Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

10 títulos de Netflix que te harán volver a la infancia

LG
Agregar a favoritos

Se acerca el día del niño y muchos no tienen panorama para ese día ó simplemente no quieren salir a conocer el mundo porque prefieren un fin de semana acostaditos. Para ellos les tengo buenas noticias, porque hice una selección de títulos conocidos (y otros no tanto), que en algún momento nos llenaron el corazón, y que verlos ahora nuevamente pueden remover ese cabro chico que tenemos en el corazón.

Preparen chocolate caliente, llamen a los amigos, vecinos, hijos, sobrinos, y suban el volumen porque vamos a volver al pasado con cinco títulos recomendados, cargados de nostalgia y con un rico aroma a VHS. Todos están disponibles en Netflix.

1. “El Principe del Rap” (1990)

El Principe del Rap” es algo perfecto para mostrarle a los niños como nos comportábamos en los 90’s; colores fluor, ropa ancha, rap, y mucho swag viene incluido en esta serie que nos sacó carcajadas por años. Además, la serie tiene varios momentos memorables que de seguro cambiaron la forma de pensar de los televidentes en ésa época. A estas alturas debe ser difícil que alguien mayor de 25 años no conozca esta serie (como pasa el tiempo ¿eh?), pero basta con ver la intro para cachar de que estamos hablando. ¿Acaso alguien ha olvidado la letra?.

Me acuerdo que esta serie se transmitía por una señal nacional en la hora de almuerzo los fines de semana, y con mi hermano llegábamos a llorar de la risa por las cosas que le ocurrían a Will. En el fondo todos queríamos vestirnos como él, tener un tío como Phil, y hacer el inconfundible baile de Carlton en algún carrete noventero.”El Principe del Rap” es simplemente parte de una generación entera, y que ahora pueden ver gracias a Netflix.

Frase épica: “¡Hombre, me encanta Halloween! Es el único momento del año en el que un hombre negro puede usar una máscara por la noche y no ser arrestado”.

2. “Balto” (1995)

Eran los 90’s, y yo estaba enfermo en casa. Mi vieja (tan linda ella) me preparaba una sopita, y de paso me arrendó un VHS del maravilloso estudio Amblimation que ya por entonces me había hecho alucinar con “Una Historia Americana” y “We’re Back“. Este VHS era “Balto”, y después de verla aprendí muchas cosas de la vida, entre ellas lo importante que es aceptar lo que eres y estar orgulloso de ello. Algo así como el Rey León, pero menos shakesperianoBalto es un perro lobo siberiano que siempre ha sido marginado por sus orígenes, y que sólo cuenta en su vida con unos pocos amigos. Un día, una grave epidemia azota al pueblo de Nome y los niños requieren de una medicina que no puede llegar porque las rutas están bloqueadas por la nieve. En ese momento, Balto descubre que puede salvar a los niños, sólo si confía en sí mismo.

Si Jon Snow tuviera una película animada sería esta, porque Balto sigue el mismo esquema del “bastardo” social, y que en un momento determinado se sobrepone a las adversidades para quedar como un rey (sólo que a Balto no lo revive ninguna bruja roja, y no pelea con los muertos vivientes). Sin embargo es una historia hermosa, y lo mejor de todo es que está basada en hechos reales. Ósea, más bonito todavía.

Esta película está hecha para verla en familia, para llorar cuando Balto ve al lobo blanco (que parte mas linda oye), y para mejorarse de un resfrío a base de enseñanzas animadas. Así los niños guardarán para siempre ese día en sus corazones, tal como lo hice yo.

Frase épica: “Déjame decirte algo Balto. Un perro no puede hacer este viaje solo, pero tal vez un lobo sí”.

3. “El ABC del Amor” (2005)

Quién iba a pensar que el gordito de “El ABC del Amor” se iba a convertir en el galán de “Los Juegos del Hambre“. Pero aquí lo tienen en formato chico, con pecas y profundamente enamorado (nuevamente). La peli se trata de Gabe, un niño de once años que vive una vida normal en Manhattan. Sus papás se están divorciando y todo lo relacionado al amor es un problema a evitar en su vida. Todo super cool  hasta que conoce a Rosemary, la chica que lo volverá loco de amor.

Si alguien me preguntara “¿Qué es el amor?“, yo lo invitaría a ver esta película en Netflix, porque tiene todas las respuestas que alguien pueda necesitar. No por nada fue un acierto haberle puesto ese título en latino, porque esta película es precisamente una enciclopedia sobre el amor, y no sólo eso, sino que también les hará mucho sentido a los grandotes que piensan que el amor no existe y cosas por el estilo propias de la adultez.

Es una película para toda la familia porque el lenguaje es súper transversal para grandes y chicos. Onda, un niño puede aprender lo que es el amor porque nunca había sentido algo así, y el papá va a querer ir a comprarle un ramo de flores a la mamá solo porque sí.

Tiene varios momentos tiernos, chistosos y otros muy tristes, tal como funciona el amor en la vida real, pero siempre visto desde la perspectiva de un niño común y corriente.

Así que ya saben, si quieren subirse a una montaña rusa de emociones vean “El ABC del Amor” porque no se arrepentirán. Y si la vieron, véanla otra vez porque de estas películas uno siempre va a sacar algo nuevo .

Frase épica:  “Me enamoré hace dos semanas y media, y es un sufrimiento. Es un sentimiento que no le deseo ni a mi peor enemigo”.

4. “La Princesa Prometida” (1987)

El año pasado descubrí que tenía muchos amigos nerds que nunca habían visto La Princesa Prometida, y me pareció super raro porque es una película clásica de cuando éramos chicos. Así que les pegué un cachamal a todos porque no haber visto esta película es algo imperdonable.

Esta película se trata de una princesa que no se quiere casar con el malo, y un héroe con pinta de “El Zorro“, va a rescatarla. En el camino van a descubrir monstruos, ladrones, venganzas y un sin fin de aventuras sacadas directamente de un libro de fantasía. Hasta ahí todo normal, pero lo que tiene de mágico esta película es que en su relato se pueden encontrar cosas maravillosas hiladas de manera que lo típico se vuelve novedoso.

En varias partes de la película se pueden encontrar chistes, moralejas, e incluso se rompe “la cuarta pared” cuando uno de los protagonistas te habla hacia la cámara tal como Frank Underwood lo haría en House of Cards (y ojo que en esta película tenemos a una guapa Robin Wright en sus mejores años). La película no se queda en hacer lo “típico” que harían las películas de fantasía, más bien se atreve a hacer cosas que uno no ve todos los días, y eso hace que “La Princesa Prometida” sea una película inmortal que puede sobrevivir a los años sin perder ni una gota de originalidad.

Frase épica:  “La muerte no detiene el amor, lo único que puede hacerlo es demorarlo”.

5. “Volver al Futuro” (1985)

Esta película es una de las mas pulentas de toda la historia. Y al que no le guste hablar de eso, es porque no sabe de lo que se pierde.

¿Quién no soñó con tener un DeLorean que viajara en el tiempo?, ¿Quién no se vio a sí mismo como Marty McFly cuando el matón del colegio se ponía choro?, ¿Quién no quería tener la patineta voladora ?. Nadie, y eso es porque “Volver al Futuro” es la obra cumbre de Robert Zemeckis que millones de fanáticos seguimos adorando a pesar de los años.

Ese juego del “¿qué pasaría si…?” es la constante de la historia, lo que hace que todo sea mucho más dinámico para ver y apostar en familia de lo que va a ocurrir a continuación (suponiendo que no la hayan visto). De hecho, por aquellos años, siempre me cuestionaba la idea de que alguien podría haber cambiado “este futuro” y nosotros no tendríamos cómo saberlo porque simplemente son cosas que superan la física.

La película como trilogía es tan entretenida como inteligente. Incluso si se atreven a mostrársela a sus hijos de seguro les va a gustar, porque si no les tincó el pasado en la primera parte, de seguro el futuro les va a encantar en la segunda con el “Tiburón 19” ó las zapatillas que se ajustan solas. Y si no les gustó el futuro, tal vez puedan volver a la época de los vaqueros y los indios con el final de la saga.

Volver al Futuro” te quiero con todo mi corazón porque eres mi infancia entera.

Frase épica: “¡Eres un Gallina McFly!”.

6. “Jumanji” (1995)

Hay cosas con las que no se juegan, y una de esas es la Ouija. Pero por otro lado está “Jumanji” (no confundir con “Tomanji”) que es un juego de mesa donde se pueden invocar todos los animales de la selva desde una dimensión extraña, y también hacer que pasen cosas muy raras a los jugadores, como convertirlos en mono o invocar a Robin Williams (Q.E.P.D) que es como un “Tarzán”  atrapado en el juego.

Esta película tiene entretención hasta por si acaso, y les aseguro que no se van a aburrir nunca porque lo más interesante es que todo lo que ocurre en la película es muy “imprevisto“, y que cualquier cosa puede pasar si los dados mágicos así lo quieren. También en esta película actúa Kirsten Dunst antes de ser Mary Jane en Spider-Man, y después de ser una chupasangre en “Entrevista con el Vampiro“.

No conozco a nadie que ame con locura esta película, pero tampoco conozco a nadie que no le guste. Eso me lleva a pensar que la mayoría de nosotros tenemos muy buenos recuerdos de esta aventura safárica, y que, después de todo, era un buen título para arrendar en los otoños noventeros ¿o no?.

Escena épica: La estampida de rinocerontes con ultra tecnología 3D de los noventa.

7. “Querida, encogí a los niños” (1989)

Querida, encogí a los niños es una de esas películas que daban a cada rato en la señal nacional porque era ultra familiar y te enseñaba que los científicos eran buenos, pero se mandaban muchas embarradas. Pero lo más bacán de todo es que cumplía una de las fantasías más geniales de ser niño; achicarse al tamaño de una hormiga y vivir una aventura en el jardín cómo si fuera el lugar más peligroso del planeta.

Por ese entonces lo único parecido que teníamos al alcance era “Mundo Mágico”, que por si lo olvidaron también tenía un espacio dedicado a la aventura en “escala”. Pero más allá de eso, esta película es un título totalmente recomendado para la familia, y ver nuevamente a Rick Moranis en el papel de “pavo” es algo que les va a traer muchos recuerdos. Eso se los doy por seguro.

Escena épica: Cuando se abre el rociador de agua y tienen que escapar de los goterones en el jardín.

8. “Quisiera ser grande” (1988)

Tom Hanks nunca me ha defraudado por sus actuaciones y en Quisiera ser grande, siendo un lolein, se vuelve un referente generacional para muchos niños que querían crecer apresuradamente para hacer cosas que los grandes nomás pueden hacer, como besar a la chica de los sueños.

La película cuenta la historia de Josh Baskin, un niño de unos doce años que está aburrido de que el mundo lo trate como un inmaduro. Una noche cualquiera va a un parque de diversiones y pide un deseo a una de esas máquinas que aparecen en cualquier lado llamadas “Zoltar“. Al día siguiente despierta siendo un adulto de unos 30 años, pero con la misma conciencia de siempre. De ahí en adelante es pura entretención y una enseñanza de que nunca hay que apresurar las cosas porque el tiempo se encarga de mejorar todo.

Me gusta esta película porque ya nadie se preocuparía de hacer este tipo de comedias. Siendo una película ochentera, es super digerible y te enseña cosas como el respeto a los otros, el compromiso, el amor, y otros temas que es mejor que descubran por sí mismos, así la experiencia es más personal.

Escena épica: Esa cuando Tom Hanks está tocando el piano

9. “Matilda” (1996)

Esta película debe ser archi conocida por ustedes, pero se merece todo el respeto cinéfilo porque mezcla ciencia ficción, fantasía, humor y drama.

Matilda” es una niña que vive con una familia caótica y ambiciosa. Su gran secreto es que tiene poderes telequinéticos y los utiliza constantemente para jugar o defenderse de una forma muy inocente. Es eso mismo hará que su entorno cambio abruptamente, y tenga que decidir qué hacer con su vida, siempre y cuando su familia se lo permita.

Lo mejor de esta película es que tiene una crítica social brígida con respecto a la ausencia de los padres, el maltrato y el abandono. Quizás cuando chico no fui capaz de tomarle el peso a esas cosas, pero ya de grande es heavy ver como tocan esos temas. De hecho esa escena en que Tronchatoro (la profesora mala) castigaba a las niños comiendo pasteles de chocolate hasta desmayarse, ó cuando lanza por los aires a la niña de trenzas, es super fuerte (y chistoso también), pero lo importante aquí es el mensaje final y de cómo Matilda expresa sus poderes para ayudar a otros. Las malas lenguas dicen que en la segunda parte se matricula en la academia del profesor Charles Xavier y que se convierte en Fenix.

Recomendada al 100%.

Frase épica: “Los libros le dieron a Matilda un mensaje de esperanza; no estás sola”.

10. “Cuenta Conmigo” (1987)

(Dejé lo mejor para el final)

Cuenta conmigo” se trata de cuatro amigos que se pegan un viaje para encontrar a un niño desaparecido. En el camino, nos dan una clase sobre la vida y la muerte. Teniendo en cuenta que son niños en búsqueda de aventuras, y que están en un contexto super sensible, los diálogos son maestros y hechos con una genialidad absoluta.

Reconozco que cuando vi esta película tenía la edad de los protagonistas (doce años), y terminé con una sensación extraña de no saber si reír y llorar, porque ver la película es en definitiva ver en primera fila como termina la infancia de los protagonistas. Dicho de otras maneras, durante la película uno constantemente cruza la línea de la inocencia de ser niño a la crudeza de la vida adulta.

Es una de mis películas favoritas porque tiene buenas actuaciones, buenos diálogos, mucha tensión, y un mensaje final de esos que te dejan marcando ocupado por un buen rato (esos son los mejores). Además de ser un lindo recuerdo de River Phoenix, quien murió muy joven, y muchos lo añoramos con especial cariño por su papel de Chris en “Cuenta Conmigo“.

Frase épica: “Nunca he vuelto a tener amigos como los que tuve a los 12 años. Dios mío, ¿alguien los tiene?”.

Obtén un mes GRATIS de Netflix inscribiéndote en www.netflix.com/LG.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad