Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Recomendado Netflix: “Pet Sematary”, la mejor adaptación de Stephen King

LG
Agregar a favoritos

Hace unos días se supo que empezó el rodaje de la nueva adaptación de Pet Sematary, de Stephen King. Y aunque yo no suelo ser pesimista con futuros remakes/secuelas/reboots, mi sensación aquí es que jamás de los jamases se van a acercar siquiera a ese milagro de película de terror que es Pet Sematary (1989). Y como esto seguro es de interés mundial, procedo a explayarme al respecto.

No solo creo que es la mejor adaptación de terror de una novela de Stephen King (ver mis razones más abajo), creo además que es de esos pocos ejemplos en que los peliculastas consiguieron un milagro irrepetible, una combinación de cosas que van en el casting, la fotografía y la música, y que hicieron una obra que sigue siendo única -y terrorífica- hasta el día de hoy.

Un “semeterio” que entra en los rincones más feos del alma

Para los que no saben, esta película llegó a Chile como Cementerio Maldito, aunque una traducción correcta del título sería “Semeterio de mascotas”. Así, con falta de ortografía y letras menos, porque el cementerio de mascotas del título fue hecho y bautizado por niños. Pero este cementerio de mascotas da lo mismo, porque esta es una exploración de Stephen King sobre el tema de la muerte, y el cementerio que importa en la historia es un cementerio indio que tiene la propiedad de resucitar a la gente que entierran ahí. El problema es que este cementerio indio ofrece un servicio bastante insatisfactorio en mi opinión, porque los muertos resucitan pero en un estado que deja bastante que desear, presentando síntomas de extremo mal genio, deficiente aseo personal y una preocupante tendencia al canibalismo. En otras palabras el cementerio maldito devuelve a la gente convertida en zombis malas pulgas, y eso no es lo que uno espera cuando entierra seres queridos esperando que vuelvan a nuestras vidas, mayormente.

Al igual que la reciente Hereditary, Pet Sematary es una tragedia sobre una familia que se empieza a ir cada vez más al carajo por una pérdida, y al igual que Hereditary no le tiene miedo a entrar en los rincones más feos del alma (metáfora). Tiene también un sentido del humor muy desconcertante, imágenes inolvidables que se meten en el terreno de las pesadillas, y unas actuaciones que no se pueden creer, principalmente dos miembros del elenco que deberían haber recibido nominaciones al Oscar: una guagua de tres años y un gato.

Pet Sematary Cat GIF

No exagero. Si han estado en presencia de algún infante de tres años y/o de un gato, entonces saben que son dos de las criaturas más indomables sobre la faz de la tierra que hacen única y exclusivamente lo que se les canta el alma. Bueno pues, en esta película no solo siguieron órdenes, fueron capaces de evocar una gama impresionante de acciones y emociones, todo al servicio de una historia que atropella tabús (perdón) y que llega a extremos que no se pueden creer. Estoy tratando de no soltar spoilers pese a que esta película tiene edad suficiente como para tener líos con la Isapre, dudas existenciales y canas en lugares donde antes ni siquiera tenía pelo. Brígido.

¿Quieren otro dato bueno de esta película? La dirigió una mujer llamada Mary Lambert, que además es la persona que dirigió los videos Like a Virgin y Material Girl, de Madonna, entre otros. Eso y una de las mejores películas de terror de todos los tiempos, seca.

john hughes GIF

Pero volvamos al título de esta columna y por qué creo que es esta la mejor adaptación al cine de Stephen King. Aquí vamos. Primero, todas las novelas de Stephen King tienen elementos comunes que las hacen ser novelas de Stephen King. Pequeñas peculiaridades que todos los que lo hemos leído conocemos, pero que rara vez llegan al cine, y a sus películas. Es posible que cosas como Shawshank Redemption o Stand by Me sean mejores películas que Pet Sematary, pero yo en Pet Sematary es donde más veo esas peculiaridades que hacen que Stephen King sea Stephen King, incluyendo la más grande todas: que uno se mata de susto. Pero vamos con el detalle.

10 Motivos porque Pet Sematary es la mejor adaptación de Stephen King al cine

Como les dije, hay muchas peculiaridades que hacen que Stephen King sea Stephen King, y una buena adaptación debería mantener todas estas cosas que tan bien funcionaron en el papel. Es por esto que El Resplandor de Stanley Kubrick, es una muy buena película pero una pésima adaptación del trabajo de nuestro amigo el nerd de Maine. Y si bien muchas adaptaciones han intentado conservar todas estas cosas, muy pocas lo han conseguido con éxito. Y es por eso que para mí Pet Sematary sigue siendo la reina de sus adaptaciones. Vamos viendo.

1. Pueblo chico, terror grande

Todas las historias terroríficas de Stephen King triunfan porque hacen que uno le tenga miedo a las cosas más normales y cotidianas que existen. Por eso todas su novelas transcurren en pueblos donde todos se conocen, donde nada raro podría pasar, hasta que un día una adolescente lo destruye todo con su telekinesis, o a un perro bonachón le da rabia, o llega un vampiro a vivir a la casa de la esquina. Y aunque esto está en muchas películas, Pet Sematary consigue crear esa intimidad con dos casas y una carretera entre ellas, donde pasan los mismos camiones todos los días. Sabemos que hay una universidad, un aeropuerto donde se recibe a la familia directo en la escalera del avión, y tres cementerios distintos (de mascotas, indio, y de gente blanca), pero eso es todo. Pocas adaptaciones han logrado tan bien esa sensación de “patio trasero alejado de la civilización” como esta película.

2. Muchas historias en una

Los que han leído Stephen King, saben que el compadre sufre de incontinencia narrativa. Si en la novela vemos a un cartero yendo a dejar una carta, probablemente nos enteremos de toda la vida de ese cartero, la de sus padres, y la de sus abuelos antes de llegar a Estados Unidos. Estas historias chicas suelen ser muy entretenidas además, pero es por esto que sus novelas suelen ser tan gordas. De todas las adaptaciones, creo que Pet Sematary es la única que se ha esforzado en hacer esto en su versión película. Acá conocemos historias del vecino Jud Crandall, conocemos la historia de la esposa con su hermana enferma de meningitis espinal (OMG), incluso nos enteramos del terrible dramón que está viviendo la señora que les lava la ropa. Son todos “desvíos” interesantes (todas estas historias tienen todo que ver con los temas de la película), pero toman el espíritu Stephen King mejor que nadie.

3. The Ramones

Aquí debería decir el “rock” en general no más, pero cualquiera que ha leído al amigo sabe que es un fan absoluto de la música, que incorpora canciones en todas sus novelas, que las abre con citas de músicos, o incluso que los hace parte de su trama. Bueno pues, la cita en la primera página de Pet Sematary es justamente de The Ramones, y la banda no solo tiene una canción que se escucha en una de las secuencias más memorables (y terribles) de esta película (Sheena is a punk rocker), sino que además hicieron una canción exclusiva para los créditos finales. El título, pues:

4. El mal gusto

Para qué estamos con cosas. Stephen King nunca ha sido de sutilezas. Lo suyo son historias gruesas, que escandalizan, con secuencias que sorprenden por su mal gusto y sus ganas de siempre ir un poquito más allá. Lo increíble siempre es que le resulta, y uno jamás se desconecta de las historias pese a que están pasando cosas muy exageradas de pinceladas grotescas. Pet Sematary no es la excepción, y tiene una secuencia en que un camión atropella a un niño de tres años. Después hay flashbacks en forma de fotos de instantáneas, y una discusión en un funeral que termina tirando el ataúd pequeñito al piso. Pero también hay gatos zombis, fantasmas amistosos con el cerebro colgando, guaguas con bisturís, y así. Un día tranquilo en Maine.

5. El humor

El humor en las historias de Stephen King suele ser bastante desconcertante. Siempre lo inserta en lugares fuera de lugar, o en imágenes absurdas que generalmente sirven para hacer aún más espantoso el horror. Piensen en Pet Sematary y ese fantasma que interviene en la realidad para ayudar a la señora Creed cuando quiere llegar a su casa, o en la guagua que dice cosas de guagua justo cuando le acaban de inyectar un líquido que le pondrá fin a su vida por segunda y última (esperamos) vez. Son el tipo de cosas que se leen en sus novelas, pero que rara vez consiguen pasar a la pantalla. En la novela It, por ejemplo, hay una escena en que una foto de Kennedy le saca la lengua a un niño. Y con todo lo buena que es la última adaptación, jamás habrían hecho algo así. Pet Sematary sí se atrevió.

6. Los niños

A propósito de la última película de It, algo que nunca falta en las novelas de Stephen King, son los niños. Siempre vemos el terror a través de ellos, y siempre son víctimas de los horrores no solo sobrenaturales, sino también del mundo adulto. El que esta película se atreva a hacer todas estas cosas con un infante de tres años, que incluso se transforma en el villano en el final, hace que sea la reina en todo esto de los niños vs. Stephen King.

Pet Sematary GIF

7. Los animales

Y saben qué, lo mismo corre para los animales. Stephen King es un conocido amante de los animales, y por algo sabe tan bien meter miedo con ellos. En Cujo, su villano principal es un perro bonachón que se contagia de rabia persiguiendo a un conejo, y en muchas de sus historias los animales domésticos son material de pesadilla. Esta película se pone en marcha cuando el gato familiar es atropellado y el protagonista busca evitarle la pena a su hija menor. Pero después el gato se transforma en el peor villano, el que es un recordatorio de un poder muy oscuro acechando en las sombras. Y qué me dicen cuando al protagonista le tira un ratón putrefacto en su tina caliente, debe ser lo más desgraciado que ha hecho un gato en toda la historia del cine, y ni a Poe se le ocurrió una pesadilla tan cotidiana.

8. Los poderes mentales

Si hay una cosa que le gusta más a Stephen King que los niños o los animales, eso son los poderes mentales. Me atrevería a decir que todas sus historias tienen algo de poderes psíquicos de alguna manera, puede que sea el tema de su historia (Carrie, Ojos de fuego, Dreamcatcher) o puede que sea un detalle dentro de su historia (todas las demás), bueno pues, en Pet Sematary pasa un poco de las dos. Nada en el drama tiene que ver con estas cosas, pero la hija menor de la familia tiene sueños premonitorios, e incluso adelanta cosas que van a pasar. ¿Por qué? Simplemente porque se trata de una historia de Stephen King, y quién es uno para negar tales clarividencias.

9. No es una adaptación fiel

Yo sé que hoy en día las adaptaciones se juzgan por su fidelidad. “¿Dejó fuera algo? Ah no, pésima adaptación”. Yo no adscribo a ese pensamiento, de hecho, pienso lo contrario: para que sea una buena adaptación debe dejar cosas fuera. Y Pet Sematary también lo hace. Una historia tan íntima, que surge de sentimientos tan reales como la pérdida, sería completamente arruinada por la presencia de un espíritu nativo de Estados Unidos, gigante, que pisotea árboles cuando camina. Pues esa es una de las cosas que dejaron fuera de esta adaptación. Acá no sale el “Wendigo” y si me preguntan a mí eso es algo bueno. Muy bueno.

Y finalmente…

10. Las cosas raras

Tuve que dejarlo lo más ambiguo posible, porque este es uno de los elementos más impredecibles y únicos de Stephen King. Así de simple. Pasan cosas raras, sin ningún tipo de lógica ni sentido, simplemente pasan cosas raras que inquietan, y que no se te olvidan jamás. Y digo raro no solo en el sentido de un fantasma/zombi que por alguna razón aparece para (intentar) ayudar al protagonista. Hablo de cosas raras como el recuerdo de una hermana enferma de meningitis que vuelve en forma de fantasma, hablo de una pintura en esos recuerdos que después se materializa en el hijo resucitado (que tiene la misma ropa de aquella pintura). Hablo de una aparición en medio del bosque que adelanta la muerte de Judd Crandall, hablo de esa casa putrefacta con ruidos de locomotoras, y de ese grito en medio de la nada. Muchas veces el terror es tan puro que no necesita mucha explicación. Como una pesadilla sin sentido que sin embargo nos aterra.

Pet Sematary GIF

Ahora entienden por qué digo que Pet Sematary es un milagro irrepetible. No quiero ver el próximo año una guagua digital comportándose como un asesino maldito, tampoco quiero ver un gato animado. Una señora llamada Mary Lambert lo hizo todo de verdad, en el mismo lugar que escribió Stephen King, y con un guión que él mismo escribió. No necesitamos ver todo esto de nuevo. ¿Para qué ir al cementerio indio a resucitar una película perfecta? Va a volver fea, como una versión grotesca de sí misma, y ganas de hacer año. A veces, la muerte es mejor.

Pueden disfrutar de Pet Sematary en la aplicación Netflix de su Smart TV LG.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad