Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Qué es el “Efecto Netflix” y cómo cambió nuestra forma de ver series

LG
Agregar a favoritos

Cuando Reed Hastings creó en 1997 una pequeña empresa de arriendo de DVD por Internet, jamás se imaginó en lo que se transformaría: Netflix, una compañía que hoy cuenta con 75 millones de suscriptores, a la que las grandes cadenas de televisión le temen como a Godzilla. Este Hastings definitivamente supo hacerla. Pero más allá de las cifras, Netflix lo que ha hecho es transformar la forma en que vemos contenido audiovisual y, específicamente, series de televisión.

El problema para las grandes cadenas es que, de una u otra forma, también forman parte del fenómeno; son ellas las que en su mayoría nutren a Netflix de nuevo contenido (aunque cada vez más Netflix se asegura con contenido propio). Las cadenas venden los derechos de emisión de temporadas anteriores de sus series y los espectadores puedes ponerse al día con sus programas favoritos.

Si las cadenas televisivas tradicionales tienen suerte, los espectadores verán todas las temporadas anteriores de determinada serie y se pondrán al día con el estreno en televisión, lo que les atraerá nuevos fanáticos. Esto se conoce como el “Efecto Netflix”, cuya caso más notorio ocurrió con la serie de aquel calvo cuyo cumpleaños celebramos hace poco.

El fenómeno Breaking Bad

Fue el año 2011 cuando Breaking Bad llegó a Netflix, incorporando sus primeras temporadas. A la vez que esto sucedía, AMC anunciaba que habría una nueva temporada dividida en dos tandas. Los millones de espectadores que habían escuchado las buenas críticas de la serie, se apresuraron a ponerse al día en Netflix para estar listos para disfrutar luego de los estrenos a través de la cadena televisiva.

Es el origen del llamado binge-watching, algo así como “maratonear”, que se define como ver entre 2 a 6 (y a veces más) capítulos en una sentada.

Durante las primeras cuatro temporadas emitidas en AMC tuvo una audiencia modesta (2 millones de espectadores), pero de culto. Sin embargo, cuando Netflix le sirvió de plataforma, la producción acabó siendo vista por 10,3 millones de espectadores, una verdadera locura.

La explosión fue inmediata: los DVD de Breaking Bad en Amazon se transformaron en los más vendidos, las interacciones en Facebook respecto a la serie sumaron 23 millones durante la segunda mitad de la quinta temporada y, finalmente, 10 millones de espectadores esperaron ansiosos el episodio final.

El efecto House of Cards

El ascenso político de Frank Underwood ha sin duda acaparado más atención que ninguna otra de las series originales de Netflix (lo que es bastante difícil, dado el tremendo éxito de, por ejemplo, Jessica Jones, Daredevil y Orange Is the New Black).

Si tienes redes sociales lo habrás notado: House of Cards no solo es una serie, es un fenómeno con seguidores acérrimos solo comparable a mega-producciones como Game of Thrones, al que le hacen, por cierto, guiños como este:

Prueba del fenómeno es el ruido que causan en Facebook, Twitter y similares las semanas y meses previos el lanzamiento de una nueva temporada con los Underwood, y que culminan con el gran día de estreno donde todos los capítulos se hacen disponibles a la vez. Curiosamente es la misma semana donde algunos de nuestros amigos extrañamente desaparecen en sus hogares, para emerger luego con solo un tema de conversación: las nuevas maquinaciones de Frank, Claire y compañía. Hace poco estimaban que al menos 5 millones de personas verán el primer capítulo de la cuarta temporada ¡en los primeros 30 días!

Precursora del contenido en 4K

El impacto de la compañía de streaming va más allá de solo producir series. Netflix ha sido una de las principales fuentes de contenido en resolución 4K que, previamente, era casi inexistente.

Netflix_houseofcard

Así, aquellos que poseen de aparatos aptas para esta resolución puedes disfrutar de series como Daredevil, Bloodline, Fuller House y Breaking Bad, además de películas como Crouching Tiger, Hidden Dragon: The Green Legend, en su máximo esplendor. Es de aplaudir el hecho de que sus nuevas series originales, como Flaked o Chelsea Does, se estrenen con esta opción ya habilitada.

La compañía tiene para rato, año a año capta más usuarios y quien gusta o sabe de series, debe tener una cuenta en Netflix sí o sí en tu Smart TV. Sin duda el “Efecto Netflix” lo viviremos una y otra vez con muchas series anónimas que luego se convertirán en hits de la cultura popular.

¿Cuál es tu serie favorita de Netflix?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad