Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Recomendados de Netflix: Series para los peques

1024px-Familia_Watterson
Agregar a favoritos

Si ustedes son madres, padres, tíos, tías, hermanos o hermanas mayores, primos, guardianes, o incluso baby-sitters de niños pequeños, lo más probable es que se hayan sentado frente al catálogo infantil de Netflix y hayan sentido esa avalancha de colores, animales sonrientes y monitos desconocidos sin saber qué diablos ver con los regalones.

Lo más probable también es que sean los mismos regalones los que deciden qué ver, por lo que uno ahí no tiene mucho qué hacer salvo cruzarse de brazos y tragarse lo que sea que el infante decidió. Pues bien, gracias a mi propia experiencia he decidido escribirles una pequeña guía de cuáles son las series que probablemente tendrán que ver, junto con mis impresiones de qué es o no recomendable. Igual mandan los cabros chicos, lo que yo recomiende es irrelevante, pero de todas maneras aquí van algunas recomendaciones (y otras no tanto) según lo que me ha tocado ver a mí. Consideren esta una primera entrega, antes de reclamar por qué no incluí la serie que les gusta a sus niños.

 La casa de Mickey Mouse

Esta es una serie de animación digital sobre los personajes clásicos de Disney como Mickey, Donald, Pluto, Goofy (sí, en inglés, olvídense de “Tribilín”, ancianos), etc. Todos viviendo en un mundo colorido donde las casas se manifiestan de la nada, y donde un objeto volador llamado “Toodles” se encarga de producir juguetes y accesorios que se venden por separado.

Lo bueno es que es de esos monitos interactivos que hacen que los niños les griten cosas a la pantalla, y lo malo es que es bastante frívolo y absurdo y, en mi opinión, no tiene absolutamente ninguna enseñanza. Tiene una estructura que se repite en todos los capítulos (algo que los niños necesitan, he leído por ahí), pero fuera de eso, las historias son bastante aburridas y sin mucha gracia para el adulto que está ahí mirando.

Recomendable con reparos.

Vera y el reino arcoíris

Serie de animación digital original de Netflix, sobre una niñita que vive en un reino donde un árbol concede regalos cada vez que ella lo necesita. Tiene un gato, amigos que le piden ayuda, etc. Es muy colorinche y tiene una estructura repetitiva con una canción pegajosa maldita compuesta por el demonio en persona, todo lo cual la hace muy atractiva para los peques. No es muy memorable tampoco, pero tiene harto ingenio y creatividad.

Recomendable.

Talking Tom and Friends

Si conocen al maldito gato Tom, es porque probablemente sus propios peques los han obligado a instalar esa app en sus teléfonos. Bueno, pues la maldición continúa, porque también hay una serie de monitos en que el flatulento felino vive diversas aventuras con sus amigos. Para los adultos es un poco aburrida, pero para muchos niños es prácticamente un hechizo. Inofensiva.

Recomendable pero aburrida.

Supermounstruos

Esta sigue la línea de cosas como Los Munsters u Hotel Transylvania, y se trata de la vida cotidiana de monstruos famosos como Frankenstein, la Momia, el Hombre Lobo, etc. Más específicamente, sobre los hijos de Frankenstein, la Momia, el Hombre Lobo, etc. Todos los cuales asisten al mismo jardín infantil.

Lamentablemente, la serie no entra en detalles sobre cómo el monstruo de Frankenstein pudo engendrar un ser con sus mismas características físicas, ni por qué el Hombre Lobo puede transformarse a voluntad sin la necesidad de la luna llena (¿“Ese es mi secreto, capitán. Siempre ando en luna llena”?), pero es bastante entretenido. Tiene estructura de repetición (los niños se transforman en sus versiones “monstruo” siempre igual, a lo He-Man) y fantasía suficiente para ser un éxito. Bien ahí, monstruos.

Muy recomendable.

La guardia del león

Esta es una serie Disney que cuenta la historia de la descendencia de Simba, ni más ni menos que El Rey León. La animación es digital, pero imita los dibujos animados 2D y con bastante éxito. Se ve increíble, y si el pequeño de turno es fan de la película, va a tener mucho que gozar. La historia no es tan buena eso sí, y es muy fácil abandonarla y/o que el peque pierda interés, y también hay que decir que Kion, el protagonista, es bastante pelmazo. Igual salva.

Recomendable.

Larva

Esta es una serie de animación digital hecha en Corea, de episodios cortísimos, sin diálogos y mucho humor. Se trata de dos larvas que viven en una cloaca (o algo así) y que a diario se enfrentan a problemas absolutamente asquerosos y repugnantes. En esta serie no solo hay insectos, sino además todo tipo de gases y fluidos corporales. Casi todos los chistes van acompañados de alguna arcada, y como imaginarán funciona como hechizo para cualquier niño obsesionado con las flatulencias. Es decir, PARA TODOS LOS NIÑOS DEL MUNDO. Los capítulos son muy cortos e intensos (y sin diálogos), por lo que los peques pierden rápidamente el interés. Pero de que lo pasan bien, lo pasan bien. Y los adultos al lado también, qué se hacen.

Muy recomendable.

Patrulla de cachorros

Serie de animación digital creada por el mismísimo Satanás, que incluye un hechizo del infierno que hace adicto a todos los niños que osan mirar la pantalla. Tiene una canción pegajosa que se adhiere a la corteza cerebral como un parásito y que solo es eliminable a través de un complejo ritual de exorcismo/cirugía craneal.

Se trata de Ryder, un niño millonario que esclaviza a un montón de cachorros adorables para que hagan su trabajo por él, y tiene a su disposición más tecnología que la de Bruce Wayne y Tony Stark combinados. Ryder vive en un pueblo de incompetentes cuyo municipio carece de personal calificado para manejar cualquier crisis, por lo que los cachorros deben trabajar arduamente para salvar el día. Tiene una estructura repetitiva, y un doble estándar impresionante, porque la “tenencia responsable de mascotas” es un mensaje constante, pese a que se trata de un esclavizador de cachorros. Es altamente consumista además, porque los personajes no mueven un dedo salvo que tengan una máquina movedora de dedos PAW Patrol marca registrada ®. Si me preguntan a mí, esta serie promueve la explotación, el consumismo y la flojera. Pero los perritos son lindos, eso sí.

No recomendable, por favor no la vean, basta de apoyar el yugo de Ryder.

Y ahora vamos con las series extremadamente recomendables. Cualquiera de las que siguen es entretenimiento sano y de calidad para sus peques, háganme caso.

My Little Pony: La magia de la amistad

Esta es mucho mejor, y seguro todos la conocen. Se supone que hay un culto de adultos que aman esta serie, pero no vamos a hablar de gente con problemas ahora. La serie se trata de un montón de yeguas pony buena onda que viven en un reino mágico y todas tienen cabelleras fabulosas etc. Hay mucho color y mucha historia que habla del valor de la amistad, el amor, etc. Así que hay enseñanza además de ser visualmente tan atractiva. Tiene giros impactantes y personajes mágicos filete, así que dejen a sus peques tranquilos porque lo van a pasar caballo.

Muy recomendable.

Dora la exploradora

Un clásico de animación, sobre una niñita llamada Dora que decide hacerse exploradora, y qué bueno que no se llamaba de otra forma o la serie sería mucho más deprimente (Anita la huerfanita, Andrea la súper fea, Renata con mala pata, etc.). Debe ser la serie más interactiva de todas, con momentos hechos exclusivamente para que los niños le griten cosas a la pantalla y que milagrosamente funcionan. Vean Dora la exploradora ahora y sin demora.

Muy recomendable.

Gravity Falls

Esta es tan buena que en realidad es una recomendación para los adultos, y qué suerte si los niños enganchan con ella, porque toda la familia lo va a pasar chancho. Se trata de dos hermanitos que se van a vivir con su tío abuelo a una cabaña en el bosque, y déjenme decirles que es básicamente Rick and Morty + Los Archivos X, pero para niños. Quizás sea demasiado sofisticada para los más chicos (hay chistes que se burlan hasta de Christopher Nolan), pero en una de esas enganchan.

Muy súper recomendable.

El increíble mundo de Gumball

Esta es otra que también puede ser más para adultos que para niños, pero al parecer los peques lo pasan muy bien también. Se trata de una familia (mamá gato, papá conejo, hijos gatos y pececito) y las aventuras son increíblemente cotidianas y cercanas. Un capítulo se trata de quién se gana el control remoto de la tele, por ejemplo. Otra de los celos que siente Gumball (el gato protagonista) por la que le gusta en el colegio. Y así. Es muy parecida a Regular Show en el sentido de que las historias parten muy normales pero de pronto tienen un giro absurdo hacia la fantasía. La animación es una mezcla de técnicas impresionante, y cada capítulo tiene algo que admirar.

Brígidamente recomendable, no puedo recomendarla más, cuático.

Puffin Rock

Esta es una serie preciosa hecha en Irlanda, sobre la flora y fauna que existe en una isla irlandesa, y más específicamente, sobre cómo dos pajaritos muy niños van descubriendo el mundo. Cada cuadro de esta serie parece ilustración de cuento infantil, y es de una ternura impresionante. La dinámica familiar es muy parecida a la de ese otro clásico Peppa Pig, y las historias son siempre buena onda y con valores y enseñanzas. No sé cómo llegué a esta serie, pero es muy recomendable, en serio.

Mucho muy recomendable, si aquí ya estamos en los hits.

Masha y el oso

A mí nadie me engaña. Ese oso se comió a los papás de Masha y es la culpa la que lo hace soportar a esa cabra chica insufrible. Es una serie de animación digital hecha en Rusia, y basada en un cuento folclórico muy distinto a lo que se ve en la serie, que es básicamente una niñita molestando a un oso que lo único que quiere hacer es vivir en paz. Si me preguntan a mí, cualquier padre se va a sentir identificado con ese pobre oso que no puede ni leer el diario sin que la pequeña Masha llegue a hincharlo por cualquier cosa. Pero el cariño incondicional del oso, y los ocasionales momentos de bondad de Masha, la hacen tolerable. Hay hasta spin-offs que son igual de buenos (como Los cuentos de Masha).

No tengo para qué recomendarla porque sus peques ya la ven, probablemente.

Y a propósito de series que sus peques ya ven…

Peppa Pig

Era que no. Es tal la omnipresencia de Peppa Pig en todas partes, que es fácil que uno le tenga mala y crea que es un cáncer espantoso destinado a los niños como Paw Patrol. Pero no se engañen, Peppa Pig es una creación bastante compleja con mucho que admirar, partiendo por lo increíblemente real que es el personaje de Peppa. Yo sé que son animales antropomórficos (o casi) que viven en un universo paralelo donde las calles son montañas verticales de pesadilla, y donde la señora Liebre es la única microempresaria existente, pero lo mejor de Peppa es su dinámica familiar, los lazos entre los personajes, y la simpleza del mundo de los niños.

Los niños, especialmente Peppa, son increíblemente niños y se comportan como tales. Son picotas, cambian de estado de ánimo fácilmente, y son dulces y queribles pese a todo. Si tuviera que hacerle un reclamo, es al trato que recibe el pobre Papá Cerdito, siempre basureado y blanco de todas las bromas. Pero lamentablemente creo que incluso eso es realista y muy cercano a la realidad. ¿Quién no se burla de la guata del papá, señores? En fin, entre los colores y las historias simples y genuinamente graciosas, Peppa es un integrante más de la familia, a estas alturas. Pero todo el mundo lo pasa chancho.

Ya ven Peppa, y probablemente se saben capítulos de memoria.

Obtén tu mes gratis de Netflix al crear una cuenta nueva ingresando desde tu Smart TV LG, o bien, desde www.netflix.com/LG

¿Qué otra serie agregarían?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad