Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Netflix Review: Narcos temporada 3, cuatro reyes y un funeral

narcos_destacado
Agregar a favoritos

Sinopsis: La tercera temporada de Narcos, nos sitúa exactamente luego de la caída de Pablo Escobar, y continúa ahora con la persecución de la organización de narcotraficantes más rica del mundo: el cartel de Cali.

Dirigida nuevamente por José Padhila (Tropa de Elite) y protagonizada por Pedro Pascal (Kingsman: Círculo Dorado), como el agente de la DEA Javier Peña, la historia continúa mostrando los secretos, estrategias y redadas que nutren una de las series más apasionantes de Netflix.

El giro de esta nueva temporada

Siempre he pensando que no debe ser fácil relatar una historia exacta sobre hechos reales, menos cuando se trata de hechos policiales y narcotráfico, simplemente porque no basta con dibujar o explicar el funcionamiento del negocio más poderoso creado por el hombre con “peras y manzanas”. Además, ustedes entenderán que hay demasiadas conversaciones a puertas cerradas que, probablemente, jamás verán la luz.

La droga en cuestión, ha construido y destruido economías mundiales a su antojo (como bien lo dicen en la serie Ozarkde Netflix). Y en definitiva, la droga es parte de nuestra realidad como civilización, casi como un retrato claroscuro del siglo XX en adelante. Por lo mismo, es también parte de nuestra cultura cinematográfica, televisiva y cultural.

Ahí es donde Narcos derrocha talento, mostrando una historia ficticia, aunque hilada al detalle sobre los hechos reales que todos conocemos sobre el narcotráfico colombiano, que puso de rodillas al mundo entero en décadas pasadas. Es el talento que al comienzo tuvo al brasileño Wagner Moura, como el mítico Pablo Escobar, y con quien inevitablemente terminamos sintiendo una especie de “empatía humana”. Puntualmente porque el actor se atrevió a encarnar al “patrón” con todas las barreras del lenguaje brasilero-combiano, y porque claro, Pablo Escobar siempre ha sido una figura narcisista interesante de analizar ¿no?.

Y resulta raro (por decir lo menos) que un grupo de criminales que pusieron en jaque a la sociedad colombiana, ahora sean una especie de íconos populares en el mundo pop. Pero aquí estamos, y pese a todo pronóstico, Narcos temporada 3 se vuelve tan apasionante como la primera y segunda temporada. Aún sin Pablo, pero con cuatro personajes que tomaron su castillo y lo transformaron en un reino entero; mucho más profesional (desde el punto de vista económico), y menos llamativo a los ojos de la sociedad.

narcos1

Los cuatro “caballeros” de Cali

No voy a entrar en detalles de cómo evoluciona la trama, o sobre “a quien atrapan primero que al otro”, ni nada de eso. Creo que es mejor contarles, por ejemplo, que los protagonistas de esta nueva temporada están mucho más cerca de lo que conocemos como un thriller policial, que la retro-inspección que vimos con don Pablo Escobar en las temporadas anteriores.

La fluidez en el relato se hace aquí mucho más entretenida, porque uno como espectador va viendo todos los movimientos del cartel de Cali desde Colombia a Nueva York (incluso por ahí mencionan a Chile, de una manera muy chistosa). También las garras del narcotráfico se expanden a lugares y rincones que uno jamás hubiera pensado que podrían llegar. Pero así es la cosa pues y Narcos‘te lo muestra.

Los cuatro “nuevos patrones” que lideran el cartel, están súper bien perfilados e increíblemente parecidos a los de la vida real, más si comenzamos a analizar la nueva intro dedicada al cartel de Cali. Y aunque hay hechos que difícilmente podríamos saber con certeza que ocurrieron, es indispensable reconocer esa cuota de acción que hace a Narcos tan entretenida, y que aquí se duplica.

Gilberto Rodríguez (Damián Alcázar), es el líder de la banda y el principal estratega del cartel de Cali. Su hermano Miguel (Francisco Denis), es su brazo derecho y principal responsable del asenso de la organización, tras la muerte de Pablo Escobar. Pacho Herrera (Alberto Ammann), es el sicario que dirige la conexiones mexicanas y la distribución al extranjero, es también el personaje a quien mejor conoceremos en su vida personal y amorosa. Y finalmente, Chepe Santacruz Londono (Pepe Rapazote), dirige las operaciones en Nueva York, fuente principal de ingresos de la droga colombiana.

Para algunos, los “cuatro caballeros” son unos buitres que se aprovecharon de la caída de un titán del narcotráfico, y para otros, serán simplemente unos jefazos que aprovecharon el camino libre y tomaron lo que siempre desearon con ambición. Es cosa de perspectivas, de la misma forma como EEUU se hizo cargo del asunto cuando la policía de Colombia estaba siendo extorsionada o simplemente comprada por el cartel.

Cabe mencionar que si bien no tenemos a “Pablito”, el lenguaje que lo hacía tan especial sigue presente en todas las conversaciones de los diez capítulos que componen la tercera temporada. El único inconveniente que siento, es que un par de interpretaciones (Francisco Denis y otros actores secundarios) caen en la sobre actuación melodramática de telenovela. Sin embargo, eso se pasa rapidito, y se compensa con el resto de los actores que son capaces de sostener la trama por sí solos.

narcos3

Méritos especiales de la temporada van para Pedro Pascal, quien ya se consagró como un actorazo de factura internacional (hace poco lo vimos también en Kingsman: Círculo Dorado), y también a Matías Varela, en el rol de Jorge Salcedo, el antihéroe inesperado de la tercera temporada.

Eso por ahora. Si no han visto la nueva temporada ¡es momento de que lo hagan en su Smart TV LG! Si las primeras dos patitas trataban de indagar en la particular manera de operar de Pablo Escobar, aquí se van a sorprender con el giro de la serie a algo mucho más sofisticado y logístico, con esa interminable lucha entre los narcos y la policía.

¿Ya la vieron?, ¿les gustó?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad