Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Por qué “Devilman Crybaby” podría ser el mejor anime de Netflix (hasta ahora)

devilmancrybaby_destacado
Agregar a favoritos

Nos reunimos nuevamente frente a la Smart TV LG, para conversar (mejor dicho leernos) sobre un nuevo título disponible en Netflix. Esta vez es un remake de Devilman, la obra de Gō Nagai que ahora celebra 40 años desde su creación, y que reaparece como Devilman Crybaby.

¿Qué tal el nuevo anime?, ¿será que estamos ante el mejor con la factura de Netflix? Cinestro lo vio, lo devoró y ahora lo comenta para ustedes.

“Los demonios necesitan un cuerpo para sobrevivir, ya que son insustanciales y han aprendido a hacerlo en humanos”

Akira Fudo es el protagonista, un chico común y corriente que descubre la existencia de demonios a través de su mejor amigo, Ryo. Este último le propone a Akira que sea él mismo quien luche contra estas criaturas que buscan poseer a los humanos, aunque la única condición es despertar a uno de los demonios más poderosos que vive en su interior: Amon.

La personalidad del protagonista cuando está en “modo humano”, es la que da origen al nombre “crybaby” (o llorón en español), y por lo mismo lo de “Devilman”, es la sumatoria de apariencia de demonio+ su corazón de humano.

Desde el comienzo se nos muestra a Akira como el noble protagonista que es entre sus amigos; característica que diverge de forma absoluta con este ser que se aloja en su interior y que despierta cada vez que su vida (o la de otros) está en peligro. En otras palabras –y por lo más contradictorio que parezca– Devilman es más humano que demonio, porque lucha por los intereses de las personas.

A los protagonistas se suma un escenario muy parecido al de nuestra realidad; redes sociales estallando en hashtags, celebridades como influenciadores de opinión, presidentes gringos volviéndose locos, etc. Muchas de estas cosas comienzan a tomar rumbos oscuros en los primeros capítulos, hasta llegar a un final en que todo explota hacia un evidente Apocalipsis.

Además de Akira y Ryo, hay otros personajes totalmente entrañables. Perfiles divertidos, bacanes y otros que dan la cuota de crítica social a través de temas Rap, los que son los personajes más objetivos y ricos de toda la serie, si sabemos leer entre líneas.

Demonios, Gore y ultraviolencia

Hay otro tema del cual hay que hacerse cargo, y es que la nueva producción animada de Netflix está repleta de escenas porno, psicodélicas y de ultraviolencia, en donde los chorros de sangre son lo más común del mundo dentro de este universo atestado de demonios. Tal cual, amigos míos.

Ustedes, queridos lectores de LGTV, entenderán que todo esto no es gratuito, y las escenas animadas de Devilman tienen estrecha relación con lo que entendemos de escenarios infernales y esos cuadros dantescos que parecieran ser sacados de los capítulos perdidos del Apocalipsis bíblico. Escenas lascivas, lujuriosas, transgresoras, pe-ca-do-ras si queremos decirlo de una forma más directa, desde una mirada bíblica… Y que en definitiva son la gracia de una serie que no puede ser de otra forma.

Más allá del estilo de animación (simplón, aunque autosuficiente) es una serie que recuerda mucho a otros animes de la vieja escuela; Hokuto no Ken (北斗の拳, El puño de la estrella del Norte),o Kite (カイト, kaito). Estos tipos de anime de corte adulto (y otros más), marcaron una época  que venía a demostrar que los “monos chinos” no solo eran un producto rentable para los niños, sino que además eran oro puro para los otakus duros que pedían a gritos los VHS en los videoclubs de la esquina (¿los recuerdan?). Sin ir más lejos, eran la columna vertebral de programas de trasnoche como el Maldita Sea, donde el Pera y Salfate analizaban obras de culto que muchas veces eran estigmatizadas por su contenido gráfico.

¿Por qué decimos que podría ser el mejor anime de Netflix (hasta ahora)?

Puntualmente porque Devilman Crybaby juega con esos tópicos que usualmente no se ven en el anime de hoy en día. La era underground del satanismo quedó atrás en los años 90. Hoy, por el contrario, el calificativo de “demonio” se da mayormente a criaturas inofensivas que rozan el concepto de kawaii. Devilman Crybaby –por su parte– juega a ser algo mucho más extravagante y atrevido en un streaming tan masivo como es Netflix. Sin miedo, sin miramientos.

Desde esta tribuna, me agrada sentir que una serie tenga esa rebeldía para proyectar cosas que otras producciones temen a mostrar en pantalla, a causa de la crítica sensible que pueda caer en su contra. Devilman Crybaby tiene ese factor predominante todo el rato, y si los tres primeros episodios –tal vez– no puedan convencer tanto al nuevo espectador, es de esperar que al final (en el capítulo 10) encuentren oro puro.

Tomás ‘Hisuke‘ Saavedra, cofundador de Nerdix.cl y fanático acérrimo del anime, agrega que:

“En el marco de una época en donde el anime se convirtió en una fórmula predecible y poco creativa, Devilman Cry Baby es un bálsamo que no deja a nadie indiferente. Creo que refleja de manera intensa y perturbadora la irracionalidad del ser humano frente a situaciones límites con un lenguaje contemporáneo. No necesita tener una animación perfecta, porque lo realmente importante es el mensaje, eso que el anime deja de lado para vender más y seguir existiendo”.

El mensaje es que “entre tanto demonio”, finalmente somos los humanos los que provocamos toda esta tragedia sagrada en el planeta tierra y a diario. Un anime puede ser la excusa perfecta para poner ojo a lo que hacemos a diario, y de la forma en que nos relacionamos con el resto. Puede sonar un poco exagerado, pero créanme que después de ver la serie van a quedar con la misma percepción…

Devilman Crybaby, el anime más polémico lanzado hasta ahora por las pantallas de Netflix, está disponible desde hace unas semanas. ¿Te va a gustar? Yo creo que te va a fascinar…

Si no tienes Netflix, activa tu mes gratis de prueba aquí www.netflix.com/LG o desde tu Smart TV LG.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad