Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

TV Review: The Fall

the-fall
Agregar a favoritos

Por @negracesante

The Fall es una serie súper fácil de recomendar. Es inglesa, sus protagonistas son bellos y talentosos, nivel “basta, mi corazón no puede soportar tanta perfección junta”, y sus temporadas son breves, alabado seas Reino Unido por las historias resueltas en menos de 6 capítulos.

Resumen rápido: La detective Superintendente Stella Gibson (Gillian Anderson) está tras los pasos de Paul Spector (Jamie Dornan), un asesino en serie obsesionado con las mujeres profesionales, atractivas y de pelo oscuro.

jamie-dornan-and-gillian-anderson-in-the-fall-on-location-belfast

Ustedes dirán: “¡Spoiler alert!, no queríamos saber el nombre del asesino”. Primer error. The Fall no es la típica serie policial donde tenemos que adivinar quién mató a Marilyn. La producción de la BBC comienza con el asesino tomándose una selfie en el espejo de una de sus víctimas. Así, tal cual.

Advertencia: Esta columna contiene spoilers, no de esos que arruinan el final de una serie, pero sí de los que ofenden a los quisquillosos. Si usted es uno de ellos, mejor vuelva a esta columna cuando haya visto la serie.

selfie dornan

Conocemos a nuestro asesino y lo acompañamos en sus rutinas. Lo vemos eligiendo a sus víctimas, sorprendiéndolas en sus casas y apretando sus cuellos hasta quitarles el último aliento de vida. Después, el silencio y el ritual post mortem: bañar delicadamente el cuerpo sin vida de la joven, secar su cabello y pintarle cuidadosamente las uñas con esmalte rojo.

Cuando pensamos que lo peor ha pasado, una escena aún más inquietante y siniestra: una vez concluidos los asesinatos, nuestro serial killer no regresa a un sótano vacío. Paul Spector regresa a una casa suburbana donde lo espera una esposa y dos hijos. La escena parece robada de una comedia familiar hasta que Spector saca un collar de su bolsillo y lo pone alrededor del cuello de su pequeña hija. La niña está contenta y promete usarlo todos los días. Paul sonríe complacido, el collar pertenece a la mujer que acaba de asesinar. Definitivamente, este asesino no se parece a ningún otro que hayamos conocido.

The-Fall-2

Como buena serie british el enfoque también gira en 360 grados cuando posa su mirada en la protagonista de la serie. Adiós heroínas fracturadas o masculinizadas a la fuerza para exigir respeto en ambientes históricamente dominados por hombres. Stella Gibson no está en búsqueda del reconocimiento de sus pares, es una mujer en control de su carrera, su cuerpo y su sexualidad.

Gillian Anderson in "The Fall" season 2.  Photo courtesy of Netflix

Stella viene a cazar a su presa. Es una depredadora. Si el trabajo así lo requiere, duerme en un catre instalado en su oficina; si tiene ganas, invita a un colega a compartir su lecho; si quiere despejar la cabeza, se va a nadar a una piscina olímpica; si alguien cuestiona sus métodos, maneja la situación con la serenidad y la calma de quien se sabe por encima del resto. A Stella todo le resbala, ella vino a atrapar a un asesino, no a dar explicaciones.

fall_ps2_011_h 2

Stella Gibson dice que para atrapar a un asesino, es necesario “establecer una relación con él”, llamar al demonio y ofrecerle el cuello para que clave sus dientes. Y vaya que está dispuesta a poner en práctica su teoría. En un momento clave de la primera temporada, Gibson pinta sus uñas del mismo color con que Spector pinta las de sus víctimas. Una provocación que sabe el asesino no podrá ignorar.

Paul se obsesiona con Stella y comienza a perder el control haciendo su primera llamada telefónica a la policía. Pide hablar con ella y le pregunta si acaso se pintó las uñas de rojo por él. Una escalofriante tensión sexual entre cazador y presa queda sellada para siempre en esa llamada.

The-Fall-3

En un género que se presta para el cliché constante y el escape de la presa en el último minuto, la producción inglesa logra innovar y alejarse de la repetición morbosa. En la segunda temporada cada capítulo sube la apuesta y es más oscuro que el anterior, llegando a lugares donde pocos se atreven a ir.

001~553

Alrededor de Paul Spector serán muchas las mujeres que sufrirán: su hija (chiquitita), dispuesta a defenderlo aunque tenga que mentir por él, la niñera adolescente (insoportable), que dice amarlo aun cuando sabe que es un asesino, la esposa (pobrecita mía), que no se entera de nada, y lógicamente todas las mujeres que tengan la desgracia de cruzarse en su camino. El asesino de Belfast es claramente un misógino, pero la serie está lejos de serlo. The Fall NUNCA nos permite olvidar que será precisamente una mujer la única capaz de ponerle fin a esa escalada de destrucción y que el enfrentamiento entre Stella y Paul es inevitable.

Gillian Anderson y Jamie Dornan tienen muy pocas escenas juntos, pero nunca ha existido en una serie de televisión mejor química entre cazador y presa. Un juego de poder y control, lento y meditado, que llegado el momento sabe estallar y logra comerse la pantalla.

The Fall: Gillian Anderson

Para cerrar, solo decir que el capítulo final puede terminar la historia de Stella y Paul para siempre o ser la antesala de una tercera temporada. Allan Cubitt, creador de la serie, no ha confirmado ni negado la posibilidad de un tercer ciclo. ¿Qué nos queda a los viudos de The Fall? Solo prenderle velas a la BBC y cruzar los dedos para que nos siga entregando joyitas como esta.

Las dos temporadas de The Fall se encuentran disponibles en Netflix, lo único que debes hacer es encender el LG Smart TV y entregarte a la cacería.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad