Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

[Netflix Review] Godless y la nueva forma de hacer western

godless_destacado
Agregar a favoritos

En LG TV tenemos una debilidad por las series de época. Un plus a ello es que sean western, y hoy por hoy tenemos una serie llamada Godless, estrenada a finales de noviembre por la señal de Netflix, y que pasó casi desapercibida por los televidentes entre la taquilla de Dark y Black Mirror.

¿Qué tal la nueva serie de vaqueros? ¡Aquí, en el portal más rápido del oeste, te lo contamos!

Sinopsis: Estos siete episodios se centran en el Nuevo Mexico de 1880. Diferentes escenarios, diferentes personajes y diferentes historias en medio de ninguna parte, todos protegidos por la ley de la pistola más rápida.

Un equipo que vale oro

El creador de Godless, Scott Frank (Caminando entre las tumbas), tiene experiencia manejando el género del western, ¿y saben qué? Lo hace muy bien. Prueba de eso es el indiscutible éxito que tuvo escribiendo el guión de Logan el año pasado, y desde hace rato que Netflix le venía siguiendo la pista para crear una serie original y puntualmente de vaqueros, polvo, sangre y caballos.

En el elenco está el gran Jeff Daniels (Dumb and Dumber) como el villano Frank Griffin; un hombre tildado de “el pastor”, quien viaja con treinta bandoleros a caballo en busca de un pupilo que lo traicionó. Jack O`Connell (Skins), interpreta al héroe en cuestión, tal como un Clint Eastwood de los años 60’s, y con un desplante de personaje increíble. Michelle Dockery (Downton Abbey) tiene el papel de Alice Fletcher. El siempre cara de niño Thomas Brodie-Sangster (Maze Runne) y Merrit Wever (The Walking Dead), por último, en unos de los mejores papeles de su carrera.

Todos ellos conjugan una historia sabrosa de héroes, villanos, tragedias, pasiones, y también de redenciones, obvio (como buena historia del viejo oeste). Así mismo, la gracia de esta serie es admirar la increíble producción que envuelve a los actores; la ambientación grabada en Santa Fe (lugar legendario para situar historias western) le da un toque mucho más cinematográfico y creíble al asunto. Por momentos pareciera que Godless se estaba acercando demasiado a las viejas películas que uno veía en la biblioteca cinéfila de los abuelos (o papás en mi caso), donde más que ficción, se hablaba también de la historia real norteamericana.

godless1

En los dos primeros capítulos los fanáticos del género podrán descubrir guiños y estilos reconocibles de grandes películas como Raíces Profundas (1953), El Jinete Pálido (1985) o más actual… la inolvidable Unforgiven (1992). Godless, además de tener un especial homenaje a esas obras, se encarga de poner el toque de contingencia a personajes como la señorita Mary Agnes (Wever), quien se enamora perdidamente de una profesora del pueblo tras perder a su esposo.

Por alguna razón heredada de nuestra experiencia cinematográfica, es que sabemos que toda la historia va a terminar en un enfrentamiento brutal entre las dos fuerzas opuestas de la serie. Algo que da pie para alimentar la relación entre todos los protagonistas (principales y secundarios) en pos de la sobrevivencia. Después de todo, ¿qué es un western sin un duelo del bueno contra el malo?

No es la serie feminista que prometieron, pero salva

La Belle, el pueblo donde se sitúa toda la trama, es un lugar desamparado por Dios (de ahí el nombre de la serie). Un accidente en la mina mató a todos los hombres del pueblo, y sus mujeres han tenido que sobrevivir desde entonces a punta de balas y cojones. Aunque el negocio más lucrativo de La Belle es un Burdel, las mujeres se ven obligadas a vender la mina al mejor postor por necesidades económicas que puedan mantener al pueblo en pie.

En los primeros anuncios de Godless, podíamos ver que la serie se iba a centrar netamente en un pueblo de mujeres, lo cual (debo reconocer) fue el primer atractivo que tuve como fanático para ver la serie, por el hecho de que el feminismo está más fuerte que nunca, y porque adoro las tramas de mujeres con pistolas.

La cosa es que después de ver unos cuantos capítulos, llegué a la conclusión de que la serie iba por otro camino, un poco más amplio de personajes, quitando protagonismo al “pueblo de mujeres” (que insisto; es lo mejor de la serie) y dándoselo a personajes que –quizás– no deberían tener tanta importancia.

Las viudas del pueblo (prácticamente todas las mujeres), el sheriff que se está quedando ciego con el paso de los meses, y los afroamericanos que viven en las afueras de La Belle, son los verdaderos protagonistas de esta historia. En una de esas, la gracia hubiera estado en ir de lleno con una protagonista principal mujer, y dejar a Jack O’ Connell como uno secundario, ¿no?

godless2

De todas formas, la serie está increíblemente bien construida bajo lo que entendemos por un buen western; de esos que tienen personajes misteriosos que son imposibles de descifrar a la primera, pero que después de un duelo a la antigua usanza pueden convertirse en verdaderas leyendas del oeste.

El único problema de esta serie es que una trama tan sencilla, podría haberse acotado a capítulos con menos minutos de duración. Una hora y diez me parece un exceso de información, y lo más probable es que la mayoría de los espectadores terminen viendo esta serie con comerciales para ir al baño o a visitar el refrigerador. A pesar de tener solo siete capítulos, Godless se siente como si tuviera quince.

Por ahora, la recomendación de la semana queda hecha, queridos amigos. Godless es una serie que hay que ver sí o sí.

Si no eres de los que gozan con el western, probablemente a tu viej@ le va a encantar esta historia; una porque es clásica y moderna a la vez, y otra porque está bien hecha como las películas antiguas.

Godless está disponible en Netflix y lista para ser vista en tu Smart TV LG.

Si no tienes Netflix, activa tu mes gratis de prueba aquí www.netflix.com/LG o desde tu Smart TV LG.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad