esas comedias más absurdas que parecen más monos animados que una serie con actores de carne y hueso, algo así como Scrubs pero con la acidez de Southpark, con mucha participación de personajes secundarios y de todo lo que hay en la ciudad. La clase de serie en que un cajero automático cobra tres dólares por un giro de dos dólares, así que entrega un billete de -1 dólar. O donde un compadre hipster millonario llega con hielo a una fiesta, y es una caja de madera con tres cubos de hielo y certificado de autenticidad de los Alpes.

¿Es para todos esta serie? No sé. Siempre cuesta recomendar comedias porque no todos se ríen de las mismas cosas, y esta serie tiene muchos personajes ridículos gritones que no parecen seres humanos de ninguna manera. Por si eso no fuera poco para atentar contra la tolerancia a las comedias, hay cualquier chiste gringo que solo van a entender los que pasen pegados a la tele y/o a Internet (o sea, ustedes) y eso puede terminar espantando a los que busquen comedias más piolas. ¿Ejemplo? Todo el juicio al “Reverendo”, interpretado por el mismísimo John Hamm de esa serie que todos ven menos yo (Mad Men). Durante el juicio la mismísima Tina Fey aparece haciendo una parodia de Marcia Clarke, la abogada que acusó a O.J. Simpson, y gran parte de los chistes los entenderán solo los que conozcan ese tipo de cosas. O quienes como yo hayan visto la increíble serie American Crime Story que se trata de eso mismo, y que les recomiendo también aprovechando que tengo su atención.

12186177

El punto es que Unbreakable Kimmy Schmidt se ríe de muchas cosas y con mucha maldad, pero sin nunca dejar esa dulzura que uno necesita para no morir de acidez. Titus Andromedon (y bueno, también Kimmy Schmidt) se ganan muy rápido nuestro cariño, y nos da mucha rabia que el mundo sea tan injusto con ellos. Así que es un alivio cuando les empiezan a pasar cosas buenas, de vez en cuando. ¿Y el capítulo 5 de la segunda temporada? Mi favorito por todos los tiempos. En serio, si no se enternecen con ese capítulo es porque no tienen alma y marcan cero en la escala de sensibilidad (que va de cero a Titus Andromedon).

Por su tono tan exagerado y sus personajes secundarios tan dementes me demoré mucho en amar Unbreakable Kimmy Schmidt, pero ya llegué a ese punto. Así que no le cuenten a Netflix que aquí hay otro cliente que no piensa cancelar su suscripción. No mientras exista la espera por otra temporada de esta serie. O de Daredevil. O de Better Call Saul. O de etc.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad