Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Netflix Review: “13 Reasons Why”

13reasons_destacado
Agregar a favoritos

Sinopsis: Serie de trece episodios basada en la obra literaria de Jay Asher del mismo título.
El suicidio de Hannah Baker conmocionó a toda su escuela, y tras su muerte Clay Jensen recibe un paquete que contiene una serie de cintas grabadas por la chica fallecida. En esas grabaciones ella cuenta los motivos fundamentales que la llevaron a quitarse la vida, teniendo como principales responsables a él y a sus compañeros de escuela que la envolvieron en una cruel calumnia.

Nunca es fácil entender las razones que llevan a una persona a cometer suicidio. Aun más terrible debe ser que esas razones tengan nombre y apellido, y quizás, uno mismo pudo haber sido cómplice de que alguien tome una decisión tan drástica como esa.

13 Reasons Why’ llega a Netflix para darnos cátedra de lo que significan las consecuencias en esta vida. Si tu Smart TV está apagado, entonces es momento de encenderlo y dar play a esta nueva serie que de “original” y “ad hoc” a nuestros tiempos tiene mucho.

Pueblo chico, infierno grande

Lo de “pueblo chico” se puede discutir, pero lo de infierno grande es innegable.

Clay Jensen (Dylan Minnette) es el protagonista de esta serie; un cabro tranquilo, con una vida y familia normal hasta que se ve envuelto en los tormentosos –últimos– días de Hannah Baker (Katherine Lengford). La chica es parte del popular infierno al que se ven expuestos los adolescentes, cuando una foto se comienza a filtrar entre la amplia comunidad de compañeros de una escuela norteamericana. Horrible anécdota que lamentablemente se está viendo cada vez más seguido, y que sin ir más lejos el cine intenta hoy poner en la palestra con ‘Power Rangers’, y el drama de la Pink Ranger Kimberly.

13reasons2

Quizás, lo más rico de esta serie es ir hilando las relaciones entre los cabros que giraban en torno a la vida de la protagonista, y de alguna manera –en poca o gran medida–, desencadenaron su muerte, como un fracaso social, o como una falta de empatía enorme con otro ser humano. Cosa terrible que digámoslo, es pan de cada día en nuestra sociedad al tener adolescentes cada vez más irresponsables con la poderosa tecnología que tienen en sus manos (que viejo sonó eso jaja), pero es verdad; si algo nos ha demostrado series como ‘Black Mirror‘ es que esa “infinita pantalla negra” que vemos cada noche antes de dormir, puede desatar las peores pesadillas en un ser humano, si es mal utilizada, o por el contrario “no sabemos controlar”.

En ‘13 Reasons Why‘ desde el comienzo se sabe como va a terminar todo, y aunque suene como una crónica de una muerte anunciada, uno espera que en el camino haya un giro que cambie las cosas y Hannah pueda tener un final feliz como merece. Pero la verdad es que parte de la “caída” de Hannah contempla pasajes interesantes respecto a sus relaciones con los otros; los mismos quienes la empujaron al vacío, y que –para bien o para mal– no dejaron de ser lo más cercano a lo que llamaríamos un “círculo” afectivo.

De hecho hay una parte que me gustó mucho y que dice: “Facebook, Twitter e Instagram nos han convertido en una sociedad de stalkers (acosadores)”. Y es verdad, porque por un lado tenemos una sociedad ultra dependiente del otro; de lo que hace, de lo que no hace, de lo que dicen de ti, con quien se juntan, etc., y al mismo tiempo seguimos sintiendo esa incomodidad natural de estar bajo la constante mirada del otro. Hannah cae en ese laberinto emocional del cual era imposible haber salido, sola y sin el apoyo de quienes creyó que eran sus amigos, y ese pase se lo da a Clay Jensen, la  última gota de traición que rebalsa en el vaso de la chica.

13reasons3

Otra cosa interesante es que el registro que deja como herencia para sus “acosadores”, fueron una serie de cintas cassette que una vez reproducidas, los receptores están obligados a escuchar su voz con atención sin tener contacto con los otros personajes, ni poder interactuar con medios digitales. De alguna manera las memorias de Hannah, el dolor y la lección están guardadas a fuego en las cintas, casi como un epitafio que garantiza que los que fueron cómplices de su muerte puedan volver a escucharla aun cuando ella ya no pertenezca a este mundo.

13 Reasons Why‘ debería ser asignatura obligatoria

Y no lo digo porque la historia se trate simplemente de “adolescentes con problemas emocionales”. De hecho, aunque la serie tiene mucho del alma de otros títulos como ‘Bajo la misma estrella’, o ‘Ciudades de Papel’, 13 Reasons Why‘ debe ser una de las mejores apuestas teenager que he visto en los últimos años, porque deja un mensaje recontra power sobre la conciencia y las desastrosas consecuencias de las malas decisiones.

La serie funciona con un paralelo de un “antes y un después”, en que el pasado son los encuentros y conversaciones que Clay tuvo con Hannah previo a su muerte, y el presente que es en definitiva el radical cambio que tuvo el protagonista a una semana del suicidio; destacando lo aislado que se encuentra del entorno y su constante defensiva a quienes se preocupan por él. Es esa misma idea, la que nos marca un inicio y un final para hacer un contraste entre la vida y la muerte, y obviamente los cambios que traen consigo cruzar de un lado a otro.

13reasons1

Esta serie es una buena oportunidad de ejemplificar las penas, las alegrías, las frustraciones y las desdichas que hoy envuelven a nuestros jóvenes del siglo XXI; esos que necesitan de un modelo a seguir, y que constantemente se ven influenciados por espejismos televisivos o falsos arquetipos de la adultez. ‘13 Reasons Why‘ podría funcionar perfectamente como un canalizador de energía, o como una terapia de auto reconocimiento para adolescentes, lo cual suena excelente en ambos casos ¿no?.

De todas formas es una serie recomendada para todos, porque tiene la oscuridad necesaria para atrapar a un público adulto, y lo suficientemente sobrecogedora para atraer a la masa que goza –por ejemplo–de los libros de John Green.
¿Hasta que punto se puede intervenir en la vida de alguien?. ‘13 Reasons Why’ es la respuesta a muchas de las interrogantes adolescentes del nuevo siglo, son quizás las razones que nadie quiere escuchar, la verdad incómoda, o una ficción demasiado cerca de la realidad. Situaciones y diálogos que por momentos dan escalofríos, y un poco de compasión al recordar que Hannah podría ser una hija, hermana, sobrina, amiga. El sentimiento es transversal y ocurre, aunque no queramos admitirlo.

Por ahora siéntanse cómodos, y busquen una buena frazada porque un capítulo no será suficiente para comprender los motivos que llevaron a Hannah Baker a cometer suicidio y dejar una estela de verdades a su paso.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad