Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Game of Thrones: ¿Guateando?

LG
Agregar a favoritos
Todo sobre:Game of ThronesHBO

Anoche lo pasé pésimo con Game of Thrones. Me importaban los personajes, y estaban en una situación extrema y sin salida. Cada espadazo me tensaba un poco más el nudo en el alma, cada personaje con barba que caía me hacía forzar los ojos. ¿Quién era ese, por el amor de Jebús? El desenlace me dio genuina pena, rabia incluso. Pero era de esa rabia buena que da la ficción, rabia contra una guerra que nunca pasó, contra personajes que considero nobles, o que merecen la paz y que no existen. Todo eso es un mérito, es ficción bien hecha, y que ha usado el “largo plazo” (¡siete temporadas!) para generar lazos afectivos que no se rompen tan fácilmente. Y de los que duele despedirse, para qué estamos con cosas.

Después de ver este capítulo que me tuvo con la guata de pretzel, hice lo que hace toda señora que quiere “comentar la comedia”, y me di una vuelta por redes sociales. Ahí descubrí que en verdad el giro era charcha, que “qué lata que GOT ya no es lo que era antes”, que estaba guateando pesado y “qué fome pero por lo menos falta poco para que termine”, etc. A lo cual debo preguntar, con una mano en el corazón: ¿De qué diablos están hablando, gente?

179570

No comparto estas quejas, pero entiendo de dónde vienen. Yo mismo sentí algo parecido con Breaking Bad. Después de cinco años y muy cerca del final, habían cosas que simplemente TENÍAN que pasar. Y cuando finalmente pasaron, me sentí, cómo decirlo, vacío.

Yo sé que puede sonar idiota, pero pensemos por ejemplo en todo lo que pasó con Guataca Hank. (SPOILERS DE BREAKING BAD) Desde el día uno sabíamos que Guataca Hank, agente de la D.E.A., iba a descubrir que Walter White era el peligro, el que golpea, Heisenberg, etc. Era de esas cosas inevitables de tragedia griega, el motor de la serie. Cada vez que Walter se salvaba de ser pillado, uno decía “la suerte se te va a acabar, pelado”. Hasta que finalmente pasó, y todo se empezó a ir al carajo. Yo andaba medio achacado y en negación. Y hasta el día de hoy siento que el “hallazgo” de Guataca Hank fue decepcionante. Algo que en mi cabeza había pasado de mil setecientas maneras distintas, ocurrió con Guataca Hank sentado en el trono de loza, y todo porque el otro amermelado dejó un libro incriminatorio ahí tirado al lado del confort. ¡¿Cómo es posible?! Me acuerdo que dije de todo. Que encontraron una forma original para hacerlo, que Walter White estaba cegado por su ego y por eso cometió semejante error, que ocurrió cuando tenía que pasar. ¿Pero la verdad? La verdad es que yo estaba enojado porque estaba demasiado enamorado de esos personajes y de sus dramas. Esto era el comienzo del fin, y yo no quería que Breaking Bad se terminara. De ahí en adelante era cuestión de tiempo para que pasara todo lo que no había pasado en todos esos años.

180081

Y eso es lo que está pasando en Game of Thrones. Hace años una amiga mía muy fanática me dijo que la cuestión se llamaba Canción de hielo y fuego porque todos los caminos iban a juntar a Daenerys con Jon, los líderes de sus respectivos reinos, y que ellos se iban a unir en algún momento. Esto estaba tan lejos de pasar que yo ni siquiera le creí. ¿Esos dos personajes? Salta pal lao. Pero a medida que avanzaba la serie, el tiempo le fue dando la razón. Y ahora, en Game of Thrones está pasando todo lo que nunca pasó, pero sabíamos que iba a pasar. Hace tres temporadas yo era de los que reclamaba “oye, ¿pero nunca vamos a ver los dragones en acción?”, y todavía no supero mi rabia de esa temporada que se termina justo cuando va a empezar una batalla con los muertos… Solo para abrir la temporada siguiente CON EL PURO AUDIO DE LA BATALLA. Casi me fui al SERNAC a reclamar.

59939df350f65

En estos capítulos hemos tenido todo eso. Dragones dejando mansacas épicas. Ejércitos de muertos arrasando con todo a su paso. Personajes que nunca imaginamos juntos luchando codo a codo, y yo todos los domingos me sorprendo con así la mandíbula delante del televisor (sí, los domingos, ni ahí con los capítulos filtrados). La última vez que sentí cosas parecidas en una historia épica de fantasía fue viendo El retorno del rey en el cine, y ahora aquí estoy en el living de mi casa en pijama viendo a un ejército de zombis acorralando a nuestros héroes en hielo quebradizo. ¡Qué ejército! ¡Qué héroes! ¡Qué momento más épico, por el amor de Tolkien! Así que perdónenme si no pesco a los que dicen que está guateando, que es predecible, que es charcha lo que pasó porque parece “fan fiction”. A mí también me duele ver que están pasando cosas rápidas, porque todo está llegando a su fin, pero prefiero regocijarme disfrutando de una ficción que jamás imaginé que vería en la tele todas las semanas, a quejarme porque algo no pasó como yo pensé que debía pasar. ¿Creo que todo lo que está pasando es perfecto? Obvio que no. Pero también creo que las cosas buenas sobrepasan con tantas creces a las cosas “malas”, que voy a seguir disfrutando.

Gracias por tanto, Game of Thrones.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad