Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Póngale Play: la serie de “El Exorcista”

Agregar a favoritos
Todo sobre:Cine y SeriesTerror

Cuando recién supe que harían una serie de El Exorcista, estaba completamente a favor. ¿ Y por qué, se preguntarán ustedes, si la película de 1973 es una obra maestra? Pues por eso mismo, les diré yo. La película El Exorcista debe ser una de esas películas donde todo es perfecto. El casting, la dirección, la música. Para mí está allá arriba en el Olimpo Fliméfilo junto a El Padrino. Así de maestra. Y tal como El Padrino, El Exorcista jamás podrá tener un remake que la supere. Nunca. De ninguna manera.

Pero las series tienen posibilidades que el cine no, partiendo por las doce horas que puede durar una temporada versus las dos horas de película. Y déjenme decirles que El Exorcista podría beneficiarse de ese tiempo. En la novela original de William Peter Blatty hay un montón de cosas que no pudieron usar en la película (la media novedad), y pasan muchas cosas que una serie sí podría contar. ¿Sabían, por ejemplo, que en la novela el exorcismo dura semanas, y no un par de horas como en la película? ¿Sabían que Karl, el empleado de la casa, se transforma en el principal sospechoso del asesinato del director de cine Burke Dennings, y que el compadre tiene una hija enferma, que después el demonio usa para torturar al compadre? ¿O que el padre Karras termina haciéndose mejor amigo del detective a cargo del caso? Ese tipo de cosas me hacía creer que El Exorcista podía ser una excelente temporada de diez capítulos, donde los últimos dos son el exorcismo propiamente tal y donde queda la grande, con todas las historias bien desarrolladas, y todos los personajes claritos.

La realización era otro desafío, claro. Personalmente encuentro que los efectos especiales de la película son insuperables, justamente por lo realistas que son. O sea, los peliculastas refrigeraron un estudio completo solo para que pudiéramos verle el aliento a los personajes. El maquillaje de Dick Smith se transformó en un ícono de la cultura plop, y todo sigue viéndose increíblemente bien. Y creíble. En la actualidad todas las historias de posesión y demonios terminan cayéndose a los efectos especiales digitales de computación virtual CGI, y justamente por eso uno no se los cree tanto. ¿Pero y si la serie se iba por otro lado? La mejor manera de hacer algo distinto y de justificar la existencia de la serie sería irse por otro lado, e inventar su propia estética. Si pensamos en series como Hannibal o Fargo (también basadas en películas muy buenas), la conclusión es que se puede. Se puede hacer cosas buenas que se ven bien y que son su propio universo, muy lejos de las películas en que se basan.

En resumen, podíamos salir ganando todos. La película El Exorcista iba a quedar intacta, y la serie iba a contar cosas que nunca llegaron a la pantalla, con más tiempo, y con un estilo tan distinto que no tendrían por qué compararse, y cada una sería grandiosa a su manera. ¿Y quiénes iban a estar felices? Todos los que amamos esa historia en que la posesión diabólica de una niña servía para que un pobre gil sin esperanza recuperara la fe y se sacrificara por el bien.

Pero entonces vi el tráiler:

Al principio me costó entender que este El Exorcista no tuviera nada que ver con la historia de William Peter Blatty. Esta no es la historia de Regan ni de su mamá la señora McNeil. Tampoco se trata del padre Karras ni del padre Merrin, no hay crisis de fe, no hay mamá abandonada en hospital siquiátrico que luego vuelve a atormentar al pobre Dimmy (why you do this to me?), tampoco hay clásica atmósfera de Georgetown durante otoño, ni niebla. La serie se trata de una familia tradicional con padre, madre, y dos hermanas adolescentes, y de pronto una de ellas empieza a comportarse de manera extraña. Hay dos sacerdotes también, pero uno parece estar muy feliz con su fe mientras el otro se comporta como veterano de guerra. Esto es una buena interpretación del cura joven vs. el cura viejo de la original, pero lo que este tráiler no muestra es que la principal diferencia entre ambos no es su experiencia, sino su fe.

¿Y el resto? Típica historia de posesión diabólica genérica que nunca ha podido llegarle ni a los talones a El Exorcista. Si esta fuera una serie basada en Estigma, en El Rito o incluso en El Exorcismo de Emily Rose no estaría tan desalentado. Pero se llama El Exorcista, al final del tráiler ponen la musiquita típica esa (“Tubular Bells”) y dice estar basada en “el fenómeno mundial”, así que no me vengan con tonteras. Todo en este tráiler se ve “genérico”, y Geena Davis aparece ya convencida de que en su casa hay demonios, incluso antes de que a la hija le llegue la posesión. ¿No vieron el fenómeno mundial acaso? Ahí Chris McNeill pasa por todo antes de siquiera considerar consultarle a un sacerdote. Cuando finalmente va donde el padre Karras es porque la comadre acaba de ver a su hija dar vuelta la cabeza 180º y hablarle con la voz de un muerto. Acá la comadre escuchó ruidos raros y ya cree que hay demonios.

Okay, okay, me voy a calmar. Esto es un tráiler y no tengo idea de en qué momento pasa cada cosa. Voy a reservarme el juicio hasta verla. Pero hasta entonces voy a estar sospechoso y con la ceja levantada, porque aparentemente esta serie no tiene nada del potencial aquel que vi antes, y transformó una de las mejores historias de terror jamás hechas en justamente lo que no era: algo genérico e igual a todo. Mal ahí.

Pero ojo que este año no solo se estrenará esta serie sobre posesión diabólica. Porque Robert Kirkman, el co-creador de The Walking Dead, trabajó también en la adaptación de otro de sus cómics a la TV, se llama Outcast y se trata de un personaje que ha convivido toda la vida con un demonio. ¿Suena interesante? Pues no solo pueden ver el tráiler ahora mismo, también pueden ver el primer capítulo completo en YouTube, gratis y legal. ¿Qué mejor? Entre estas dos series y El Conjuro 2, este 2016 se viene bien endemoniado, qué quieren que les diga.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad