Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Crítica Maestra: ¡Jóvenes Titanes en Acción! La película

jóvenes titanes
Agregar a favoritos

Según me explica mi amigo nerd bueno para leer revistas de monitos (no tiene polola), hay un montón de grupos de superhéroes que trabajan en sociedad, calladitos y sin molestar a nadie. Aparte de La Liga de la Justicia, los Avengers, los Watchmen, Los Increíbles y los X-Men, hay varios grupos más con nombres más o menos memorables que nadie conoce, onda La Patrulla Condenada (nombre real), Los Nuevos Mutantes (próximamente una película) e incluso sucursales de otros grupos de superhéroes, por ejemplo, La Liga de la Justicia Europa que es lo mismo que la otra, pero nadie se echa desodorante.

Bueno para los que no saben, los Jóvenes Titanes son justamente eso, uno de esos grupos medio sucursales de los grupos más famosos, conformado exclusivamente por personajes jóvenes y/o titanes. Es decir, la mesa del pellejo en el asado familiar donde se sientan los cabros chicos y el primo que no tiene amigos. El líder del grupo es, ni más ni menos, que Robin, el famoso niño esclavo de Batman que siempre arruina el camuflaje nocturno con su traje colorinche. Entre los Titanes también está Starfire (una princesa alienígena con poderes), Raven (una hechicera con poderes) y Cyborg (un compadre mitad persona mitad Inspector Gadget). Todos ellos viven las típicas cosas de superhéroes y sufren. Pero esto es solo el comienzo.

“Esta película es la versión largometraje de esa serie”

Porque hace ratito que existe una serie con estos personajes, pero completamente orientada a los niños (o a los adultos con corazón de niños). Es para descalabrarse de la risa, los dibujos son divertidos y exagerados, y les aseguro que pasan cosas que jamás veremos en una historia de superhéroes en serio. Esta película es la versión largometraje de esa serie, y si son fans tienen que puro ir a pasarlo bien al cine. Porque esta es una película para gozarla.

Si no tenían idea quiénes son estos compadres, la película hace un excelente trabajo presentándolos. La primera secuencia ya deja en claro toda la dinámica, el tono, y qué esperar y qué no. En los primeros minutos, los Jóvenes Titanes se enfrentan a un robot gigante hecho de globos, cuya debilidad es soltar gases y siempre mantener sus formas redondeadas intactas, especialmente los glúteos (advertencia: esta película tiene más glúteos en primeros planos que las dos Batman de Joel Schumacher combinadas).

También hay muchas canciones, humor físico desopilante, y un drama que honestamente da lo mismo. Porque esta película se trata de lo mal que lo pasan los Titanes viendo que todos los superhéroes tienen película, menos ellos. Obviamente hay un supervillano tratando de hacer desmadre, pero el drama es ese. Y cómo afecta a todos los personajes, claro.

“Las dos cosas que más aman los niños (de 35 años)”

Qué quieren que les diga, cabros. Los minutos de esta película se pasaron volando, y creo que no pasa ni una centésima de segundo sin que haya algún chiste. El rango de esos chistes va desde lo más básico que hace reír a cualquiera (un primer plano de glúteos), hasta la referencia nerd más rebuscada que se les ocurra. De eso se puede deducir que los peliculastas estaban pensando no solo en su público objetivo (los niños), sino también en esos pailones que llevan toda la vida gastando dinero en superhéroes. ¿El resultado?

Una sala de cine donde las carcajadas inocentes de los más pequeños se mezclan con las carcajadas ruidosas de aquellos seres que gustan de informarle al mundo que son capaces de entender chistes rebuscados. Y eso es exactamente lo que los peliculastas buscan, si no, no me explico que haya secuencias completas basadas en Volver al futuro y/o los cameos de Stan Lee. Las dos cosas que más aman los niños (de 35 años).

Sea como sea, yo creo que la única garantía con esta película es que lo van a pasar chancho. La cantidad de chistes por centímetro cuadrado de pantalla que tiene esta película hace que Lego Batman parezca un dramón reflexivo, y el nivel de maldad que tiene también es gigantesco en comparación. Así que mi recomendación es que, si no encuentran a un niño a quien llevar como excusa, vayan solos no más y traten de sentarse atrasito para que los niños presentes no les arruinen la experiencia con sus inocentes preguntas sobre por qué Superman tiene un bigote en el afiche de su película. Muy bien por los Jóvenes Titanes, ojalá nunca envejezcan.

Si quieres leer más críticas sobre estrenos de Hermes El Sabio, haz clic acá.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad