Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Crítica Maestra: “Christopher Robin: Un reencuentro inolvidable”

christopher robin
Agregar a favoritos

Antes de empezar a hablarles de esta película, tengo que hacerles una confesión que deberían tener en cuenta. No tengo idea quién es Winnie the Pooh, nunca vi monitos de Winnie the Pooh, y no sé qué es lo que lo hace tan especial, salvo que solo usa una polera roja y nada más, y todos lo encuentran tierno. En cambio, uno sale una pura vez a buscar la correspondencia así y los vecinos llenan el libro de reclamos y te pelan para siempre. Eso para que vean el doble estándar de la sociedad.

Bueno, por lo que se entiende en esta película, Winnie the Pooh y sus amigos son un montón de peluches poseídos por abuelitos, y lo único que hacen es jugar con un niño solitario llamado Christopher Robin, a quien todos siempre le dicen así “Christopher Robin”, nombre y apellido. No se nos vaya a olvidar que se llama Christopher Robin.

Es el mismo fenómeno que pasa con otros personajes célebres como Harry Potter, Indiana Jones y Luis Jara, pero este Christopher Robin no es ni tan mágico ni tan aventurero ni tan Luis Jara. Este Christopher Robin es más bien un compadre tristón y gris, que anda siempre mirando el suelo sintiendo la miseria de la existencia, y curiosamente no es interpretado por Sean Penn, sino por Ewan McGregor, alguien que, según yo, representa muy bien la alegría de vivir, así que partimos mal “Christopher Robin: Un reencuentro inolvidable”.

“Olvidó lo importante que es disfrutar”

christopher robin

Al principio de la película, el compadre es un niño y se despide de sus peluches poseídos para irse al internado. Después se casa con la Agente Carter, tiene una hija, se va a la guerra, vuelve y empieza a trabajar en una fábrica de maletas que le quita todo su tiempo y le impide vivir la vida como corresponde y jugar con su hija. Se vuelve tan latero que los peluches poseídos se manifiestan mágicamente y deciden intervenir así que aparecen en la ciudad y Christopher Robin empieza a sufrir las mismas desventuras que han sufrido todos los humanos que alguna vez interactuaron con animalitos generados por computador: destrucción, situaciones incómodas con los vecinos/seres queridos, inminente cesantía, etc. La típica de Alvin y las ardillas / El Conejo de Pascua / Peter Rabbit / Los Pitufos / Garfield, pero esta vez, en Inglaterra, en la época en que todavía no se había inventado el color. En otras palabras, un goce para grandes y chicos, siempre y cuando tengan 92 años.

No sé si ustedes vieron esa película “Hook”, pero se trataba de lo que pasa cuando Peter Pan es adulto y resulta que se olvidó de su infancia así que Campanita lo va a sermonear para que vuelva a ser el que era antes. Bueno, esto es exactamente lo mismo, pero en vez de Peter Pan es Christopher Robin, y en vez de una fantasía colorida y divertida, es Christopher Robin sentado en un tren leyendo el diario. Pero saben qué, lo que opina uno da lo mismo. Esta es una película para los niños, que seguro entenderán perfectamente el drama de un adulto que trabaja demasiado y, por lo tanto, olvidó lo importante que es disfrutar el día a día sin preocuparse por la estabilidad económica de su familia. Qué Paw Patrol, Christopher Robin es la nueva sensación infantil.

“Nadie le dijo al director que era la película de un adulto”

christopher robin

Quizás esta película no me habría molestado tanto si hubiese sido más divertida, con más color y si el director de fotografía no fuera el Otoño. Esta película sigue la tradición empezada por “Alicia en el país de las maravillas”, de que todos esos dibujos animados llenos de color que amamos hace décadas tengan que transformarse en el festival de la monocromía cuando pasan a la acción real. Yo sé que se supone que los peluches están viejos, pero les juro que Tigger tiene anemia y parece que lo hubieran dejado en el techo de la casa en la playa los últimos 72 años. Y parece que nadie le dijo al director que esta era una película de un adulto reencontrándose con su infancia, porque todo lo muestra como si fuese funeral de “El Conjuro”, en invierno.

Lo que estoy tratando de decir es que no sé qué tan inolvidable sea este reencuentro, Christopher Robin. Seguro que los fanáticos de Winnie the Pooh, Tigger, Piglet e Igor (el mejor de la película), gozarán viendo a sus queridos personajes cobrar vida en la pantalla para enseñarle a Christopher Robin a ser un poco más irresponsable. El resto puede saltársela sin problemas. Sorry, Christopher Robin.

PD: Christopher Robin.

¿Les gustaba Winnie the Pooh cuando eran niñ@s?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad