Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Netflix Review: ‘Okja’

okja_destacado
Agregar a favoritos

Sinopsis: Mija (Seo-Hyun Ahn) es una pequeña que convive con una criatura amable llamada Okja en los montes cercanos a Seúl. Ellas son amigas, y pasan sus días en las montañas cuidando la una de la otra, acompañadas de su abuelo y un par de gallinas. Cuando la empresa multinacional quiere recuperar al animal, Mija arriesgará su vida para evitar ser separada de su compañera, y al mismo tiempo conocerá la crueldad de las empresas que proveen carne animal.

El pasado 28 de junio se estrenó por nuestra señal favorita Netflix, ‘Okja’, del director Bon Joon-Ho (‘The Host‘) y encabezada por un elenco de grandes actores como Tilda Swinton (‘Doctor Strange‘), Jake Gyllenhall (‘Nightcrawler‘), Paul Dano (‘Pequeña Miss Sunshine‘), Kelly Macdonald (‘Anna Karenina‘) y Steven Yeun (‘The Walking Dead‘), entre otros.

okja4

Una verdad dolorosa

Dicen que lo opuesto al amor no es el odio, sino que la indiferencia o la ausencia de sentimientos en el alma de un ser humano. En ‘Okja‘, esta nueva y hermosa película original de Netflix, se puede ver el contraste en estas dos emociones de la forma más visceral posible; una niña y un animal (creado desde el laboratorio) mantienen un lazo de amistad inquebrantable, algo quizás que muchos de nosotros tenemos con nuestras mascotas pero que en ‘Okja‘ se presenta como un cuento de enseñanzas y sabiduría por nuestros “hermanos menores”.

Por otro lado está la empresa multimillonaria liderada por Nancy Mirando (Swinton). Compañía que busca conseguir la carne más deliciosa jamás inventada a partir de estas criaturas con características de cerdo e hipopótamo, que posteriormente serían faenadas. Para los inversionistas, Okja (uno de los veintisiete cerdos alrededor del mundo criados por granjeros) no es una mascota, sino un producto de su propiedad con el que pueden hacer o deshacer si así lo requieren. Todo se vende, y nada se desperdicia, incluso el amor.

okja3

Nancy Mirando es la estrella en el mundo de las carnes, y entre fanfarrias viene anunciando el proyecto de “súper cerdos”  hace diez años (ups, cualquier alcance de nombres es pura coincidencia), sin pensar que una niña al otro lado del mundo podría estar formando un lazo con el animal, y que de verse amenazada esta relación, podría emprender una lucha incansable con el fin de liberar a su amiga.

Lo genial de este contraste del que les hablo, es que no está para nada ajeno a nuestra realidad; si bien no tenemos un ‘Okja‘ en este planeta (aun), es cosa de hacer memoria y recordar que la carnicería elimina a millones de vidas en cuestión de minutos a diario para crear hamburguesas, chorizos, vienesas y cecinas varias. Y una película como esta viene con un propósito claro hasta nuestros televisores: contarnos un hermoso cuento de amistad, y a la vez golpearnos duro donde más nos duele; en esa verdad dolorosa de la cual todos somos parte y que –tal vez– nos interesaría cambiar.

Respecto a lo técnico, ‘Okja’ es una cajita de sorpresas llena de momentos exquisitos en que uno se enmudece de tanta entretención. No hay minuto en que uno quiera ir al baño, porque la película da para maravillarse en todo aspecto desde la iluminación hasta el juego de colores, y desde el perfil de los personajes hasta los escenarios. Todo es maravilloso y es fácil pasar de una emoción a otra sin momentos forzosos.

okja2

Un detalle, es que en la película existe un grupo de animalistas-terroristas (como ellos se definen) quienes ponen la cuota de humor al asunto. Ellos son los “buenos” que intentan ayudar en el rescate de Okja, pero que no dejan de caer en una sátira de los vegetarianos del nuevo siglo, que muchas veces prefieren no respirar para no ocupar una molécula de oxígeno. Cosas varias que nos llevan a conocer a estos (y otros) personajes más, que dan ganas de conocer más a fondo, porque son papeles brillantes por sí solos, cada uno con una humanidad distinta a la otra.

Jake Gyllenhall (como el excéntrico veterinario Johnny Wicox), tiene la labor de incomodar nuestra paciencia con un papel odioso, pero bien ejecutado. Es quizás el personaje que representa nuestro “lado B” en los momentos en que le damos la espalda a la madre naturaleza. Porque un veterinario tiene la labor de cuidar de los animales, pero para el doctor Wicox es más importante su carrera televisiva, que velar por la salud de sus pacientes.

okja1

‘Okja’ es de esas películas que te matan

Dejando de lado la absurda polémica que cayó sobre Bong Joon-Ho este mes sobre “no estrenar” una de sus películas en el cine. El director debe ser uno de los grandes de nuestra era, y digo esto porque en mi opinión sabe exactamente cómo mezclar ese soberbio talento coreano que tiene, con una estética detallista alucinante en cada fotograma de sus películas. Además, no me cabe duda de que ‘Okja‘ es uno de los mejores títulos del año y esperemos sí, que pegue fuerte para ser nominada a los premios anuales de las artes cinematográficas.

Okja‘ es también dulce y tierna, pero también cruda y desgarradora. Es una crítica contra muchas cosas, particularmente a los poderosos que creen que pueden acabar con el amor de una niña por su mascota. Es soberbia, álgida, enérgica, es todo y más al mismo tiempo, y de aburrida nada, porque la historia va pasando por diferentes etapas en donde ‘Mija’ se lanza al vacío sin miedo a nada, porque sabe que su “amiga” la está esperando para volver a casa.

Okja‘ es de esas películas que te llenan de amor, pero que te dispara de lleno con realidades.

Para los que piensan que esta película es una de esas “campañas vegetarianas”, les digo que no, porque ‘Okja’ se hace cargo de todos los involucrados en el tema de las carnes, desde los mismos productores, hasta quienes sirven el producto en la mesa.

Moldea la fantasía como un combustible de realidades. Me refiero a que parte de la magia  es que uno empieza a ver ‘Okja‘ como un “tipo de persona”, y termina las dos horas de duración convertido en otro ser humano. Es el mensaje de fondo el que pega, y el que finalmente nos termina convirtiendo en seres más “sensibles” a nuestras decisiones.

No les digo más, porque ‘Okja‘ también es un viaje de auto descubrimiento del espectador. Es magia pura, un cuento de nuestro siglo que merece una oportunidad en sus Smart TV ahora, ¡ya!.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad