Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

¡Los 7 mejores títulos chilenos que puedes encontrar en Netflix!

peliculaschilenas_destacadas
Agregar a favoritos

¡Tiqui, tiqui, ti!, comienzan las fiestas patrias y en LGTV te invitamos a prender tu Smart TV LG y descubrir los contenidos que Netflix tiene para ti. Títulos chilenos, algunos nuevos y otros aclamados por la crítica, que sin duda te harán realzar el espíritu nacional sobre nuestra cultura cinematográfica.

¿Quieres conocerlos?. Vamos a darles play ahora, ¡ya!.

El Reemplazante (2013)

El 2013 fue un muy buen año para las producciones chilenas, y es que se aprovechó todo el movimiento social por una educación digna y de calidad, creando una serie de dos temporadas que sencillamente desbordó genialidad y dio clases de cómo hacer una buena serie para ser transmitida en la televisión abierta.

Con una historia muy similar a Mentes Peligrosas de John N. Smith, aquí es no es Michelle Pfeiffer la profesora, si no que Carlos Valdivia (Iván Álvarez de Araya) quien tras un fallido negocio financiero y de pasar tres meses en la cárcel, termina viviendo una especie de redención personal como profesor de un colegio marginal en la comuna de San Miguel. Comprometiéndose hasta la fibra con los problemas y dramas de sus alumnos.

Una serie que vale la pena ver absolutamente.

Redentor (2013)

Si lo que prefieres es acción, una buena historia es la de Redentor de Ernesto Díaz. Sí, es el mismo cabecilla de Tráiganme la cabeza de la Mujer Metralleta, de Mirageman, y Mandril. Posiblemente el único cineasta en Chile que se ha atrevido a incursionar en el cine de patadas voladoras y balaceras callejeras, con explosiones y personajes que parecieran haber sido sacados de una “007″.

Aquí la historia se trata de Pardo (Marko Zaror); un hombre empecinado en convertirse en justiciero religioso tras perder a su propia familia, cuando trabajaba como sicario en una mafia. Ahí es donde decide dar un vuelco en su vida, protegiendo a civiles y desamparados, todo mientras es buscado por su archi enemigo, el Alacrán (José Luís Mósca). ¿Quién necesita a un Daredevil si tenemos a Marko Zaror?.

Un título entretenido, para un público independiente.

El Bosque de Karadima (2015)

Luis Gnecco en su mejor performance (a mi parecer), encarnando al polémico cura pedófilo que violentó a docenas de niños entre los años 80 y 2000. Una película que tiene como protagonista a Pedro Campos y Benjamín Vicuña como Thomas Leyton, el principal denunciante de los abusos ocurridos en la Iglesia del Bosque, y que destapó solo parte de los horrores de muchos de los fieles que buscaban un lugar para reesguardar su integridad.

La película es tan cruda como se lo pueden imaginar, dando énfasis a la enfermiza personalidad de Fernando Karadima cuando era considerado un “santo” por sus seguidores, y al mismo tiempo un verdadero monstruo tras las paredes de la iglesia.

La película de Matías Lira fue tan exitosa, que actualmente es una de las más recordadas que ha pasado por los cines nacionales, con más de 310.170 espectadores en su ciclo de lanzamiento.

Bala Loca (2016)

Una de las más fresquitas que hay en Netflix, con un elenco talentoso de esos que te deja sin aliento, capítulo, tras capítulo…

Mauro Murillo (Alejandro Goic), es un periodista de espectáculos que en sus mejores años luchó contra la dictadura. Hoy lleva una vida insatisfecha y con el rechazo constante del medio que aún no perdona su decisión laboral de trabajar en en la alfombra roja. Todo su paradigma cambia cuando decide crear un portal de periodismo digital dedicado a desenmascarar a los poderosos que controlan el país, momento en que conoce a una colega de nombre Patricia Fuenzalida (Catalina Saavedra), experta en el tema y que se convierte en la última esperanza de concretar el programa. ¿Lo malo?, ella muere en una extraña circunstancia producto de una “bala loca”, cuando compraba en un supermercado…

¿Hasta dónde se puede indagar en la verdad?. Bala Loca te lo responde.

Aquí no ha pasado nada (2016)

A diferencia de lo que dice el título, esta película refleja exactamente todo lo que pasa en Chile y que no quisiéramos que nunca ocurriese, particularmente sobre las diferencias socioeconómicas (y de como esto influye en el sistema).

Basada en hechos reales (ya se imaginarán de cuál les hablo), Aquí no ha pasado nada cuenta la historia de Vicente (Agustín Silva), un joven de buen vivir que pasa el verano en la casa de playa de sus padres. Una noche de fiesta, su vida cambia para siempre cuando es acusado de atropellar a un pescador de la zona, acabar con su vida y, literalmente, darse a la fuga… Todo se vuelve color de hormiga cuando se revela que el padre del acusado es un importante y poderoso político chileno, el cual -obviamente– tiene una versión diferente de los hechos transcurridos esa noche.

Dirigida por Alejandro Fernández Almendras (Huacho), esta película fue levantada gracias al apoyo económico de un crowfunding y no por fondos estatales, cosa que generó impacto en la opinión pública por evidenciar, a modo de ficción, uno de los casos más polémicos que hemos visto pasar por la prensa en los últimos años.

Y aunque pareciera ser que la película pudiese tomar partido por una versión populista de lo ocurrido, termina siendo un relato en donde uno como espectador tiene la última palabra. Bien buena.

La Once (2015)

Probablemente uno espera que el clásico “amigos por siempre”, termine en algo como La Once, con una duración de una hora y veinte minutos.

Se trata de un grupo de abuelitas que desde hace 60 años se juntan, sagradamente, a tomar té. En estas reuniones, se encuentran para hablar de actualidad, conversar sobre la vida, e incluso se esfuerzan por aparentar estar vigentes, casi olvidando los males que padecen en su avanzada edad.

Suena extraño, lo sé. Pero este documental es una verdadera joya sobre una parte de nuestra población (muchas veces ignorada), y que aquí son un reflejo exacto de “dónde venimos” y hacia “dónde vamos”. Véanla, es im-per-di-ble y hermosa.

Fabrizio Copano: Solo pienso en mí (2017)

Si lo que buscas es hacer “la previa” de un carrete, o reírte un rato con un buen stand up comedy, entonces este programa de Fabrizio Copano es lo indicado para ti.

El artista fue uno de los 21 comediantes latinoamericanos que tuvo la oportunidad de estar en Netflix. El show, que fue grabado en el Teatro Maipo (Buenos Aires), aborda temas actuales, principalmente relacionados a la tecnología, WhatsApp, redes sociales y millenials. También le da duro a la soltería, las religiones, el amor y el desamor. En otras palabras, utiliza un lenguaje universal que no deja indiferente a nadie.

Dicen que próximamente, en marzo del 2018, llegaría la segunda patita con el stand up de Natalia Valdevenito, y en junio el de Javiera Dueñas, quienes también son parte de nuestro selecto catálogo de jóvenes humoristas chilensis.

Eso por ahora. Quedan invitados a proponer otros títulos que les parezcan adecuados, aquí abajito leemos todos sus comentarios :).

¿Con cuál de estos títulos les gustaría partir celebrando las fiestas patrias?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad