Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Hablemos de la última temporada de Black Mirror

LG
Agregar a favoritos

Tengo que confesarlo: Yo llegué tarde a la fiesta Black Mirror. Ya estaban todos agotados de tanto bailar, se había terminado el hielo y los Chis Pops ya se habían mojado con bebida. Lo que estoy tratando de decir es que la empecé a ver recién desde la tercera temporada, las vi en desorden, pero las vi todas. Y fue un muy buen viaje, les diré.

Para los que no sepan, Black Mirror es una serie inglesa de esas “antológicas” que les llaman, o sea, cada capítulo es una historia unitaria, que cuenta una historia completa, y otro capítulo una nueva historia. Ustedes ya saben, como TALES OF THE CRYPT o MEA CULPA o EL DÍA MENOS PENSADO. Series que son series solo porque cuentan el mismo tipo de historias, pero cada capítulo es una historia distinta, ¿me entienden? Y el tipo de historia que cuenta Black Mirror es lo que le va a pasar al ser humano con la tecnología que avanza tan rápido. Historias como, por ejemplo, la del compadre que le roba su identidad el tostador del pan, o la del niño que lo cría su refrigerador, o la de la señora que su parlante Bluetooth se enlaza con su propio cerebro y se escuchan sus pensamientos y el marido escucha que le gusta el vecino. En otras palabras, historias filete, con mucha moraleja, y que dejan mucho que pensar, no digan que no.

La cosa es que las historias siempre son brígidas y uno no puede creer lo retorcido o cruel que puede llegar a ser el destino de sus personajes, y aunque pareciera que es la tecnología, la verdad es que no. Porque Black Mirror se trata de cómo la tecnología en realidad nos puede llevar a sacar lo peor que tenemos dentro, si no tenemos cuidado. Igual que esa otra serie de escenarios ciencioficciosos con moraleja que era la DIMENSIÓN DESCONOCIDA, pero con un pie muy puesto en nuestra relación con la tecnología hoy en día. El título Black Mirror de hecho significa ese “espejo negro” que vemos cuando nuestros dispositivos están apagados: monitores, tablets, teléfonos, etc.

Pero saben, no entiendo para qué estoy contando estas cosas. Ustedes ya saben lo que es Black Mirror, seguramente se han repetido varias historias, y hasta saben cuál es su capítulo favorito. Así que mejor conversemos sobre la recién estrenada cuarta temporada, y hablemos de cada capítulo. Con SPOILERS porque sino, cuál es la gracia.

Pero antes, unas cositas.

Encuentro que Black Mirror es un milagro de serie. Cada capítulo tiene tanta cosa que amar, las historias están tan bien pensadas, la crueldad con los personajes es tan ingeniosa, los giros tan dolorosos, que simplemente no puedo entender a las personas que la encuentran mala. Y tampoco puedo entender a la gente que la ve en maratones.

Sobre lo primero: Yo no puedo enojarme con Black Mirror. Hay capítulos que gustan menos, es verdad, pero considerando que hasta mi menos favorito es mucho mejor que la película promedio que se estrena en nuestros cines (y por la que pagamos entrada), no me queda otra más que rendirme y sentirme agradecido igual. Y sobre maratonearla, opino que las historias están tan bien armadas, tan bien hechas, con tanto detalle que saborear, que para mí es un desperdicio quemar muchos capítulos muy rápido. Un manjar tan bien preparado no se zampa, se mastica, señores. Y nada de andar mirando el teléfono.

Dicho todo esto, vamos a repasar rapidito cada capítulo. Estos resúmenes son SPOILEROSOS así que si están guardando alguno de estos capítulos, vean primero y después vuelven. Ya, nos fuimos.

U.S.S. Callister

De qué se trata: Matt Damon de los Pobres es un compadre que desarrolla juegos, absolutamente brillante y completamente psicópata. Resulta que hace “clones digitales” de los compañeros de trabajo que lo ofenden, y dentro de los juegos se comporta como un tirano. El clon digital más reciente (la How I Met Your Mother) empieza a armar un plan para liberarse del juego y del compadre, y uno está ahí mordiéndose las uñas toda la segunda mitad del capítulo.

De qué se trata realmente: de cómo la tecnología nos hace hundirnos en odio, de cómo la posibilidad de ser malo en Internet hace que pospongamos vivir la vida, y de cómo el fan consumidor de la cultura pop se cree dueño de personajes, estéticas y verdades, todo lo cual nos transforma en monstruos.

Por qué es tan pulento: porque en una sola historia, los de Black Mirror consiguieron decir y hacer demasiadas cosas, incluso dándose el lujo de comentar sobre la estética de Star Trek a lo largo del tiempo, y de hacer no solo una parodia, sino un capítulo en serio, con la historia del ascenso de una capitana, en el fondo, el piloto de una serie.

Lo mejor del capítulo: ver a dos consagrados de la temporada 02 de Fargo enfrentados. La escalada de crueldad con los personajes me hizo pensar en el White Christmas, primero cuando muestran lo que el compadre le había hecho al hijo-digital del clon-digital, y después cuando muestran el destino final de Matt Damon de los Pobres. Brígido.

landscape-1508343510-screen-shot-2017-10-18-at-171757

Arkangel

De qué se trata: una comadre pasa un susto con su hija de tres años, y decide injertarle un chip que le dará acceso no solo a su ubicación, sino también a lo que ve, siente, consume, etc. La mamá se hace un poco adicta a espiar a la hija, y las cosas no terminan bien; por ejemplo a cierta mamá cierta hija le deja la cara como membrillo con un iPad.

De qué se trata realmente: de la sobreprotección, de cómo bloquear las cosas malas ayuda en nada a tu humanidad, de cómo hay que dejar ir a las personas.

Por qué es tan pulento: porque es una historia muy bien armada que se lo lleva a uno por un paseo bien fascinante, donde uno hasta encuentra que el chip y el artefacto en realidad no es tan mala idea, hasta que llegamos a la mitad del capítulo y ahí las cosas solo empeoran.

Lo mejor del capítulo: que toca cosas realmente interesantes, como el que esa niñita no entendiera la violencia, ni supiera leer un dibujo con dos personas discutiendo. La adicción al cuidado de un hijo parece ser otro tema que refleja mucho a los papás en la actualidad (que tienen acceso a tecnología supervisora). Lamentablemente opino que este es el capítulo que menos hace con los temas que anuncia, y por lo tanto fue mi menos favorito. Pero sigue siendo una historia pulenta Black Mirror así que no me voy a quejar de lleno.

 black-mirror-arkangel

Crocodrile

De qué se trata: una comadre va con su pololo, cuando atropellan a un ciclista. Ella va de copiloto y quiere hacer lo correcto, pero el pololo la convence de tirarlo al mar y aquí no ha pasado nada (oh). Años después ella es una comadre muy exitosa, y el pololo aparece con ganas de confesar. Ella lo termina matando para que no hable, pero ese es solo el comienzo. Al mismo tiempo, una “detective” se está acercando mucho a ella porque fue testigo de un incidente y quiere ponerle el chip en la sien para mirar sus recuerdos. Bola de nieve, ustedes saben.

De qué se trata realmente: es una historia clásica del cine negro, pero con un componente digital que termina funcionando como la moral inquebrantable del género. Una preciosura.

Por qué es tan pulento: porque está increíblemente bien dirigida, y es de esas historias que funcionan a la perfección con cada giro e incidente. En verdad sirve para hacer clases de lo buena que es.

Lo mejor del capítulo: todo. Se pasó.

 Black-Mirror-Season-4-Andrea-Riseborough-in-Crocodile

Hang the D.J

De qué se trata: una pareja se conoce dentro de un “sistema” que funciona como la búsqueda de pareja, con una precisión impresionante. Cada uno va conociendo distinta gente, pero ellos deciden rebelarse contra el sistema y escapar juntos. Al final se descubre que el sistema era una simulación hecha con cientos de clones digitales y siempre terminaban juntos, garantizando un 99.8% de compatibilidad. La historia más optimista y romántica desde San Junipero.

De qué se trata realmente: tal como Eternal Sunshine of the Spotless Mind, esta historia se trata en verdad de la búsqueda y pérdida del amor. En el “sistema” los personajes debían pasar meses, hasta años, con personas horribles con las que no tenían compatibilidad alguna. Yo estaba pensando que el sistema era absurdo, hasta que recordé que todos pasamos por lo mismo. Ahí el capítulo se me empezó a hacer doloroso, y hasta vergonzoso. La química entre los dos protagonistas y que el final sea una puerta abierta en vez de un encierro terrible (lo que suele hacer Black Mirror) lo hacen muy querible.

Por qué es tan pulento: creo que lo dije sin querer en el párrafo anterior. Lo que hace pulentos a algunos capítulos de Black Mirror, es descubrir de qué se tratan realmente.

Lo mejor del capítulo: los dos protagonistas. Igual son parecidas las parejas románticas de Black Mirror, ¿no encuentran? Flacuchentos colorinos y mujeres morenazas que se las traen. I’ll Be Right Back, San Junipero, Hang the D.J. ¿Solo estas parejas pueden amarse acaso?

 tw-29343

Metalhead

De qué se trata: una mujer debe enfrentarse a un “perro mecánico” como esos robots terroríficos que caminan y que se paran siempre que un humano pelmazo les pega una patada maletera. Uno no entiende nada de este mundo, y no hacen ningún esfuerzo por explicarte. Pero se puede deducir que estamos en un mundo donde esos perros mecánicos han terminado con la fauna, y están de a poco acabando con la raza humana. Es tanta la deshumanización, que toda esta misión mortal fue para robarse un oso de peluche y llevárselo a un niño. Gracias Black Mirror, ahora no voy a poder dormir.

De qué se trata realmente: este es uno de esos capítulos que son pura adrenalina, juego de gato y ratón, y suspenso. Como el del videojuego de la temporada anterior. Igual dice cosas sobre la humanidad (¡no pateen a esos robots!, por ejemplo), pero es un thriller que básicamente es la versión Black Mirror de Sarah Connor y Terminator. Hace tiempo que no veía una buena película de terror de una sobreviviente tratando de ser más inteligente que su enemigo autómata, y esta película tuvo momentos donde no respiré durante un minuto completo, y fallecí. De verdad, maestro.

Por qué es tan pulento: ¿No leyeron acaso? Personalmente amé que nos tomáramos un descanso de los giros, las sorpresas y las simulaciones, por un mundo muy tangible donde una máquina literalmente te va a perseguir para hacerte bolsa. Por si las otras metáforas eran demasiado piola.

Lo mejor del capítulo: la ejecución. La fotografía del capítulo no solo es increíble, también el montaje, esa cámara que flota cuando quiere revelar que el mundo se fue al carajo. También me encanta que esté en blanco y negro, creo que este capítulo ocurre muy en el futuro, y podría ser hasta post apocalíptico en el futuro de Black Mirror. El blanco y negro es una pista de ello.

of26o 

Black Museum

De qué se trata: una comadre se topa con un museo de la muerte, que opera un señor muy rancio que le cuenta a la visitante muchas historias, como un charlatán de esos que muestran atracciones de feria. Cada historia del señor es una mini historia dentro de la historia (como los clones digitales en White Christmas), pero todas van hacia la verdadera historia del capítulo, que es una venganza de la comadre contra el dueño del museo, que está ahí con un plan realmente.

De qué se trata realmente: básicamente, esta historia se trata de la serie Black Mirror. No solo conecta con muchos episodios, sirve como una cronología para ordenar cuándo pasa cada cosa. También está diciendo: “¿se acuerdan de esas películas viejas de historias de terror, o de Galería Nocturna? Sip, Black Mirror es exactamente lo mismo”. Y decirlo al final de una temporada es bastante satisfactorio.

Por qué es tan pulento: porque además de ser un buen capítulo de Black Mirror, es una reflexión de lo que es la misma Black Mirror. Nosotros nos paseamos por sus capítulos con las cejas levantadas, delante de historias de una crueldad increíble, y las vemos enteras y las comentamos porque también queremos vengarnos, ¿o no? ¿Es muy coloriento de mi parte pensar que igual le tenemos cierta tirria a la tecnología?

Lo mejor del capítulo: es que asume su propia calidad de historias gruesas de novela basura, y lo hace con orgullo, poniendo en vitrina recordatorios de otras historias (White Bear o el lolly del cabro chico), o abiertamente poniendo una historia en la portada de un cómic que lee el compadre en la historia dentro de la historia. Sí, el cómic de “15 millones de méritos” vendría siendo una historia dentro de una historia dentro de la historia. Y mientras hace todo eso, nos está horrorizando con las posibilidades que ofrece la tecnología hoy en día. Lejos lo más Black Mirror que ha hecho Black Mirror en la historia de Black Mirror.

En resumen, Black Mirror.

Museum

Si no tienes Netflix, activa tu mes gratis de prueba aquí www.netflix.com/LG o desde tu Smart TV LG.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad