Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Netflix Review: “Chewing Gum”

chewinggumdestacado
Agregar a favoritos
Todo sobre:Chewing GumNetflix

Sinopsis: Tracey es una chica de 24 años virgen, que no puede vivir su sexualidad abiertamente por su poca experiencia, y su entorno religioso en que su familia y su “novio” están inmersos. Todo comienza a cambiar cuando conoce a Connor, un chico blanco y poeta que pareciera estar interesado en Tracey.

Humor británico, humor bueno

Todos tenemos una amiga buena para el leseo, de esas que tienen mil historias que contar y que sin duda alegran los carretes por su carisma, o por su torpeza. En ‘Chewing Gum‘ (“masticar chicle” en inglés) encontraremos a esa misma ‘amiga’ pero en formato televisivo, y que es un festín de humor negro; escandaloso, atrevido, pero muy entretenido.

Los suburbios de Londres no tienen nada que envidiarle a los de Manhattan. De hecho, en apariencia, se ven muy similares, pero en sus calles se pueden encontrar una gama inmensa de personalidades que van desde el típico blanco con acento inglés, hasta una familia afroamericana que evangelizan todo lo que tocan. Ahí, en esa hilarante atmósfera se encuentra Tracey, que descubre algo “prohibido” para su familia y religión: el sexo.

Tracey tiene sueños eróticos con su novio Ronald –el cual nunca le ha tocado un pelo desde hace seis años por mandato del señor–. Ronald, en su fanatismo religioso, quiere llegar virgen al matrimonio y le enseña a Tracey que no necesita besarla, ni tocarla para demostrarle su amor. Mientras que su familia, predica de la misma forma con vehemencia y exageración.

La vida de Tracey estaría condicionada, si no fuera por su amiga Candice; una chica que goza del carrete, el sexo, y la relación con su novio; a quien, entre otras cosas, le pide ser mas duro, y menos emocional con ella en la cama. En ‘Chewing Gum‘ ambas amigas buscarán la forma de que Tracey consiga el anhelado momento de desatar sus hormonas.

chewinggum2

Alma, inocencia y escándalo

Si algo tiene esta serie es que la trama es muy sencilla, y poco ambiciosa. En ‘Chewing Gum‘ se hace eco de una de las tantas problemáticas del mundo real; la falta de educación en torno al sexo en gran parte de la población joven–no tan solo en Londres, sino en todo el mundo–. Para Tracey, el sexo se vuelve un problema porque nadie le enseñó como afrontarlo, y su inocencia la hará pasar por varios momentos incómodos a lo largo de toda la temporada. Sin mencionar que en su “búsqueda” carnal, tendrá que lidiar con su familia, y el no-novio religioso que pareciera estar más interesado en tener fotos de Jesús en paños menores, que fijar sus ojos en Tracey.

En el camino se encontrará con otros personajes, que ayudarán a condimentar mejor la serie. Por ejemplo, el otro romance “a la par” de Tracey será con Connor, un muchacho aparentemente de buen corazón y que ve en ella una musa de sus poesías. Connor es otro personaje satírico (y un poco dramático) reflejo de la realidad que ignora a jóvenes talentosos, y que muchos de ellos terminan siendo estigmatizados. Algo que habíamos visto en ‘Skins‘(disponible en Netflix), serie favorita de muchos, que retrataba a un grupo de cabros ignorados por sus padres y con serios problemas relacionados al alcohol, las drogas y la violencia.

En los tiempos en que el internet provee todo tipo de información relacionada al sexo, la mayoría resulta ser errónea, y más allá de las bromas, Tracey vendría siendo es el resultado de una cultura sobre-estimulada pero con poca educación. La obsesión de su familia por la religión la ha mantenido alejada del mundo real y ahora que decide liberar su sexualidad reprimida, no sabe como comportarse ni mucho menos como atraer a un hombre. Cosas que de seguro las chicas viven a los 15 años, pero que Tracey las está experimentando recién a los 24, teniendo como único referente a Beyoncé y a Jesucristo.

chewinggum3

Tracey la lleva todo el rato

Sin duda Michaela Coel (Tracey) es lo mejor de la serie. En su papel ha ganado un par de BAFTAs que le han otorgado buena reputación en el mundo televisivo. Además, la serie proviene de un monólogo original que la misma actriz realizó en 2014 llamado “Chewing Gum Dreams“, y que relataba de una forma más teatral las experiencias de Tracey.

En ‘Chewing Gum‘ su personaje tiene el carisma suficiente para sostener la serie, y personalmente digo que sus incómodas situaciones me sacaron varias carcajadas. Por decirlo de alguna forma, el personaje de Tracey es como si hubiéramos fusionado a “La Botota” con Beyoncé, y la pasáramos por un filtro de censura cristiano. Una mezcla muy extraña, pero que resulta mucho más atractiva desde el punto de vista del humor, mucho más que su serie compañera “Haters Back Off” que no tuvo muy buenos resultados.

chewinggum1

Lo genial es darte cuenta que estás viendo una serie media estúpida sin mucho argumento, y que aun así estás pasando un rato agradable. El ritmo, las tallas, y el montaje ayudan para que los veinte minutos pasen volando y quieras ver un capítulo más antes de dormir.

Original, irreverente, rápida, entretenida, ‘Chewing Gum‘ cuenta con seis episodios de 25 minutos cada uno para devorar en un par de días, y para pedir a gritos una segunda temporada. Ideal para esas noches donde no hay muchas energías para ver una serie “cabezona”, y recomendada para los viudos de ‘Orange is the New Black‘.

Puedes ver desde ya los 6 capítulos de la serie usando la app de Netflix en tu Smart TV LG.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad