Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

¡Crítica maestra! ¡Bumblebee!

wtZj5nn6hVwgakPdg6y6gm3eFXU
Agregar a favoritos
Todo sobre:Estreno

¿Ubican los Transformers? Son unos robots maceteados alienígenas, que tienen la tecnología suficiente para transformarse en vehículos primitivos de un planeta llamado “tierra”, desconocido para los Transformers. Se supone que los compadres se transforman para mimetizarse, así que escogen formas para pasar desapercibidos, como un camión, un avión, o un dinosaurio metálico capaz de mordisquear un puente. Con eso no van a pasar tan piola, yo sé, pero tampoco les vamos a pedir mucho expertís a los extraterrestres. ¿Qué tanto pueden saber sobre otro planeta? Pregúntenles a los giles de Señales, que el agua los mata y se vinieron a meter al único parque acuático de la galaxia, y después les ganó un beisbolista, una cabra chica hoarder y un Flanders.

Bueno estos Transformers son un poquito más Vivaldi. Están perdiendo la guerra contra los robots malos (los deceptitons), así que se escapan de su planeta y deciden esconderse en la Tierra, pero antes mandan a un suche para que les guarde estacionamiento, etc. Y ese suche es Bumblebee, que todavía no se llama así, pero uno lo reconoce, porque está en el póster.

Bumblebee poster definitivo

Con tanta mala suerte que el Bumblebee del futuro cae justo encima de unos soldados que están perdiendo el tiempo en el bosque, así que todos le disparan. Él ni alcanza ni a decir que viene en son de paz y todos lo atacan y lo persiguen, solo por ser migrante.

Las malas noticias son que al pobre suche lo siguieron además un par de robots malos (los deceptitons), que quieren que cuente dónde están sus secuaces, y así. Cuento corto, el suche termina haciéndose amigo de una adolescente que es la amiga soñada para un robot alienígena que se transforma en auto: es mecánica, no tiene amigos terrícolas y le gusta escuchar himnos del pop ochentero.

Y cabros, es amistad a primera vista. En la media de tiempo en que se forja una amistad entre humanos y seres fantásticos, considerando que E.T., El Gigante de Acero y Cómo entrenar a tu Dragón, pasan por el tiempo razonable para convertirse en amigos (a diferencia de Big Hero Six que pasa por el tiempo el mínimo), Bumblebee instaura un nuevo récord de amistad instantánea. Les tomó a los dos personajes principales un total de 0.05 Big Hero Six aproximadamente para terminar siendo amigos inseparables y para siempre. Dicho de otra forma: ¿Se acuerdan de todo el tiempo que le lleva a Hipo llegar a hacerle cariñito a Chimuelo en Cómo entrenar a su Dragón? ¿Toda esa secuencia en que se gana su confianza, llevándole alimento, jugando con él, reparando su sistema de vuelo, para recién después de todo eso ganarse el emotivo momento en que Chimuelo acomoda su carita en la mano de su nuevo amigo? Bueno Bumblebee no quiere hacernos perder el tiempo porque hay cariño en la mejilla en el PRIMER ENCUENTRO DE LOS DOS PERSONAJES, LO JURO POR DIOS. Yo sé que muchos encontrarán que es un momento tierno que les llenará el corazón de magia, pero yo habría preferido ver cómo los personajes se hacen amigos, a que simplemente me lo griten en la oreja, digo yo, una idea no más.

Ahí la película sigue más o menos cómo la imaginan. La adolescente fan de la mecánica, sin figura paterna, sigue con sus problemas de adolescente fan de la mecánica, sin figura paterna, mientras el robot la ayuda y viceversa. Pero inevitablemente llega el momento en que los robots malos dan con Bumblebee y él debe dejar de ser el bicho tierno que ha sido hasta ahora para defenderse a sí mismo y también al planeta de su nueva mejor amiga que nunca olvidará, salvo cuando conozca a Shia LeBouf veinte años después.

Ya cabros, yo sé que suena pesado todo lo que estoy diciendo, pero saben qué, le han puesto demasiada intensidad a la paleta cromática con Bumblebee, es decir, le dieron color. No es mala, pero tampoco es la Ciudadana Kane de las películas de robots tiernos. Como parte de la saga Transformers, es una obra maestra del séptimo arte, pero esa vara no estaba muy alta. De hecho, esta película recoge la vara del suelo y deja espacio suficiente para que circulen los insectos y los reptiles, pero nada más que eso, así que suelten la garrocha antes de ir al cine, o el pasaje es sin escalas a San Decepción. Gracias por leer, cabros.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad