Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Imperdible: ¡Stephen King llega a Netflix por partida doble!

LG
Agregar a favoritos

Este año el horóscopo chino cayó en Stephen King, porque vieran. Se estrenó por fin La Torre Oscura (para decepción de muchos) y la película del payaso asesino It sigue rompiéndola en todas partes, y hasta los payasos que protestaban la fueron a ver, se mataron de miedo y después llegaron a la casa y se vieron al espejo y les dio un infarto y salieron a protestar contra ellos mismos ahora.

Bueno, pues Netflix no quiso quedarse atrás en la moda de acordarse de que Stephen King escribe las medias historias, y se lanzó no con una, sino con dos películas originales basadas en sus novelas. ¿Qué significa esto de las películas originales? Pues que son películas hechas por Netflix para verlas en Netflix, o sea que no tienen que moverse de sus casas para ver estos estrenos pulentos, porque ya tienen Netflix. Y si no tienen, esta es una muy buena excusa para ponerse las pilitas y por fin abrir una cuenta (y, si tienen una Smart TV LG, acceder a tres meses gratis).

¿Y qué onda estas dos películas? Las dos son historias bastante claustrofóbicas, que cuentan difíciles momentos en la vida de sus protagonistas. Las dos tienen elementos sobrenaturales (más o menos), las dos son brígidas, y las dos son bastante buenas les diré, aunque tengo una favorita absoluta que me gustó mucho más que la otra y ya les contaré por qué.

¿Tiene un minutito para hablarle de nuestro señor Stephen King? Aquí vamos.

El juego de Gerald (Gerald’s Game)

Estreno en Netflix: ¡Ya disponible!

Captura de pantalla 2017-10-06 a las 10.10.48

De qué se trata: ¿Se acuerdan de esa película de James Franco llamada 127 horas, de un compadre muy pelmazo que se iba a hacer deporte extremo y después quedaba extremadamente atrapado entre dos rocas gigantes y no se podía mover y alucinaba durante no me acuerdo cuánto tiempo, etc.? Bueno, esta película es parecida, pero en vez de James Franco es Carla Gugino la que está atrapada, así que es mil veces mejor automáticamente.

La pobre Carla Gugino interpreta a Jessie, una comadre que se va con el marido a una cabaña en el medio de la nada (típico) a tener un fin de semana romántico tranquilein John Wayne, comercial de café, chimenea, todo pasando. Claro que el marido se pone medio cochinón, la esposa a la cama para cumplir sus fantasías de carabinero, y de pronto ZUÁCATE ataque al corazón fulminante con principio de autopsia, y ahí queda la pobre Carla Gugino esposada a la cama sin nada más que hacer salvo alucinar, empezar a volverse loca y descubrir la forma de salir de ahí.

Por qué hay que verla: En versión corta, porque es maestra. En versión más larga, porque está increíblemente bien actuada, y es de esas historias redonditas de Stephen King que de a poco van sacando las garras y te llevan a lugares impensados.

La gracia de Gerald’s Game no es solo el suspenso insoportable de una situación extrema (pregúntenle a James Franco), sino que la comadre entre sueños, alucinaciones y flashbacks, se da cuenta de que todas las experiencias de su vida la han preparado para salir de dónde está. Y ver cómo lo descubre es para aplaudir.

maxresdefault

Qué tiene para los fans de Stephen King: Una adaptación increíblemente fiel y cuidada, que llega a dar gusto. Es cierto que vivimos en la época de “hacer todo igual al libro” para no enojar a los fans, pero nosotros, lectores de Stephen King, no estamos acostumbrados a esas cosas. Gerald’s Game es muy respetuosa con los detalles de la novela, y no solo eso, respeta incluso algo que es muy normal en los libros de King y muy inusual es sus adaptaciones: las referencias a otras obras de Stephen King. En Gerald’s Game hay una referencia puntual y muy directa a otro libro/película, y todavía no puedo creer que hayan dejado todo eso en la película. Fanáticos de Dolores Claiborne, les espera una sorpresa.

Qué tiene para los no-fans de Stephen King: Una muy buena historia, no se van a dar ni cuenta que hay referencias que no están cachando, y van a estar tan metidos en la película que va a dar lo mismo. También tiene una actuación bastante perturbadora a cargo de Henry Thomas, ni más ni menos que el niñito orejón ese que se hacía amigo de E.T. y que aquí demuestra el daño que dejó el extraterrestre con su partida. Y aunque esta historia no es exclusivamente “de terror” como otras historias de Stephen King, tiene momentos increíblemente terroríficos, cortesía del peliculasta Mike Flanagan que antes hizo las pulentas Oculus y Hush.

Y aparte de esos momentos terroríficos y del suspenso, tiene una de las escenas que más fuerte me hizo gritarle a la pantalla, así que prepárense. Esta es de las buenas.

1922

Estreno en Netflix: 20 de octubre.

1922-netflix-king-700x394

De qué se trata: Echen a la licuadora esas historias viejas a lo Edgar Allan Poe de compadres que cometían un asesinato para después ser acechados por la culpa y/o los fantasmas, con un dramón de época de granjeros miserables a lo Las Uvas de la Ira, con la escena de los ratones de Indiana Jones y la Última Cruzada, todo pasado por Stephen King, y listo. Ahí tienen 1922. 

Actúa el mismo protagonista de esa otra adaptación pulenta de Stephen King que es The Mist (Thomas Jane), pero acá es un granjero miserable que tiene una esposa muy maldita y muy “villana de Stephen King”, que perfectamente podría hacerles bulin a los cabros chicos de It, o a los presos de la cárcel de Shawshank. Como se imaginarán, el granjero miserable está chato de ella, y un día se le ocurre que si la mata no solo podrá ir al baño con la puerta abierta en paz, sino que también tendrá un alivio económico muy necesario para cualquier granjero miserable a punto de enfrentar el duro invierno. Pero el compadre se va al chancho y decide meter en el tete a su hijo adolescente.

No les voy a contar mucho, pero al igual que en esos cuentos de Edgar Allan Poe de corazones delatores y gatos negros, pronto la culpa empieza a aparecer en forma de fantasma espantoso Oh My God, ¿eso que estamos viendo está ahí realmente o no?

Por qué hay que verla: Porque (para bien y para mal) estos compadres se tomaron demasiado en serio una historia de fantasmas que acosan a granjeros miserables. El actor hizo la gran Christian Bale y adelgazó como diecisiete kilos para mostrar realmente lo que se siente ser granjero miserable, y en general pareciera que los peliculastas querían puro hacer There Will Be Blood en vez de Fantasmas en el Sótano 2: La Venganza. O sea, bien igual.

1922-stephen-king-770x513

Qué tiene para los fans de Stephen King: Algo que no siempre conservan las adaptaciones, pero que aquí funciona muy bien: historia con narrador en primera persona. Eso le da al tiro el toque, los detallitos de la narración que tanto le gustan al compadre (y a nosotros). También hay unas secuencias terrorosas que son filete, pero a mi gusto están demasiado espaciadas, por lo que nunca me sentí ni viendo una película de terror, ni viendo un dramón realista. Pero eso es quejarse de lleno, opino.

Qué tiene para los no-fans de Stephen King: Yo creo que los no-fans van a disfrutar más esta película que los fans, principalmente por lo que puse en el paso anterior. Los peliculastas y los actores le pusieron demasiado empeño haciendo esta cuestión y se nota. Tiene momentos realmente pulentos (aunque considerando el todo me gustó más Gerald’s Game), yo creo que es una película buena que se para solita.

En resumen, gracias por seguir dándonos tanto, Stephen King.

Pueden ver estos títulos y más en su Smart TV LG, a través de la app de Netflix.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad