Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Oscars 2017: ¡Las nominadas a Mejor Película!

LG
Agregar a favoritos
Todo sobre:Cine y SeriesOscars

Bueno señores, llegó esa época del año en que nos juntamos a ver una premiación glamorosa organizada por viejitos, en que dichos viejitos escogen las películas que más les gustaron con su gusto de viejitos mientras todos nosotros rabiamos porque no premian a las que nos gustan a nosotros. También nos gusta ver la alfombra roja y pelar a las estrellas de Hollywood porque sus vestidos de cien millones de dólares no son más bonitos, etc. Parte de esta tradición también es juntarnos a ver tele y escuchar a toda esa gente que se viste de gala para hablar de los nominados aunque en realidad están más lejos de Hollywood que tú del corazón de la que te gusta (guaja).

Bueno parte de esa tradición anual es que yo mismo (maestro) me visto de gala y les escribo mis pensamientos sobre todas y cada una de las nominadas a Mejor Película, y este año no va a ser diferente, lamento decepcionarlos. Así que pónganse sus vestidos del bautizo, alísense la chasquilla y siéntense a leer. And the Oscar goes to…

Arrival

(En chilensis: La llegada)

Una de las películas más queridas del año pasado (apareció en todas las listas de mejores del año, incluyendo la lista que hace mi abuelita y que suele incluir películas con perritos que hablan), se trata de Lois Lane (Amy Adams) teniendo de nuevo encuentros cercanos del tercer tipo. Esta vez los extraterrestres son Kudos y Kang, no tienen tanto músculo, y comunicarse con ellos es mucho más difícil que preguntarles qué significa la “S” carepalo. Acá Kudos y Kang hablan en bocinas marítimas, y hacen unos dibujos redondos horribles que al traducirse terminan abriendo la mente humana y nos hacen ver el tiempo no como algo lineal, sino como algo completamente distinto: futuro y el presente al mismo tiempo. Esto cambia para siempre la historia de la humanidad, porque ahora ningún gil podrá reclamar nunca más en Internet por un spoiler, incluyendo a los  giles que están enojados conmigo ahora porque todavía no han visto Arrival. Como el tiempo da lo mismo, quédense tranquilos que ya la vieron y se saben el final desde antes que empezaran a leerme.

Antes de que uno alcance a decir OMNDGT (Oh my Neil deGrasse Tyson), esta película nos dio vuelta tres veces el cerebro y nos deja llorando, porque resultó ser una historia muy humana sobre la muerte, disfrazada de película de ciencia-ficción con Lois Lane haciendo contacto con Kudos y Kang. El elenco es entero filete (incluyendo al Hawkeye y el Ghost Dog), pero la Lois Lane se roba la película y hay que aplaudir su nominación a Mejor Actriz porque es una de las más merecidas de… ¡¿Qué?! ¡¿No nominaron a Amy Adams?! Bueno ya que hemos demostrado que los Oscars están completamente ciegos y no tienen idea de lo que es la justicia, sigamos hablando de ellos.

Si me preguntan a mí, Arrival se merece todo a lo que está nominada y más (cof cof Amy Adams), así que estaré haciéndole barra toda la noche. Aunque hay otra película que también habla de aceptar la muerte que me robó completamente el corazón, y ya vamos a llegar a ella.

Fences

(En chilensis: sin título todavía)

“Fences” significa “portón” en inglés. O rejas. O cercas, qué sé yo, escojan. Si la estrenan en el cine probablemente se llame “Un golpe al corazón” o cualquiera de esas frases que no significan nada, pero para que sepan, en la película hay un personaje que pasa mucho tiempo construyendo unas rejas de madera. Otro personaje le dice que son “para mantener a la gente afuera… o para mantener la gente adentro”, y de eso se trata esta película (spoiler). Denzel Washington envejeció como treinta años comiendo mal y fumando para interpretar al papá de una familia donde todos viven bajo su sombra. La historia está ambientada en los cincuentas (creo) así que estamos ante un señor de valores muy añejos, machista, bruto e ignorante pero (y esto es lo importante) muy amoroso con su familia. La dura, uno se da cuenta rapidito de que este señor está convencido de que ser así de mala onda es lo mejor para todos en su familia, y que lo hace porque realmente no tiene otra opción. La esposa (Viola Davis) lo aguanta como santa (lo es) y los hijos no, pero de a poco la película va mostrando que este señor tan fuerte e intimidante en realidad tiene termitas en sus cimientos (metáfora), porque la película se trata de cómo se derrumba la figura paterna. Y es una figura paterna cuática, lo juro, en una escena Denzel Washington se pegó un puro grito y yo me fui solito castigado a mi pieza, sin comida. Así que a uno le duele cuando empiezan a salir los trapitos al sol.

Para que se hagan una idea, les cuento que esta película está basada en una obra de teatro así que son puras escenas de gente conversando, principalmente en la casa de la familia, durante dos horas veinte. Pasan varios años y aunque da la sensación de que “no pasa mucho”, la verdad es que pasa de todo. Pero hay que estar atento. Me gustó esta película y entiendo que tenga varias nominaciones, pero si yo tuviera que darle algo, eso sería el Oscar a Mejor Actriz Secundaria para Viola Davis (se lo va a ganar igual). Denzel está muy bien también, pero Casey Affleck te manda saludos.

Hacksaw Ridge

(En chilensis: Hasta el último hombre)

Esta es una de guerra muy sangrientosa que hará llorar a muchos abuelitos veteranos de la Segunda Guerra Mundial y ahí tienen la explicación de por qué tanta nominación. El peliculasta es Mel Gibson que como director ya tiene experiencia con escenas de batalla pulentas (Braveheart) y con sangrientismo extremo (La Pasión de Cristo). También tiene experiencias con películas religiosas de alta espiritualidad (Apocalypto) así que esta cuestión es su película ideal. Se trata de un flacucho muy religioso (el Spider-Man del medio) que muy temprano en la vida se hace fan de Dios y jura que nunca en la vida va a matar a nadie y hace lo que cualquier persona con ese juramento haría: se inscribe de voluntario para ir a la guerra. Su juramento también incluye nunca tomar un arma porque eso le va a encantar a sus superiores/colegas soldados y también jura nunca usar ropa verde, ni casco, ni saludar a los tenientes, ni marchar, etc. Lo que estoy tratando de decir es que este Spider-Man es un vegano que decide ir a la parrillada a puro arruinarle la fiesta a los amigotes.

A diferencia de los veganos eso sí, el compadre rápidamente demuestra que es útil para el prójimo, porque en el campo de batalla salva más vidas que la penicilina, y ahí quedaron todos los que le dijeron “no salvai a nadie Spider-Man”, porque vieran. ¿Se acuerdan de la escena de Forrest Gump en que Forrest Gump salva a todos los de su pelotón incluyendo el Teniente Dan? Bueno, esta película es eso, como por dos horas, y con abuelitos de la vida real llorando en los créditos, porque esto pasó de verdad. Igual es emocionante la película, y uno siempre termina metiéndose en la historia de gente que cree firmemente en sus valores, como American Psycho o El Lobo de Wall Street. Lo que estoy tratando de decir, es que uno siempre se mete en estas historias, aunque no esté de acuerdo con sus personajes. Así que véanla igual aunque les caiga mal el vegano. No creo que se gane ningún Oscar, pero en una escena corre arrastrando a dos compadres que están en camillas y es lo más cercano que vamos a ver a una versión Hollywood de Naruto.

Hell Or High Water

(En chilensis: Nada que perder)

Aquí tienen una que deberían ver todos pero, de ganarse algún Oscar, no sé ah. No me malinterpreten, esta es una de mis favoritas de todas las nominadas, pero es el tipo de películas que con suerte nominaron (no pescaron ni a Ben Foster, ni al director, por ejemplo) y que nunca premian, pero que son tan pulentas, y tan nobles, que filo. Por lo menos la nominaron a Mejor Película. Se trata de dos compadres en Texas que son los típicos hermanos-muy-distintos-entre-sí que se dedican a robar bancos. Como siempre ocurre en las bandas delictuales de las películas, hay uno que es mucho más impulsivo, violento y psicópata (Ben Foster) que el otro (Chris Pine), así que siempre hay peleas al respecto. Como siempre también hay un policía que los está siguiendo muy de cerca y que se dedica a filosofar mientras tanto (Jeff Bridges pero podría ser perfectamente Tommy Lee Jones), y uno ahí sin querer se mete en el dilema moral de estar apoyando a los criminales en vez de a los policías, pero bueno qué le vamos a hacer.

La gracia de esta película es que tiene espíritu de película de vaqueros, pero en la actualidad, y con versiones modernas de todas las cosas que había en esas otras, además de ser el tipo de películas que corrobora que Estados Unidos nunca va a poder dejar de ser un lugar violento, mientras estén tan preocupados del petróleo. O algo así. Lo que estoy tratando de decir es que esta película es filete, tiene diálogos para el bronce y un par de escenas en que arriesgan muerte por dejar de respirar (el último asalto es maestro). Así que no te preocupes si no te dan nada el domingo, Hell or High Water… ya te ganaste mi corazón.

Hidden Figures

(En chilensis: Talentos ocultos)

Y a propósito de ganarse mi corazón, aquí tenemos una que no lo hizo. Sorry, Hidden Figures. Esta se trata de las pobres comadres que quieren trabajar en paz en la NASA siendo afronegritas y mujeres, en un momento de la historia que es racista y machista (no como ahora). A las pobres las basurean toda la película, y eso que son más secas que todos los demás personajes que interactúan con ellas. También es de esas películas que termina con imágenes de abuelitos llorando en la vida real (basada en una historia real que pasó de verdad lo juro), y déjenme decirles que es imposible no hacerles barra a las pobres comadres cuando estamos toda la película viendo que las tratan mal. Yo opino que lograr que uno se emocione con este tipo de historias no es muy difícil, y quizás por eso no se ganó mi corazón. Pero está bien hecha y bien actuada y qué más quieren. También es de esas películas donde mucha gente escribe ecuaciones en pizarras y se pone la mano en la pera mirándolas, y uno se siente más inteligente que Alfred Ainsten.

La La Land

(En chilensis: Tierra de sueños)

Y aquí está la película que fue personalmente a la casa de todo el mundo, entró con los pies con barro, escupió en la sopa y te sacó la madre. Es la única explicación para el odio que todo el mundo le tiene, en serio, no sé qué le pasa a la gente. ¿Merece tener catorce nominaciones al Oscar? Yo creo que no, pero eso no significa que tenga que tratar la película como si me hubiese extirpado los órganos para su comercialización. Se trata de dos pelmazos que sueñan con triunfar en Los Ángeles porque vieron mucha tele, y se enamoran, y todos cantan y bailan como si la película fuese un musical hollywoodense de antaño. Yo entiendo la gente que quería asesinar a estos personajes pero yo no pude evitar creerle todo a Emma Stone y, por lo tanto, subirme completamente a la película y disfrutarlo todo como si, no sé, se tratase de una película de ficción y fuésemos todos adultos. Es una hipótesis que tengo. No tengo problemas en escuchar canciones ni con ver gente bailar, ni tampoco con ver las dos cosas al mismo tiempo. Como ser humano también pude entender que estaba viendo una historia que trata sobre el fin de una relación amorosa, y no pude evitar conmoverme con esa secuencia en que el personaje de Emma Stone imagina un mundo ideal con su Ryan Gosling. ¿No hemos hecho eso todos? Aquí es donde da lo mismo que los personajes sean pelmazos, dan lo mismo las canciones, da lo mismo incluso que Ryan Gosling tenga menos brillo que tu ex. De hecho, está bien que no tenga brillo, porque es una historia que no resultó. Quizás justamente porque los personajes solo querían el éxito y no se preocuparon de nada más. Sí, ¿ha considerado usted, señorita y señor, que esta película se trata justamente de lo que ustedes creen que es un defecto? Pero bueno, qué sé yo de por qué odian las cosas buenas de la vida. Emma Stone debería ganarse ese Oscar porque es el alma de La La Land y sin ella el Ryan Gosling estaría en una zanja cantando mal. La película se ve increíble también, y yo cacho que se va a ganar además el Oscar a director, cinematógrafo, edición, etc. Y se las merece. Ya, me callo, sigan con su odio: La Ta Land. Ma La Land. La La Landzzzz.

Lion

(En chilensis: Un largo camino a casa)

Y aquí tienen la película que demuestra que algunas nominaciones al Oscar son sorteadas en las tapitas del yogur, porque si no, explícate esta Neil deGrasse Tyson. “Lion” se trata de un pobre cabro chico indio que un día se queda encerrado en un tren, y viaja por tres semanas sin saber dónde está, y nunca más ve a la mamá, y lo adopta una pareja australiana, y pasan veinticinco años y el compadre no deja de soñar con su mamá, y empieza a por fin a tratar de encontrarlos. Esta es la tercera película que termina con imágenes de la vida real para recordarle a uno que lo que vio pasó de verdad OMG. La película no es mala, por si acaso, si la ven seguramente se van a meter mucho en la historia y van a llorar al menos en una (1) escena. Pero seis nominaciones al Oscar incluyendo Mejor Película, en qué están pensando, Academia, en serio, explíquenme por el amor a Amy Adams.

Así que eso. Nada contra Lion que está bien hechita y se trata de un cabro chico perdido por veinticinco años. Pero al igual que Hidden Figures, encuentro bien charcha que te pongan tantas trampas lacrimógenas y más charcha que uno caiga porque tiene su corazoncito. Películas como estas dos te pueden sacar una lágrima, pero hacerte un hoyo en el pecho, agarrarte el alma y estrujarla hasta que el dolor te hace ver la verdad misma del universo, esa no la hace cualquiera. Esa solo te la hace:

Manchester By The Sea

(En chilensis: Manchester junto al mar)

Loco, basta. Denle a esta película todos los premios a los que está nominada y vámonos para la casa. Hay películas buenas entre las nominadas, pero esta cuestión hizo una película sobre uno de los temas más peludos y dolorosos que uno pueda imaginar, y te mostró ni oscuridad, ni luz, ni un punto medio: te mostró la naturaleza humana, y qué tanto, lo dije, demándenme. Manchester By The Sea se trata de un compadre que ya renunció a la vida, arrastrándose como un pobre gusano por el choclo de la existencia (esta película me induce metáforas). Un día le avisan que se murió su hermano y el compadre tiene que volver a su pueblo, y ahí uno empieza a entender por qué el compadre renunció a la vida, qué fue lo que lo hizo irse, y preparen el Dolorub porque esta película los va a hacer pebre y se los dice alguien que hace crossfit. A dónde la viste que hago crossfit. La actuación de Casey Affleck es increíble justamente porque se trata de un pobre cristiano reprimiendo todo el dolor que tiene adentro. Aquí creo que no hay gritos, ni escena para el clip del Oscar. Este compadre camina y tú entiendes que se le fue el alma del cuerpo.

Bueno tal como Arrival, esta película también se trata de la muerte, pero le echa mucha más culpa a la parrilla, y no teniendo submarinos chinos a punto de iniciar la tercera guerra mundial, se siente mucho más cercana y por lo mismo, devastadora. Yo soy de la opinión que absolutamente todos los actores de Manchester by the Sea debieran irse pa la casa con un Oscar, porque vieran. El que hace de sobrino de Casey Affleck tiene una escena de la que me voy a acordar para siempre. Y la Michelle Williams también, aunque creo que esa escena es más pulenta gracias a lo significa para el otro personaje que a la actuación misma, no sé si me entienden. Pero bueno. Esta es mi favorita, por si no quedó claro.

Y finalmente…

Moonlight

(En chilensis: Luz de luna)

Junto a Fences, la otra película sobre ser afronegrito en Estados Unidos, contada en unos cuántos momentos clave de la vida de uno de ellos. Junto con Hidden Figures esta también se trata de minorías múltiples: afronegrito gay y pobre más encima. Pero saben qué, hasta ahí no más llegan las comparaciones con las otras películas, porque Moonlight es una cosa hermosa preciosa que le hace bien al alma. Se trata de un compadre que empieza siendo un cabro chico frágil y confundido en un mundo mala onda donde su mamá es drogadicta y su papá es vendedor de droga. Todo esto lo van contando muy de a poquito, eso sí, y uno siente que está viviendo la vida misma con estos personajes. Es de esas películas con mucho primer plano de cámara tembleque con luces fuera de foco. Es decir, esta podría ser película chilena. Pero es de las buenas, de esas con imágenes que son para aplaudirlas, y que lo dejan a uno con gusto a vida. No sé si se va a ganar algún premio, pero véanla cuando puedan (se estrena la próxima semana) y ténganle cariño, que se la merece. Y aplausos también.

Y bueno cabros, eso sería. Gracias por leer, y nos vemos el domingo ahí a la salida del Teatro Kodak. Nos juntamos en el pilucho, cualquier cosa anoten mi whatsapp.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad