Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Believe: ¿Creer o no creer?

Believe-1
Agregar a favoritos

Esto va a doler amiguitos “losties”, espero no romperles el corazón. Viajé con ustedes en el 815 de Oceanic Airlines y todavía le tengo mucho cariño a Lost, pero, la verdad sea dicha, cuando escucho que una serie será producida por J.J. Abrams, lejos de emocionarme, siento desconfianza.

Al J.J. lo conocí en Felicity, nos enamoramos en la isla de Lost y recorrimos de la mano cada uno de los 20 mil universos de Fringe. Si son meticulosos y sacan la cuenta, eso quiere decir que vengo comprándole viajes en el tiempo y finales decepcionantes desde 1999. Y lo digo sin ni una gota de mala onda, tengo las tres series en sus cajitas respectivas y cuando me da la nostalgia las vuelvo a ver y lo paso chancho, pero la inconclusa Alcatraz y ese extraño ente que resultó ser Revolution, terminaron por agotar las vidas extras que le tenía guardadas a la factoría Abrams.

Mi primer instinto con Believe fue dejarla pasar, pero en los créditos junto a J.J. Abrams estaba Alfonso Cuarón, dueño absoluto de mi corazón desde Children of Men y persona favorita 2013 por esa maravillosa experiencia cinematográfica llamada Gravity, así que me dejé seducir una vez más y me sumergí en el mundo Believe. Solo para salir de allí con la moral por el suelo y el corazón roto.

Lamentablemente, Alfonsito Cuarón nos entregó una serie del montón. Tristeza profunda e infinita.

Believe es un drama sobrenatural muy débil. Dos organizaciones se enfrentan por una adorable niñita con súper poderes. Los buenos creen que la humana pequeña es la esperanza de la humanidad (¿Save the humana pequeña, save the world?); los malos creen lo mismo, pero tienen cara de malos.

El episodio piloto abre con el plano secuencia de un accidente de auto y la mano de Cuarón ilusiona, pero pasados esos minutos iniciales las expectativas se van al suelo con la aparición de una sobreactuada mercenaria que lejos de infundir miedo da risa. La flacuchenta se esfuerza por caminar como cyborg y poner cara de ruda, pero no le resulta. Tampoco ayuda que en el medio de la misión le den un diálogo donde dice que quiere capturar rápido a la niña porque en la noche tiene que estar en “el cumpleaños de su mamá”.

En medio de la lucha por la tuición de la pequeña Bo Adams (Johnny Sequoyah), encontramos a Jake McLaughlin (In the Valley of Elah, Savages) en el papel de Tate, un preso a punto de ser ejecutado al que se le entrega una última oportunidad: “Te unes al rubro de los niñeros en fuga o te mueres”. A partir de ahí, persecuciones varias, quejas de Tate por ser obligado a hacerse cargo de la niña, más persecuciones y una que otra escena de poderes sobrenaturales.

No sabemos mucho sobre el origen de los poderes de Bo, pero al parecer incluyen telepatía, telequinesis, premoniciones y adorabilidad suprema, lo que le permite hacer casi cualquier cosa (a ella y al guionista flojo que bajo esa premisa puede inventar una salida rápida para cualquier problema). Tampoco conocemos mucho sobre su tutor a la fuerza, pero rápidamente se transforma en el compañero perfecto para la niña.

A poco andar descubrimos que el gancho de Believe, no se enfocará tanto en la faceta sobrenatural de la historia y optará por centrase en el carácter empático de la peque, la que al más puro estilo Michael Landon en Camino al Cielo, irá utilizando sus poderes para ayudar al americano medio a lo largo de su travesía por USA.

believee

La propuesta de Believe es más un drama con toques familiares que una apuesta de ciencia ficción. Bo y Tate hacen buena dupla y tienen una química innegable en pantalla (el único y gran acierto de la producción), pero el único destino posible de esta serie es convertirse en el ruido de fondo de la once familiar de los domingos, lo que no sería un defecto si aún viviéramos en los años ochenta, pero sí en la tele actual. ¿Qué los hizo pensar que un Camino al Cielo 2.0 funcionaría en el año 2014?

Lamentablemente, el misterio artificial marca J.J Abrams, el plano secuencia del director talentoso, la trama centrada en la enésima lucha entre el bien y el mal, la huida perpetua a ninguna parte y la niñita adorable no son suficientes para mantener el interés de la audiencia. Believe se queda solo en el título y es MUY difícil creer en ella.

Mi recomendación: no inviertan tiempo en ella, huele a gladiolo y difícilmente tendrá una segunda temporada.

Ahora, para no dejarlos con el mal sabor de boca, a propósito de niñitas súper poderosas y #GirlPower, les dejo un pequeño ranking personal de pendex iluminadas y adolescentes abacanadas. Nota al margen: En vez de perder el tiempo con Believe, aplíquense y vean una de estas joyitas.

Ranking #GirlPower

1. Carrie

Olvídense de la loca de los miles de zapatos, esta es la única Carrie que vale la pena. #Seca #TodosSomosCarrie

2. Charlene ‘Charlie’ McGee en Ojos de Fuego

E.T. no se llevó a la Drew Barrymore en la nave pero le dio súper poderes. #GertieEnFuego

3. Matilda

¿Un libro…para qué quieres un libro? Para leer. Matilda, la niñita nerd con súper poderes #Awwww

Bonus 1: La pequeña maravilla

Sé que es un robot, pero no me importa, es seca y estoy en campaña para lograr que Netflix la incluya en su catálogo permanente.

Bonus 2: Camila Aguirre en Playa Salvaje

camila

¿No se acordaban de esto? No hay videos decentes de Playa Salvaje, pero quiero dejarlos con esta imagen mental: Camila “Cathy Winter” Aguirre se queda en su habitación y no va a la playa porque oculta un secreto: tiene poderes telekinéticos.

Pablo Illanes y su homenaje a Carrie en las teleseries de los 90 #Arte

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad