Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Netflix Review: The Confession Tapes, buscando un culpable

theconfession_destacado
Agregar a favoritos

Si eres uno de los viudos de Making a Murderer, pero también te gustan las series como True Detective, entonces The Confession Tapes es la alternativa para detener el aburrimiento, e impresionarse con casos reales en que supuestos culpables de asesinatos fueron juzgados con pruebas falsas, coaccionadas, o simplemente confesiones involuntarias del delito.

¡Prendan su Smart TV LG que esto se viene bien bueno!.

Una serie que no deja indiferente a nadie

Cuando vemos los noticiarios mostrando alguna escena del crimen, la sensación de buscar un culpable es inmediata. Los medios, la gente, la policía, todos quieren saber quién fue y muchas veces la respuesta llega demasiado tarde. Todos somos jueces, todos queremos justicia… Y bajo esa primicia, es que The Confession Tapes (la nueva serie de Netflix que está en streaming desde septiembre pasado) hace eco de algunos casos que han sido manipulados por un círculo de personas que quieren cerrar un caso lo antes posible, sin medir las consecuencias humanas que hay detrás de ello.

El ritmo de esta serie consta de siete capítulos, cada uno con un caso diferente (a diferencia de los dos primeros que cuentan el archivo Burns y Rafay) grabado en cintas de interrogatorio, de prensa y escuchas telefónicas ocurridas posteriormente al crimen en que estas personas (aparentemente inocentes) se ven envueltas de la noche a la mañana. En teoría, utiliza la misma forma narrativa que Making a Murderer con el famoso caso de Steven Avery que conocimos el 2015, de la que –pasando el dato– ya está en marcha su segunda temporada.

La idea de esta serie-documental no es decir que la policía está equivocada, es simplemente mostrar las evidencias tal y como fueron presentadas, y también mostrar en línea cronológica los hechos que llevaron a un grupo de personas a caer en una vorágine de malas rachas.

Digo “no deja indiferente a nadie”, porque todos alguna vez hemos hecho ese juicio moral a través de la televisión, sin conocer específicamente las evidencias y las acusaciones que llevaron a un individuo a ser llamado sospechoso. En otras palabras, muchas veces todos somos cómplices del juicio ajeno, y nadie está del todo libre de caer en este juego.

theconfession2

Éxito arrasador, aunque silencioso…

Navegando por Internet me encontré con varias opiniones sobre la serie. Muchas de ellas no estaban muy convencidas con la idea de tener demasiados “finales tristes” en una sola temporada (sorry por el spoiler, pero ustedes entenderán que son historias de personas injustamente condenadas, así que…). Pero esa es la tónica de la serie, y la gracia es que son relatos crudos que pretenden honrar la memoria de aquellos quienes, en algún momento determinado, no tuvieron el derecho a defenderse, al menos limpiamente como la ley ordena…

Como sea, la gente está hablando en las redes sociales sobre The Confession Tapes, porque lo natural como espectador es que, más allá de los veredictos finales, uno siente compasión por el acusado, y bueno, la serie transmite ese halo de esperanza de que las cosas pudiesen tomar un rumbo diferente ahora que se ha hecho pública la información, aún cuando algunos acusados ya llevan más de 15 años tras las rejas y se han resignado a pagar por un crimen que nunca cometieron.

Otra cosa es que la producción ha hecho un trabajo increíble reuniendo datos que, probablemente, estaban bajo el polvo desde hace dos o tres décadas. También congrega a la mayoría de los implicados para hablar sobre el tema; familiares, amigos, vecinos, e incluso los mismos policías, abogados y jueces que participaron en la condena (muchos de ellos aún convencidos de que hicieron un trabajo impecable en su momento).

Hay capítulos como el tercero (Juicio por Fuego) en que uno llega a sentir rabia de la manipulación a la que una madre estuvo expuesta. Una mamá que acaba de perder a una hija en un terrible incendio, y que lo que menos necesita es sentir que el mundo la apunta con el dedo como principal sospechosa, sólo para que en diez horas de interrogatorio logre mencionar una frase (por cansancio, hambre, angustia, pena…) que finalmente la condena de por vida.

theconfession1

El juego de cámaras y las transiciones mostrando una réplica de la escena del crimen, hacen que los capítulos avancen de una forma fluida y penetrante. Hay montajes que recuerdan mucho a la inolvidable Dear Zachary, otro asesinato que en dos horas de documental, logran hacerlo sentir cercano a nuestra realidad. Casi como si nos estuvieran hablando de un amigo, o un hermano, pero ahí está la verdad, frente a nuestros ojos y más fría que nunca.

Eso por ahora. The Confession Tapes es una recopilación de historias que no tienen un final feliz, así que no esperen ver una enseñanza o un cuento de aprendizaje humano. Aquí lo importante es descubrir qué tan preparados estamos para aceptar que la ley puede ser tan o más peligrosa que el mismo criminal. Así, sin filtro.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad