Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

[Netflix Review] Jim y Andy, Jim Carrey al desnudo

jimandydestacado
Agregar a favoritos

Estamos claros que Jim Carrey siempre ha sido una figura atractiva por donde se le mire. A lo largo de los años lo hemos visto en películas memorables como Mentiroso, Mentiroso, Ace Ventura, La Máscara, The Truman Show, Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos, y otras más que nos han dado  –entre otras cosas– una forma loca de ver cine. Fuera de todo molde.

Hoy llega a Netflix Jim y Andy: The Grat Beyond, un documental que observa de forma íntima la participación de Jim Carrey en la película Man on the Moon (1999), cuando encarnó al comediante Andy Kaufman. ¿Qué hay de especial en esta película por sobre las otras?, ¡lo analizamos a continuación!

Andy Kaufman, un grande

El humor es irracional. Simplemente porque es un instinto arraigado a la naturaleza humana, y Andy Kaufman fue uno de los que supo entender, aprovechar y proyectar eso a fines de los años setenta con una comedia que distaba mucho de simplemente de contar chistes. Kaufman elaboraba extrañas bromas arriba y abajo del escenario con el fin de engañar y sorprender a la audiencia. Creaba personajes a los cuales personificaba por días enteros, era escandaloso y a veces un poco agresivo, y pareciera ser que en todas las entrevistas que dio en vida, nunca habló en serio.

Murió de un cáncer pulmonar agresivo a los 35 años, en 1984, lo que lo mantuvo los últimos meses de vida desaparecido de las cámaras y los escenarios, aunque hay muchos quienes por esos años pensaron que la noticia de su muerte era “una más” de sus elaboradas bromas.

Y es que el humor de Kaufman escapó de toda lógica, aún cuando muchos no fueron capaces de entenderlo, hay que reconocer que el tipo fue único, inspirador e influyente para la época.

Como bien dije en un principio…”El humor es irracional“.

El método Jim Carrey en 100 horas de material audiovisual

Probablemente cuando Milos Forman empezó a liderar el proyecto Man on the Moon, nunca imaginó que se encontraría con un Jim Carrey tan comprometido con el papel, actuando sin parar, frente y detrás de cámara como Andy Kaufman y sus personajes.

Para la película, Carrey decidió que era necesario llevar su actuación al extremo, y le pidió a un equipo de camarógrafos que registrara su transformación, incluso cuando no estuviera rodando, para así dejar un registro creativo de lo que fue Man on the Moon, desde adentro hacia afuera de la obra.

jimandy1

Así es como en Jim y Andy se puede ver gran parte del rodaje de la película, donde Jim Carrey se empeña en convertirse al 100% en Andy. Se mete en su cabeza, en la forma de relacionarse con el resto, en la manera de querer siempre llamar la atención y por su puesto, también en sus problemas personales. Ahí es donde ocurre la magia dentro del documental, porque el universo que lo rodea comienza a reconocerlo como el humorista que está encarnando, e incluso la misma familia lo adopta como una terapia de duelo a varios años de su deceso. Lo visitan, lo abrazan, pelean, lloran, se ríen, lo llaman “Andy”, cuando en el fondo todos –aquí fuera de la pantalla– sabemos que Jim Carrey es quien está detrás del personaje (¿o será que en realidad Jim es la máscara y siempre hemos estado equivocados?).

Hay un paralelismo fascinante entre los dos actores, y da para pensar que difícilmente otro actor podría haber sido capaz de interpretar tan a fondo a Kaufman. Carrey es Andy, y Kaufman es Jim las veinticuatro horas del día. Así de simple.

“Hay un Hyde en mi interior que sale cuando la gente me mira. Cuando hay miles de personas mirándome y me dan un micrófono, Jim desaparece y sale Hyde. Es un Hyde adorable que quiere entretener y divertir a la gente, pero aun así es un Hyde y a veces siento que he perdido el control… para dárselo a él”.

Jim Carrey.

jimandandy3

Jim y Andy fue presentada en diversos festivales antes de aterrizar a Netflix, donde fue aplaudido a rabiar por la crítica al desnudar ese lado B que nunca conocimos de Jim Carrey.

Las imágenes de archivo que estuvieron guardadas por casi 20 años, y una entrevista cara a cara con el actor, revelan también que el protagonista de La Máscara esconde una personalidad increíblemente parecida a la de Kaufman; una donde canaliza sus temores en los personajes, y donde el humor es una especie de terapia para sentirse aceptado por la sociedad.

Da la sensación de que esa genialidad tras el actor está al límite de la locura o -viéndolo de otra forma- quizás está mucho más cerca de la cordura (considerando la velocidad a la que corre su mente).

Recomiendo que antes de ver el documental se hagan un favor y vean Man on the Moon, de Milos Forman. Más que por una cosa obvia, es para primero entender la figura de Andy Kaufman, especialmente para aquellos que no lo conocían, y segundo, para animarse a saber más de los resultados del “método Jim”.

El viaje espiritual de Jim Carrey -y la película que lo llevó a volar más alto que nadie- está dentro de este documental, que podría explicar el porqué de esa deriva mental en la que el actor se ha movido en los últimos diez años.

Confesiones personales, recuerdos y planteamientos por parte de uno de los actores más fascinantes que ha pisado este planeta. Todo y más en Jim y Andy, disponible para ustedes en Netflix y que pueden ver ahora por su Smart TV LG.

Obtén tu mes gratis de Netflix al crear una cuenta nueva ingresando desde tu Smart TV LG, o bien, desde www.netflix.com/LG

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad