Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

[Netflix Review] “Re:Mind”, todo nos recuerda algo

remind_destacado
Agregar a favoritos
Todo sobre:NetflixRe:Mind

“Todo nos recuerda a algo”, es una de las frases presentes en uno de los títulos japoneses que acaba de aparecer en Netflix hace tan solo un par de semanas. Una historia como pocas donde el suspenso, el terror y temáticas como el bullying en las aulas, cobran un máximo protagonismo.

¿Qué estarían dispuestos a hacer para redimir sus errores del pasado? Atentos con su Smart TV LG, porque esta serie se viene buena, buena.

Los japo son unos genios

Once jóvenes japonesas se despiertan en una habitación extraña, con una capucha cubriendo sus cabezas y con los pies atrapados en el suelo. “¿Qué es este lugar?”, “¿cómo llegamos aquí?”, dicen algunas de ellas y comienzan a entender que fueron raptadas y sentadas en una gran mesa con un banquete estrambótico, como si se tratara de una celebración. Pareciera, incluso, que todo a su alrededor fuera parte de una obra de teatro con elementos decorativos de la antigüedad; candelabros, cuadros con fotografías del siglo pasado, flores secas, una chimenea y un libro de Hemingway, entre otras cosas más.

Pasan los minutos, la desesperación del ambiente se hace mayor y sus teléfonos celulares no alcanzan a tener la señal suficiente para pedir ayuda. Las once comienzan a buscar una forma de escapar, pero tampoco consiguen lograrlo. Sin embargo, a su alrededor hay elementos que recuerdan sucesos recientes ocurridos en la escuela. Puntualmente con Miho, una chica que fue víctima de bullying por parte de las otras once y que terminó en silla de ruedas al caer de unas escaleras… ¡Se apagan las luces! Algo ocurre y cuando la luz vuelve a prenderse, una de las chicas desaparece de forma misteriosa. Ahora son diez, las que quedan atrapadas.

remind1

Es a partir de estas pistas que la historia de doce capítulos comienza a tomar un giro macabro en torno a la venganza (tranquilos, que no he dicho ningún spoiler hasta ahora). El tema es que al igual que 13 Reasons Why, aquí hay muchas historias que contar respecto al acoso escolar y a las consecuencias de participar en ello, aunque a diferencia de la serie popular del año pasado en Netflix, esta consigue ser una serie de suspenso apta para toda la familia; no hay sangre, violencia, ni escenas de alto impacto.

12 chicas misteriosas, todas culpables

El título Re:Mind, se puede traducir como “recuerda”; ¿recuerda las culpas?, ¿recuerda a quien le hiciste daño? Ambas preguntas están correctas, lo malo es que no hay mucho tiempo para llegar hasta la verdad, el tiempo corre y las protagonistas deben encontrar la forma de salir. ¿Existe acaso una salida? Nadie sabe nada tampoco.

La historia de estas once jóvenes atrapadas por su pasado, está compuesta por un exitoso grupo de idols pop llamado Hiragana Keyakizaka46. En verdad son 20 las chicas que componen este grupo, pero las que aparecen en Re:Mind son 12 y utilizan su nombre original, con el que son conocidas en la música y la cultura popular nipona. Es más, ellas interpretan el tema de apertura de la serie llamado Sore demo aruiteru, que se traduce como “Todavía está allí“.

remind2

Todos los personajes, ninguno más importante que otro, sostienen continuamente una mirada misteriosa y seductora, y aunque a simple vista todas las chicas se ven muy parecidas (mismos cortes de pelo y vestimenta), se diferencian por tener un carácter único que las hace todavía más interesantes, dando espacio para que uno comience a formular sus propias conclusiones respecto a lo que está sucediendo.
Ahora, hay que saber ciertas cosas de antemano que influyen mucho en la trama:
  • Las creencias japonesas están muy arraigadas a la relación de la vida y la muerte. La milenaria filosofía shintoísta heredó la filosofía de que los muertos –muchas veces– se quedan en nuestro plano como ánimas presentes. Algo que se ve muy seguido en el anime: por ejemplo, en Detective Conan era muy común ver que en un caso policial, la alternativa paranormal siempre era considerada antes de cualquier evidencia, porque, como mencioné anteriormente, la cultura japo se asienta sobre siglos y siglos de creencias espirituales. Aquí, en Re:Mind, el factor paranormal tiene mucho que ver con el transcurso de la trama, debido a que ocurren cosas que dan a entender que en todo esto de las desapariciones hay algo fuera de lo terrenal.
  • Hay otros títulos que se nos vienen a la mente cuando vemos Re:Mind. Desde El Juego del Miedo (2004) hasta Battle Royale (2000), pasando por El Círculo (2015) y los clásicos doramas que vemos de vez en cuando en Netflix. La tortura psicológica, la clásica –pero nunca aburrida– idea de ser un justiciero de las redes sociales, la envidia, los celos, la competitividad, e incluso la sexualidad adolescente, convierten a esta serie en un mix de ideas que como producto final resulta atractivo.
  • Otra cosa es que esta historia –al igual que 13 Reasons Why- es una narración contada hacia atrás. Poniendo como presente esta situación extrema, es como comenzamos a desenredar los nudos que hay en el pasado, gracias a diferentes flashbacks que nos invitan a conocer más sobre la relación que tenían las alumnas con Miho, y con una agrupación que buscaba “limpiar” este mundo de las malas actitudes de las personas.

  • En definitiva, Re:Mind es una serie que te mantiene al borde del asiento desde el primer capítulo. La gran pregunta es el “quién” antes del “por qué“, puesto que primero es necesario conocer a todos los involucrados de la historia. De todas formas cuando ya se han visto los doce capítulos, existe la posibilidad de hacer un re:wind con el número 13, donde nos llevan a conocer el pasado de las chicas en un momento importantísimo de la historia (ya lo entenderán).
Re:Mind es otra serie producida por Tokyo TV en conjunto con Netflix, y fue escrita por Murooka Yoshimiko, Tanaka Hiroshi y Hosaka Daisuke. Una idea que va un escalón más arriba del suspenso tradicional, y que nos obliga a pensar si en los errores que cometimos en la vida fuimos víctimas, victimarios o simplemente cómplices de mirar y no hacer nada.

¡Véala!

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad