Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Review TV: The Walking Dead, “The Day Will Come When You Won’t Be”

twddestacado
Agregar a favoritos

Este domingo pasado se emitió el esperado primer episodio de la séptima temporada de ‘The Walking Dead. Una carnicería que sorprendió a muchos por el nivel de crudeza de las imágenes, y por la carga emotiva que conlleva eliminar a personajes tan queridos por los fans.

El grupo de sobrevivientes de la exitosa serie están completamente desmoralizados y vulnerables bajo el dominante villano de turno. ¿Lo curioso?, nosotros también.

Pasa que en ‘The Walking Dead‘, cada cierto tiempo nos vemos enfrentados a un nuevo territorio sin salidas, y sabemos (casi por olfato) que alguien tiene que morir para que el resto pueda sobrevivir. Y luego del tenso final de la sexta temporada en abril, la serie volvió con un primer capítulo que para muchos es considerado el mejor en las siete temporadas desde el 2011. Y que sin ir más lejos, está dando que hablar en todas las redes sociales.

Si eres de los que aun no ha visto la serie, te recomiendo que cierres esta nota inmediatamente, porque vamos a hablar profundamente de lo que fue ese fatídico episodio titulado “The Day Will Come When You Won’t Be“. Así, sin anestesia.

twd1

Así es como arranca la temporada:

Los sobrevivientes arrodillados frente a un imponente Negan (grande Jeffrey Dean Morgan), el cual decide que la mejor forma de “adiestrar” a Rick es aniquilar brutalmente con su bate a alguien del grupo. Al azar y luego de un frívolo diálogo, el hombre se detiene frente a Abraham (Michael Cudlitz), y lo golpea con toda fuerza. El pelirrojo resiste al impacto; valiente, arrogante, inmóvil como un roble, pero más temprano que tarde acaba por caer en un baño de sangre mientras los demás observan con shock su muerte.

Daryl se desespera, se levanta y golpea a Negan. Pero esa acción ( y la amenaza de Rick) sólo servirá para continuar el juego de “Lucille” (dulcemente bautizada así por su dueño) con Glenn , quien en un guiño a la obra de Robert Kirman dedica sus agónicas palabras a la mujer de su vida, antes de caer desplomado y notoriamente sin la cabeza sobre sus hombros. Se acaba la lección, se corta nuestro aliento.

twd2

El panorama más oscuro de la serie:

El drama siempre ha sido la columna vertebral de ‘The Walking Dead‘, y el contexto del “mundo post-apocalíptico” es solo la excusa para llevar al límite a todos los personajes. Rick es quien ha sobrevivido a muchas cosas, pero con colaterales en su personalidad; ahora es un hombre que es capaz de hacer lo que sea por mantener a los “suyos” con vida. Es por eso que cuando Negan le pide cortar el brazo de su hijo, el héroe se derrumba y pide entre sollozos que por favor pare (nunca había visto a un Andrew Lincoln tan entregado al papel). Rick sabe que está quebrado, que está exactamente bajo el pulgar de Negan, y cualquier cosa que haga tendrá consecuencias en su comunidad.

Son brillantes las referencias que este capítulo tiene con respecto a la vida y a la muerte; por un lado la despedida de Glenn (“Maggie…i will find you“) es una línea mencionada en “El último Mohicano“; trascendencia y amor, pura intensidad.

Con un inicio de temporada tan hardcore, es de esperar que en los próximos capítulos los argumentos sean más relajados, pero que de alguna u otra forma servirán para digerir lo que acabamos de experimentar con la muerte de Abraham y Glenn (no nos pongamos exigentes pidiendo muertes en cada capítulo, para eso está Game of Thrones).

twd3

Maggie con un embarazo delicado, sin Glenn, sin Abraham y una comunidad al borde del derrumbe. De alguna u otra forma, todos son alcanzados por la sedienta Lucille, y estas muertes les recuerdan que ya no son los jefes. Ese lugar le corresponde a un hombre inquietante, que se aleja bastante de los enemigos que hemos conocido hasta ahora. Negan es un villano duro, de esos perversos que no necesitan una razón para acabar con alguien. Su poder es intimidante, es un monstruo.

De todas formas, con la llegada de Negan habrán muchas cosas que contar, mientras que además veremos a Ezequiel y su reino que no harán otra cosa, sino condimentar la serie con personajes mucho más atractivos de los que hay ahora. Cada personaje que se integra, tiene una historia sabrosa que contar con respecto a los buenos tiempos; esos cuando el mundo aun no se iba al carajo. En ese sentido sería interesante que la serie pudiera indagar en las personalidades de Negan, Ezequiel o Jesus.

Y eso, así es como la séptima temporada de ‘The Walking Dead‘ arranca rompiendo corazones y dejando un sabor amargo en la garganta. Pero con 45 minutos que sin duda marcarán un antes y después en la serie, y por qué no, en la historia de la televisión.

Les recuerdo además que ‘The Walking Dead‘ está disponible en Netflix con las primeras cinco temporadas que pavimentan el camino a lo que definimos el “arco más crudo de la historia”.

Bienvenidos (de vuelta) al horror, ese donde los verdaderos monstruos somos nosotros, y donde las palabras sobran.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad