Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Netflix Review: “The Get Down, temporada 2”

thegetdown_destacado
Agregar a favoritos

Sinopsis: 1978, un año después de los acontecimientos de la primera temporada y con el grupo de jóvenes promesas de la música que continúan su camino hacia el éxito, pero por diferentes caminos. Todo y más en el mismo Bronx de New York, ardiendo en cultura pop a puertas de los años 80s.

Ha pasado menos de un año desde que se estrenó la primera parte de esta serie musical. The Get Down, producto original de Netflix y encabezada por el gran Baz Luhrmann (Mouling Rouge!), trajo consigo una mezcla pocas veces vista en la televisión; drama, violencia, disco y hip-hop.

Así que es momento de prender el Smart TV LG y disfrutar del regreso de los Get Down Brothers, porque esto si se viene bien bueno. Vamos a corear el:  You can’t stop us, we’re the Get Down Brothers!.

El Bronx comienza a volar…

Si la primera temporada se dedicó a presentar un abanico de personalidades y el contexto bastante caótico en el que se encontraba New York a mediados de los años 70s, esta temporada arranca dejando bien claro en que está cada personaje luego del exitoso fin de la primera parte; Mylene (con disco en mano) empieza a tener una fama inesperada producto de su primer sencillo. Y como era de esperar, su círculo cercano será el primero que buscará provecho de esta oportunidad; la iglesia liderada por su padre (Giancarlo Esposito) ve en ella un milagro de Dios, y también la gallina de los huevos de oro que podría financiar su religión. Los productores discográficos por su parte buscarán exprimir a toda costa su potencial como diva y sex symbol, cosa que por supuesto no agradará a su familia que pretende mantenerla siempre en una especie de “burbuja religiosa”, y evitar que caiga en ese estilo “bohemio” de los ídolos pop que ya todos conocemos.

Como ustedes se imaginan, en esta temporada se puede ver a una Mylene (Herizen Guardiola) más cansada de su entorno, y mucho más empoderada de su imagen como artista. El single que la hizo famosa, Set me free, terminó siendo una predicción de lo que hoy estamos viendo, ella ya está casi fuera de la jaula que la mantuvo encerrada, pero aún necesita un poco más de fuerza para liberar todo lo que hoy la mantiene anclada al temor. Quizás el miedo de ver caer a su familia, o de perder a quienes más ama por cinco minutos de fama, han hecho que hasta cierto punto contenga sus emociones, y siga las órdenes de su papá y del resto del staff.

Zeke (Justice Smith), la otra cara de la historia, hace malabares para sostener dos futuros imposibles de rechazar. Por un lado, está la pasantía que lo podría llevar a estudiar en Yale y que significaría una oportunidad única de salir de la marginalidad del Bronx. Y por otro lado, la música; The Get Down Brothers crecen a pasos agigantados en los suburbios, las mismas calles que los vieron nacer ahora los celebran como dioses y los consumen como una droga más.

El grupo de amigos se mueven como si el escenario les perteneciera y es porque la técnica ya la aprendieron con sangre, sudor y lágrimas en la primera temporada. Ahora es momento de mantenerse unidos y no bajar los brazos, porque al fin la gente (su gente) está reconociendo su talento.

thegetdown1

Los reyes no corren, caminan

Se nota que hubo un aprendizaje entre la primera temporada y esta; los diálogos son mucho más ligeros y concretos que los que vimos el año pasado. También hay un ritmo mucho más vertiginoso y entretenido ligado a la música (que a mi parecer era lo que no terminaba de cuajar en los primeros seis episodios). De hecho, los temas son mucho más pegajozos y se nota que el “mundo” ha cambiado en torno a los protagonistas. La cultura popular al fin estalla inmortalizando a Zeke y Mylene en lo que se podría llamar “el momento de sus vidas”. Juntos o no, es algo que dirá el tiempo y el resto de las temporadas que quedan antes del final.

A raíz de estos cambios es que los villanos (los verdaderos malos) empiezan a salir desde las sombras para cortar un pedazo de la torta. Los gángsteres y aquellos que viven del negocio sucio, buscarán la forma de entrometerse en las decisiones de Mylene, y también en la vida de los integrantes de los Get Down. Lo bueno, es que también se suman buenos personajes como Shane (Jeremie Harris) y Claudia (Julia Garner), quienes son el aliado que Mylene y Zeke podrían necesitar en este mundo de luces y cuervos.

Tampoco es momento de huir, el amor permite que ellos (todos) sean capaces de sobrevivir a los malos momentos, juntos y con los valores por delante de cualquier otra cosa. Por ejemplo, Mylene es la que carga con casi toda la responsabilidad en esta temporada, incluso me atrevería a decir que a su personaje le dieron un giro de 180 grados para ser el alma y dulzura de la serie, lejos de lo que Zeke y sus amigos puedan representar, ella es sin duda el mejor espectáculo que hay ahora en The Get Down.

thegetdown_3

Otra cosa genial es que en esta temporada se utiliza el recurso de la animación. Caricaturas de la onda de los años setenta se hacen presente entre los capítulos para recargar la nostalgia y la entretención de lo que se está contando (cosa bien chora si pensamos que hacer una serie/película musical no es para nada fácil por estos tiempos, en que con suerte existe La La Land y Crazy Ex-Girlfriend).

The Get Down no es solo una serie de música y ritmo, es también un registro ficticio de violencia, drogas, racismo, clacismo y corrupción. Y lo que más adoro de este tipo de series no es la victimización de los protagonistas sino, por el contrario, ver cómo a Zeke y compañía no les asusta enfrentar esta vida, si eso significa dejar un modelo estandarizado para cumplir sus sueños.

En definitiva, la temporada 2 es el punto de inflexión para todos. De aquí no todos van a salir ilesos, y lo más probable es que al inicio de la tercera temporada ninguno de los protagonistas sea el mismo de antes, porque una vez convertidos en reyes, el desafío es saber gobernar antes de que llegue otro a quitarles el trono.

thegetdown_2

Las rimas de Zeke, los temas de Shao, la inteligencia de Ra, los graffitis de Dizzee y el alma de Boo-Boo se hacen uno solo en el escenario, un monstruo imparable que se ríe del destino y de lo que el mundo cree que ellos son. Son los reyes de su propio universo, y están ahí con sus chaquetas rojas para irradiar energía, para demostrar que esas estrellas que vibran y estallan, muchas veces nacen desde lo más profundo de la ciudad.

The Get Down temporada 2 ya está disponible en Netflix.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad