Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Los once (11) mejores momentos de Guardianes de la Galaxia: Vol. 2

LG
Agregar a favoritos
Todo sobre:Cine y Series

Para qué les voy a mentir, cabros. Amé Guardianes de la Galaxia: Vol. 2. Y ustedes saben cómo es el amor: uno no se da ni cuenta y se entrega no más, ignorando los defectos del otro y haciendo la vista gorda a todo aquello que nos puede hacer mal, hasta que un día despertamos en un callejón todos adoloridos y sin nada, y no sabemos qué hacer porque nos robaron el alma. Bueno no todas las historias de amor tienen que terminar mal, era un ejemplo, no le den color.

El punto es que sé que Guardianes de la Galaxia: Vol. 2 no es una película perfecta. Podría decirles, por ejemplo, que tiene demasiados personajes y trata de meterles a todos demasiada historia a la fuerza. También podría decirles que es trampa usar tanta canción pulenta para hacer mejores las secuencias, y que la trama es demasiado liviana para tanta épica (todo pasa porque el mapache se tienta y se roba algo, the end). También podría decirles que harto chiste se siente forzadísimo, y que hay muchos que no funcionan, pero como ocurre en el amor, da lo mismo. No me puedo quejar de una película que se esfuerza tanto por hacer que todos sus personajes sean importantes (aprende Suicide Squad), o que se esfuerza también por que sus canciones estén fuertemente conectadas a la trama y los personajes (escucha Suicide Squad) ni menos porque alcanza niveles tan efectivos de emoción pura (sueña Suicide Squad). Lo que estoy tratando de decir es QUÉ RABIA SUICIDE SQUAD.

Y como esto es amor, decidí que mejor no perder el tiempo escribiendo una crítica y simplemente lanzarme con los 11 Mejores Momentos de Guardianes de la Galaxia: Vol. 2. Como verán, esto no es un ranking, es simplemente un listado con los momentos más Ándate Cabrito Oh My God Gracias Señor Por Darme Globos Oculares que tiene la película, y que siéndoles muy honesto, no esperaba ver, para nada. O sea, me gustó la primera película pero en mi opinión esta es muchísimo más filete, con momentos que de verdad me voy a demorar harto en olvidar. Lo que sí les advierto que estaba teniendo problemas haciendo un ranking, así que empate. Todos estos son mi momento favorito de la película. Aunque voy a dejar lo mejor para el final.

Ah, y obviamente SPOILERS. Voy a describir todos los momentos increíbles de la película, así que en mi opinión mejor los leen una vez que la hayan visto. Nos fuimos.

Top #1: Drax saltando en cámara lenta delante del monstruo interdimensional y justo caen rayos que iluminan distintas capas de profundidad en el monstruo.

Yo sé que estaba en los tráilers, y también sé que es muy parecido al momento en que Jack Sparrow saltaba a las fauces del Kraken al final de Los Piratas del Caribe 2: Qué Sé Yo, pero ¿saben qué? Este es uno de los mejores momentos de Drax, cuando está haciendo cosas de superhéroe y no haciendo reír a todo el cine. Este momento es muchas cosas a la vez: es la portada de un cómic, es un efecto especial filete lleno de detalles (en 3D se ve increíble) y es finalmente una carta de amor a Drax antes de asignarle casi exclusivamente la función de “personaje chistoso” para el resto de la película. Feliz le sacaría un pantallazo a este momento y lo enmarcaría y lo pondría en alguna pared en mi casa. Aunque creo que eso es válido para todos los momentos de esta lista.

621acb3c2bd389580edbb06e34f98f10e9f29df9

Top #1: Gamora con la metralleta de la nave al hombro gritando y disparándole a la nave de Nebula.

Voy a ser justo y voy a decir la verdad: la historia de Gamora y su hermana Nebula me dio un poco lo mismo y es de las que menos importan en toda la película. Pero ese momento con la comadre, que viene justo después de que está sentada en el pastito mirando el horizonte y aparece la otra disparándole, es increíble. Cuando rompen el planeta y caen por esas cavernas y la otra va y agarra esa metralleta gigante y empieza a dispararle a la hermana: lejos lo mejor de toda esta historia, qué quieren que les diga. Y siendo justos, no creo que sea mala la historia, creo que sale perdiendo comparada con las demás.

Top #1: Los saltos espaciales y los ojos saltones.

A nadie le hace mal acordarse de los monitos animados, de Total Recall y de The Mask. Y eso es justo lo que pasa cuando el Rocket Raccoon decide exponer a su tripulación a los efectos de hacer mucho salto espacial: todos empiezan a gritar y se les salen los ojos de las cuencas y en el cine no hay ni una sola mandíbula cerrada porque están todos con pre infarto de carcajadas. ¿Y cuando los muestran a todos después y Baby Groot vomita? Hermoso. Gracias por tanto Guardianes de la Galaxia.

Top #1: El momento en que Ego va ganando.

Todas las películas con batallas y hartos personajes tienen una secuencia en que los malos están ganando, y eso hace estragos entre todos los personajes y nuestros corazones. Ustedes saben, cuando en El Señor de los Anillos ponen la cámara lenta y los coritos de Enya, y todos ponen cara de estíticos y uno le suplica al cielo que llegue el Gandalf con los caballos, etc. Acá ese momento es terrible, el planeta maldito (quizás mi villano favorito de todas las películas Marvel) recupera fuerzas y empieza a sepultar a todos los personajes, y uno no puede evitar sentirlo todo cuando Drax levanta los brazos para salvar a Mantis (¡ídolo!). Pero la escena termina de coronarse cuando muestran a Baby Groot siendo aplastado lentamente, con lágrimas cayendo por sus ojitos porque es una pobre guagua en la peor situación posible. Si vieron a Baby Groot en esa y no se les salió el corazón por la boca entonces es porque son unos robots, punto final. En realidad punto aparte, quedan más momentos maestros.

Top#1: Starlord escucha a Ego decir que él fue el que le puso el tumor en la cabeza a la mamá y sin chistar ni por un segundo le dispara y lo hace pebre.

Algunos de mis colegas críticos maestros se quejaron de que esta escena era muy obvia, pero para mí fue el primer momento en que sentí que Starlord es, igual que sus compañeros, un superhéroe. Aunque el compadre sea medio tontorrón, y uno no pueda dejar de pensar en Andy Dwyer de Parks and Recreation cada vez que hace algo, con este momento se transformó en el vaquero espacial que siempre quiso ser. La dura. Este momento ni siquiera es digno de Burt Macklin, loco. Grande Starlord.

guardianes-de-la-galaxia-vol-2-imagenes-hd-1_k14e

Top #1: Los rubios galácticos y sus videojuegos.

Al principio me dieron lo mismo estos rubios dorados pelmazos galácticos, pero cuando mostraron que su manera de hacer guerra es con naves a control remoto que maniobran como videojuegos, me los banqué al infinito y más allá. Sobre todo cuando dejan una sola nave piloteada por un rubio dorado que tiene toda la cara de ser el peor pelmazo de todos. ¿Cómo pueden conseguir que hasta este tipo de personajes te importen? Su derrota humillante me sacó una de las carcajadas más grandes de toda la película.

Y ya, afírmense porque aquí vienen los momentos más importantes y memorables de todos. Vamos rápido.

Top #1: Rocket Roccoon trapea el piso con los batallones de Ravagers en el bosque, y tiene la aterrizada de superhéroe más filete de los últimos tiempos.

Yo sé que nunca hay que decir nunca, pero aquí va: no me voy a cansar nunca de ver esta escena. Al principio da miedo porque los Ravagers son brígidos, y la nave está ahí botada en el bosque solo con Nebula, Baby Groot y Rocket Roccoon. Pero cuando los Ravagers van, Rocket Roccoon viene de vuelta, y el compadre tiene todo el perímetro rodeado de trampas mortales, y él solito se encarga de trapear el piso con todos los malosos. Creo que empecé a gozar en el minuto que lo mostraron saltando entre los árboles como mapache (¡es tan animalito!), y no paré en ningún momento. Cuando los compadres salían volando con esas bombas gravitacionales, o cuando Rocket salta entre todos pegándoles esos dispositivos: Maestro. Y bueno, su “aterrizada de superhéroe” es gloriosa.

Top#1: Yondu barre el piso con todos los Ravagers sobrevivientes con su flechita danzarina espacial y hasta Rocket Raccoon tiene su momento de gloria con Baby Groot en el hombro, que es exactamente lo mismo que hizo en la primera película, pero ahora invertido.

Amé absolutamente todo lo que pasa con los Ravagers en esta película, y eso que me dieron lo mismo en la anterior. Acá la aparición de Sylvester Stallone le da automáticamente más peso a todo lo que pasa, y ni hablar del rollo Yondu-Starlord que abordaremos más adelante. Cuando se amotinan y Taserface (jajaja, Taserface) empieza a matar a los Ravagers fieles a Yondu es terrible (¡los cuerpos congelados!), especialmente el maltrato al pobre Baby Groot. Y justamente por eso es tan satisfactorio, cuando Yondu por fin recupera su aleta y se ECHA A ABSOLUTAMENTE TODOS LOS RAVAGERS SOBREVIVIENTES, al ritmo de una canción pulenta, con esa flechita danzarina mágica espacial. No podía creer que la secuencia se fuera poniendo cada vez mejor, sin nunca terminar. Los compadres cayendo en cámara lenta, Rocket recuperando sus pistolas y Baby Groot desquitándose, es un clímax que en cualquier película estaría al final. Aquí es uno de diez momentos increíbles. En serio, no sé cómo no le están tirando más flores a esta película.

Top #1: La única lágrima que rueda por la mejilla de Rocket Roccoon.

El último plano justo antes de que empiecen los créditos es para mí uno de los “últimos planos” más lindos del cine popcorn reciente, y lo pongo justo detrasito del intercambio de miradas entre Max y Furiosa. El hecho de que el peliculasta decida terminar con un momento tan silencioso (¿es el único silencio de toda la película?) y tan importante para este personaje en particular, me mete toda clase de basuritas al ojo de solo escribirlo. Lo único que me molesta de las escenas post-crédito, de hecho, es que le quitan fuerza a este último plano, que es verdaderamente filete. Tan expresivo y tan bien ejecutado que los animadores de la Bestia en el remake deberían morirse de vergüenza viendo esta escena. ¿Vieron que se podía hacer a un animal expresivo, vieron que podía tener identidad sin dejar de ser bestia? De verdad, pienso en ese momento y siento que Rocket Raccoon es no solo un superhéroe, es un ser humano también. Sí, dije humano, esa es la gracia.

54301

Y a propósito de basuritas en el ojo:

Top #1: El funeral de Yondu con “Father and son” de Cat Stevens y los fuegos artificiales y OH MY GOD.

La secuencia justo antes de cerrar con la lágrima de Rocket Roccoon es lejos mi secuencia favorita de esta película, básicamente porque es un clímax múltiple donde está todo pasando. En esta secuencia muchos personajes “vuelven a casa”, pero lo que no vi venir jamás fue un final tan honorable para un personaje que de verdad me había dado lo mismo durante casi dos películas completas. ¿Y esa canción? ¡Por el amor de Stan Lee! ¿El jugador más importante en esta secuencia? Kraglin, el Ravager flaco que finalmente se mantuvo fiel a Yondu. Es su reacción al ver las demás naves lo que hace esta secuencia, y tengo que aplaudir de nuevo al peliculasta por preocuparse tanto de personajes tan chicos. Ya lo he dicho antes, pero no me queda otra: aprende Suicide Squad.

Y finalmente…

Top #1: Baby Groot bailando feliz Electric Light Orchestra delante de la batalla contra el monstruo interdimensional.

Yo sé que cualquiera encontraría decepcionante que la mejor escena de toda la película sea la de los créditos iniciales, pero por si no se dieron cuenta todos los momentos en esta lista están empatados en calidad. Dicho esto, creo que la secuencia inicial de GOTGv2 me dio tanta felicidad que amé el resto de la película como una extensión de todo lo que me pasó con esta escena. Y es que ahí está todo: aunque la acción es épica y espectacular, el foco está siempre en sus personajes y su humanidad, y para mí no hay mejor prueba de eso que quedarnos con Baby Groot y su bailecito mientras atrás está quedando la mansaca cósmica. Y aquí es el momento donde le tiro todas las flores a Baby Groot. Todos sabíamos que iba a ser una de las mejores cosas de la película, pero no esperaba que fuera tan buena. Creo que todos los padres en el cine reconocen a sus propias crías con todas las rabietas, lágrimas y momentos de felicidad de Baby Groot, pero lo mejor de esta secuencia es que entendemos que son una familia, y que todos están criando a la guagua en conjunto. Rocket le dice que escucha el bicho, Starlord y Gamora lo cuidan, y Drax es el papá seriote más lejano y distante (el que al final Baby Groot escoja el hombro de Drax para dormirse es otro momento increíble). Para mí, esta secuencia es la que cimentó a los Guardianes de la Galaxia como un grupo que de verdad quiero, y cuyas aventuras quiero seguir. Al menos mientras las sigan haciendo.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad