Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Never forget: “The Office”

theoffiiciee
Agregar a favoritos

No sé si ubican el meme del compadre que va con la polola al lado, pero se queda mirando a la chica de rojo. Bueno, ese soy yo, la polola son las series nuevas que no he visto, y la que me distrae es ni más ni menos que capítulos de The Office, una serie cuyo último capítulo fue emitido en mayo de 2013.

MEME HERMES

Yo sé que vivimos una época vertiginosa donde siempre vamos atrasados en diecisiete series y veintiocho películas, pero a veces uno quiere refugiarse en un hábitat cálido y conocido, un lugar donde nos sentimos seguros y apapachados, y ese lugar para mí ahora es la oficina de Scranton de la compañía de papel Dunder Mifflin (o de la empresa Sabre, según la temporada que estemos viendo).

Todo ocurrió porque un día alguien me preguntó quién era mi personaje favorito de The Office. Como suele ocurrir con ese tipo de preguntas, uno cae en espirales eternos donde quiere dar la mejor respuesta posible, y eso significa repasar mentalmente muchos buenos momentos, que en una serie como The Office quizás sean DEMASIADOS buenos momentos.

Porque, en efecto, ¿cuál es su personaje favorito de The Office? En un universo donde se podría defender a absolutamente CUALQUIER personaje como el favorito, ¿qué criterio se usa? ¿Es el o la que nos ha dado más risa? ¿El que más nos representa? ¿El que queremos que le vaya bien? ¿Será que The Office es un ejemplo de una máquina tan bien engrasada, donde funcionan a la perfección todas sus piezas? Creo que todas las respuestas son válidas.

Y bueno aprovechando que en el servicio de streaming Amazon Prime Video está The Office completita, me lancé a recorrer episodios de manera libre y al azar, y llegué a la conclusión de que el “personaje favorito” solo puede ser uno. Aquel que hace posible toda la serie, el que hace que salgan a la superficie las características de los demás personajes, y, honestamente, uno de los personajes mejor actuados de toda la historia de la televisión: Michael Scott.

El jefecito, que partió siendo un calco bastante insoportable de David Brent (Ricky Gervais) en la serie original inglesa, supo encontrar con el tiempo su propia identidad, y ser algo que el británico jamás consiguió: ser querible. Porque con el correr de los episodios (recordemos que la original inglesa tiene un total de doce capítulos más un especial de Navidad) los realizadores fueron dándose cuenta de que un ser despreciable no iba a durar mucho en pantalla, y decidieron explorar todos esos rasgos que hacen de Michael Scott un personaje único e inolvidable. Ahí decidieron meterse en su inmadurez, su frustración, y principalmente, su soledad, para no solo hacernos reír, sino también emocionarnos.

Y es justamente esta “profundidad” la que hace el repaso de The Office algo tan agradable, y tan tentador frente a cualquier otra serie nueva, de encantos por descubrir. Zambullirse en la psiquis de un sujeto como Michael Scott, verlo interactuar con los demás personajes, y descubrir tantos matices en la actuación de Steve Carell, no solo es hilarante, también es enriquecedor y hasta utópico en estos tiempos. El mismo actor dijo hace poco que hoy en día no sería posible hacer una serie como The Office, y yo creo que eso se debe a que hoy en día nos costaría mucho “entender” a un tipejo como este manager regional. No le daríamos la oportunidad que tuvo en las siete temporadas de The Office. Fueron nueve, lo sé, pero para mí el verdadero final de esa serie es cuando él deja su puesto en Scranton. Lo demás fue un relleno más o menos gracioso para hacernos a la idea de que todo había llegado a su fin.

¿Y saben qué capítulo, en específico, les recomiendo para repasar a este señor antes de lanzarse a una maratón completa? Pues un episodio que no me gustó tanto en su momento pero que ahora encontré completamente genial. El capítulo “Threat Level Midnight” (S07E17). Ya tarde en la serie, y seguramente porque los realizadores ya no sabían qué más contar, apareció este episodio dedicado al “estreno” de la película de Michael Scott. Una obra cinematográfica tipo James Bond que él mismo llevaba “años” preparando, con actuaciones de todos los personajes que ya pasaron por la serie. No solo es una revisión de gente que dejamos de ver hace tiempo (como Karen Philipelli, o las exes de Michael), sino que es un verdadero tour por la imaginación de Michael Scott. En serio, cabros, la sola escena de la muerte de Toby hace que despierten todas las carcajadas, y el amor por The Office que habíamos olvidado. Si reviven este capítulo van a sentirse obligados a replicar el meme que les describí en el primer párrafo. Únanse a esta fiesta. Nunca es tarde para The Office.

Todas las temporadas de “The Office”, están disponibles en tu aplicación Amazon Prime Video, en tu SmartTV LG.

 

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad