Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Netflix Review: ‘The Defenders’, ¿estuvo a la altura?

LG
Agregar a favoritos

La serie MarvelNetflix que reúne finalmente a Luke Cage, Daredevil, Jessica Jones y Iron Fist, llega completita con ocho emocionantes capítulos. ¿Estuvo a la altura de las expectativas? Creemos que sí, y te contamos el por qué. ¡Prendan su Smart TV LG que esto se viene bueno!

Come as you are…

Mientras los superhéroes de clase ultra “Avengers” protegen el mundo dentro del MCU, Netflix se la jugó mostrando el lado más callejero de lo que conocemos como héroes de los suburbios. The Defenders llega después de dos años desde el arranque de Daredevil; el primero de cuatro héroes de New York City,  que nos vendió de inmediato la idea de crear un universo más humano, cercano, y por supuesto mucho más sobrio que el de Disney.

Uno de los enganches fue que en su promoción, The Defenders levantó la bandera de los marginados (y digámoslo así: muchas veces ignorados) superhéroes de “clase B”. Todo y más con el mítico Kurt Cobain sonando de fondo con su Come as you are, demostrando que en este grupo de ídolos no hay lugar para la desigualdad, y nos invita a este “baile de los que sobran”, “los que patean piedras”, y quienes en esta serie están hirviendo de heroísmo.

defenders4

Todos contra “La Mano”

La Mano es la asociación criminal que se ha encontrado cara a cara con dos de los cuatro Defenders (en sus respectivas series). En teoría, todo está estrechamente relacionado de principio a fin en su origen y desarrollo, cosas que obviamente terminan por reunirlos en una sola serie para hacer frente a las cuatro cabezas de esta organización que –entre otras cosas– planea poner de rodillas a quien se interponga en su camino, tenga poderes o no.

Luke Cage (Mike Colter) es el escudo antibalas que se coronó como el símbolo protector de Harlem, Jessica Jones (Krysten Ritter) representa el empoderamiento femenino con fuerza y carácter, Iron Fist (Finn Jones) es el valor y la conciencia del grupo y Daredevil (Charlie Cox) es la máscara del miedo que logró poner a raya a Kingpin. Entre tanto talento, tiene que formarse algo y The Defenders es la guinda de la torta para dos años de acción, puños y balas que coronan un grupo exquisito de personajes simples (comparados con los populares Avengers), pero de esos bacanes que dan gusto ver en una serie de televisión.

A pesar de los esfuerzos de “el diablo de Hell’s Kitchen” y el legendario Iron Fist, La Mano continúa extendiendo su poder sobre La Gran Manzana, y la responsabilidad recae directamente sobre quienes han luchado contra el crimen y el abuso en estos tres años en Nueva York. Perdón, no solo los cuatro, sino que también el resto de personajes secundarios de las cuatro series trasmitidas, algunos como: Karen Page (Deborah Ann Woll), Misty Knight (Simone Missick), Foggy (Elden Henson), Colleen Wing (Jessica Henwick) y Trish (Rachael Taylor) la amiga inseparable de Jessica. Todos en una sola serie que se hace “nada” por el ritmo imparable de entretención.

defenders1

La mitad de mis conocidos se tragó la serie en un par de días, y en parte debe ser que a diferencia de los títulos familiares de Disney, Netflix juega sus cartas con sabiduría al sacar provecho de esos personajes con sicología solitaria, y que la cooperación entre ellos depende mucho de –primero– saber reconocerse como iguales.

Es palpable esa estampa que los identificó a cada uno como un superhéroe de calle, todos acaban de madurar y saben de sus capacidades como héroes inesperados, pero que al mismo tiempo jamás planearían usar capas o llamar la atención de la gente. Son héroes de los suburbios, de los callejones y los tejados, que estarían mucho más cerca de otros perfiles como Doctor Strange o el mismo Spider-Man, quienes hacen su labor en Manhattan, pero que con nuestros Defenders (al igual que en la obra original del cómic) conservan el espíritu de protección que los hace diferentes al resto. Cada uno con sus reglas, a su ritmo, a su conciencia.

Más pros que contras

Uno quisiera que la serie aprovechara aun más las habilidades de los superhéroes a un nivel alucinante, y aunque muchos de los capítulos dan para cuestiones que rozan lo inexplicable, los defensores quedan un poco disminuidos ante tanto poder antagónico.

Lo bueno es que los villanos tuvieron un upgrade desde las otras temporadas; Madame Gao (Wai Ching Ho) muestra sus verdaderos poderes que a estas alturas jamás esperaríamos ver en una dama de 70 años (¡que locura esa!). Elektra Natchios (Élodie Yung), explota en fiereza, la misma que estuvo un poco ausente en la segunda temporada de Daredevil. Y la gran villana de The Defenders, Sigourney Weaver como Alexandra, es un derroche de talento del cual deberíamos sentirnos agradecidos de poder ver en esta vida.

Se nota que no es una serie hecha a tontas y a locas. Aprendió de ciertos errores del pasado para formular una historia vertiginosa y con harto respeto por la editorial Marvel, pues todo converge y se mueve entre easter eggs, colores (rojo para Murdock, azul para Jones, verde para Rand y amarillo para Cage), y cuadros que parecieran haber sido sacados de una viñeta de los superhéroes.

Las cosas que no nos dejaron satisfechos en Iron Fist (la más débil de las cuatro series a mi parecer), ahora son corregidas y mejoradas. Por ejemplo: el arte de batalla está mucho más elaborado, más cerca de lo es el universo de Daredevil, y la excesiva seriedad de Luke Cage se condensa con el humor negro de Jessica Jones. En otras palabras, al fin tenemos un equilibrio entre los personajes donde no sobra nada, ni nadie.

defenders

No sé si sea una serie para todo el mundo, pero se nota que The Defenders pretende llegar a un público mucho más grande que el de los fanáticos. Y hay un detalle muy interesante; es tal vez la serie que hemos esperado durante tantos años, pero que nunca vimos nacer en la televisión. Corta.

Eso por ahora. ¿Ya la vieron? ¿Planean verla?

Déjanos un comentario aquí abajo, que los Defenders ¡están que arden!

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad