Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

¡Recomendado Netflix! ¡Crímenes americanos: El caso O.J. Simpson!

LG
Agregar a favoritos

Echen a la juguera un caso de la vida real que definió a Estados Unidos. Mézclenlo con un elenco donde absolutamente todos se sacan los zapatos actuando, échele también el mejor guionismo que se ha visto en mucho tiempo, y tendrán la ganadora al “Ándate Cabrito Award” a la Mejor Serie Nueva 2016. Un batido adictivo muy nutritivo que se pueden zampar completito ahora mismo en Netflix, a través de su Smart TV LG. ¿Necesitan más para convencerse? Bueno ya, aquí vamos.

O.J. Simpson, el “Terminator Falso”

Para mí O.J. Simpson siempre fue Terminator. No tenía idea quién era el compadre, solo sabía que era el actor que el estudio quería para hacer el robot asesino del futuro que terminó haciendo Schwarzenegger. Bueno, pues resulta que el compadre ni siquiera era actor, era una estrella del fútbol americano, ustedes saben, ese deporte que no es fútbol. Y era famoso. Pero no famoso así piola famoso, no, este compadre era famoso nivel Michael Jackson. Así ídolo de multitudes, y más importante aún, era un símbolo de éxito y un modelo a seguir de toda la comunidad negra en su momento.

american-crime-story-el-jui-jpg_604x0

Así que imagínense el nivel de mansaca que quedó cuando “Terminator Falso” fue acusado de matar a su ex esposa y a su novio, y empezó el juicio. Bueno, esta serie es una temporada completa (diez episodios, siete horas) sobre todo lo que pasó en ese juicio, con lujo de detalles. Y es una de las series más adictivas que he visto en mi vida. En serio, si ven el primer capítulo y pueden parar de verla, los felicito, son inmunes a la adicción televisiva.

Un juicio que no se puede creer

Lo primero que me sorprendió a mí es bastante simple, y tiene que ver con mi ignorancia sobre el caso: No se puede creer la cantidad de cosas que pasaron durante este juicio. No solo está la parte de la investigación y el misterio del crimen (que siempre engancha), lo mejor son los detalles que rodearon todo, las coincidencias, los giros inesperados, la estrategia comunicacional, las chanchadas de los abogados, de los policías… cabros, de verdad no se puede creer. Les voy a dar un solo ejemplo: en un capítulo, el equipo defensor de O.J. hace algo tan inesperado y mala onda, que a un abogado del otro equipo le dio un infarto en pleno juicio. Así no más. Si eso saliera en una serie inventada sobre abogados, probablemente no me lo creería, pero en esta serie es distinto, porque pasó.

1468278486_556706_1468315810_noticia_fotograma

Diálogos metralleta y elenco capaz de emocionar

La primera ronda de felicitaciones tiene que ir para los guionistas (y creadores de la serie), Scott Alexander y Larry Karaszewski. Por si no los conocen, estos compadres son completamente expertos en contar historias “basadas en la vida real con celebridades”, porque escribieron además las joyas Ed Wood (1994), The people vs. Larry Flynt (1996) y Man on the Moon (1999), entre otras. Aquí se las arreglan para hacer una serie rapidísima, con diálogos metralleta que no dejan títere con cabeza especialmente en las secuencias de juicio. Y claro, el guión no serviría de nada de no ser por las increíbles actuaciones.

Los del elenco no solo se parecen mucho a sus contrapartes reales (al final de la serie hacen la clásica de poner las fotos de los personajes reales y es increíble), sino que son capaces de crear afectos, odios y todas las emociones intermedias en el espectador. Entre los más importantes están David Schwimmer (Ross), como el papá de Kardashians (un abogado amigo de O.J.), Cuba Show me the Money Gooding Jr. es O.J., John Travolta es un hombre muy feo y la que se robó toda la serie es definitivamente Sarah Paulson, que interpretó a la maltratada abogada Marcia Clarke. Esta historia es más sobre ella que sobre O.J., porque la pobre no solo fue víctima de un caso que no tenía cómo ganar, sino también del terrible machismo que le cerraba todas las puertas (y ventanas) posibles. Una verdadera heroína.

Captura de pantalla 2017-05-02 a las 10.05.59

Ahora que lo pienso, mientras menos sepan del caso real, mejor. Van a gritar con algunos finales de capítulos (¡ese plato nazi por el amor de Dios!) y no van a querer despegarse de la tele hasta que termine. Si les gustó la película Zodiac y todo ese viaje lleno de detalles y culpabilidad segura para los investigadores, pero sin pruebas concluyentes en la corte, entonces esta serie es para ustedes. Ah, y véanla con alguien, porque durante y después, solo van a querer hablar de American Crime Story.

Crímenes americanos: El caso O.J. Simpson está disponible en Netflix.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad