Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Netflix Review: “The Discovery”

thediscovery_destacado
Agregar a favoritos

Sinopsis: En un futuro no muy lejano, un estudio científico demuestra que existe la vida después de la muerte. Tras esta revelación, millones de personas alrededor del mundo se suicidan para “traspasar” su existencia a otra realidad. Al mismo tiempo, dos almas se enamoran y ven que su trágico pasado podría tener algún tipo de significado en esta vida y en otras.

Pareciera ser que nuestros amigos de Netflix están cada vez más interesados en propuestas relacionadas a la muerte y, más aún, a la tragedia que envuelve al suicidio. Suena fuerte decirlo, lo sé, pero es una primicia que nunca deja de llamar la atención considerando que la tasa de suicidios aumenta brutalmente década tras década, casi como un síntoma enfermizo de nuestra sociedad.

Vimos 13 Reasons Why y quedamos perplejos con la historia descarnada de Hannah Baker; nada más real que el testimonio ficticio de una adolescente presa del bullying escolar. Ahora con The Discovery, nos sumergiremos en una película de ciencia ficción (original del streaming) que pone en la mesa esa inevitable interrogante de hasta dónde seríamos capaces de llegar si nos confirmaran que la muerte no es el final del camino. Por decirlo de alguna forma, es solo una especie de comodín en este plano existencial.

¿Interesante no? Enciendan ahora su Smart TV LG y busquen The Discovery en Netflix, película nueva que viene a darnos cátedra sobre la vida, la muerte y las segundas oportunidades.

thediscovery_3 

Desafiando las leyes naturales

The Discovery (o El Descubrimiento ¡dah!) es la segunda película del director Charlie McDowell, quien ya nos sorprendió el 2014 con The One I Love. Con esta nueva película de ciencia ficción, arranca una de las mejores premisas (a mi parecer) de lo que vendría siendo este 2017: el misterio más grande de todos y en el que muchas religiones basan su más arraigada creencia, el más allá.

Justin Leader a cargo del guión, nos lleva de la mano con la historia de dos personajes, Will (Jason Segel, How I Meet Your Mother) e Isla (Rooney Mara, Lion), quienes se conocen en circunstancias similares, intentando buscar respuestas que den sentido a muchas de las cosas que han vivido últimamente.

En su camino, van conociendo detalles de los experimentos que Thomas Harbor (Robert Redford) ha realizado secretamente en una isla, utilizando su propio cuerpo a modo de conejillo de indias para revelar los secretos que aún quedan por descubrir respecto a la muerte.

thediscovery_2

Lo bueno y bonito

Dejando de lado cualquier opinión ética de lo que significa experimentar con la muerte, es interesante que una película se atreva a jugar con la idea de que un descubrimiento científico pueda provocar una ola de suicidios alrededor del globo, mal entendiendo el propósito de esta no-existencia.

Es un poco difícil de explicar, porque hasta cierto punto la película se explica por sí sola de una manera muy cabezona, pero creo que la gran gracia de esta obra es que uno cuestione ciertos elementos en la vida y forme una balanza mental de lo que vale la pena cambiar y lo que no.

Por ejemplo, para algunos la decisión de acabar con su vida puede significar un paso para reencontrarse con los que ya partieron, pero para otros puede ser una manera de terminar con todo el sufrimiento personal. Diferentes variables dentro de un mismo espectro. La película se encarga de proponer un punto en que la ciencia y el amor se unen en una sola realidad.

De hecho pensándolo bien, se podrían hacer tesis y estudios importantes sobre este planteamiento, llegando al límite de lo escalofriante versus lo interesante. Pero bueno, para nosotros que nos gusta ver el cine de otra forma, la gracia está en que cada uno se forme una propia idea del significado de la vida, y The Discovery es quizás la pieza del puzzle que faltaba por descubrir. Algo muy similar a Interestellar, que nos dejó marcando ocupados cuando fuimos capaces de relacionar la ficción de la pantalla con nuestra propia realidad (esa es la magia del cine).

Otra cosa es que The Discovery tiene mucho de películazas como Línea Mortal (1990) y Proyecto Brainstorm (1983), ambas relacionadas a la vida post-mortem y a la tecnología involucrada a los pensamientos, respectivamente. Pero esta película de Netflix se aleja del típico thriller del nuevo milenio (sin desmerecer sus antecesoras) y va por una senda mucho más independiente, de esas que no requieren grandes esfuerzos y efectos especiales para hacernos sentir que hay una buena propuesta en escena. Dicho de otra manera, hay cojones, y se nota.

thediscovery_1

Lo derechamente malo

Lo malo es que los personajes no logran llegar a un verdadero clímax emocional. Cosa bien rara, porque uno espera que en algún momento toda esta idea llegue a un punto culmine emocionalmente hablando. Pero la verdad es que no logra tocar la suficiente fibra, al menos no tanto como uno se imagina al principio cuando la película prometía todo.

Se nota altiro que Charlie McDowell es de esos directores que pueden logran fabricar grandes historias modernas basadas en la psiquis humana, algo así como M. Night Shyamalan, que cada vez que saca una película deja una estela de detractores y fanáticos al mismo tiempo, porque mucha veces sus ideas son incomprendidas o mal ejecutadas.

Lo que sin duda desecharía es la fotografía y la banda sonora. La primera es porque, en términos simples, se va al chancho con tonos grises. Está bien, es una isla con paisaje nublado, pero la ausencia de otras temperaturas visuales provocan que uno como espectador tenga que pausar la película cada cinco minutos porque se hace muy desabrido todo.

Y la banda sonora es quizás lo menos recordable de todo. Mal, porque para una historia de vida, amor y muerte la música debería ser una protagonista por sí sola, y no solamente un eco en off que aparece de vez en cuando para recordarnos que no estamos frente a un libro.

Hay que verla igual

Más allá de todo, insisto en que The Discovery es una película interesante porque toca temas que no acostumbramos a hablar en la mesa. El suicidio es un tema sensible, y se habla desde los zapatos de quienes se sienten responsables por haber abierto una caja de Pandora hacia el mundo; esa verdad de hacia dónde van nuestras almas cuando el corazón deja de latir.

Pueden encontrar desde ya esta película en nuestro querido Netflix, y formar sus propias impresiones. Total, en gustos no hay nada dicho, y sobre lo que pasa después de la muerte tampoco.

¿Viste The Discovery? ¿La recomendarías?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad