Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Una serie que la lleva: Mindhunter

LG
Agregar a favoritos
Todo sobre:MindhunterNetflix

En la película Zodiac (2007) de David Fincher (maestro), hay una escena brígida que debe ser de mis favoritas de toda la historia del cine y de la humanidad y del universo. Es una escena en que los detectives llegan a entrevistar a un sospechoso, porque el cuñado del sospechoso lo denunció que andaba en cosas raras. Los detectives, que hasta el momento habían recopilado un montón de evidencia sobre el asesino Zodiac, llegan esperando nada. Y de a poco se van dando cuenta de que este sospechoso calza perfecto con todo lo que andan buscando. El compadre es un guatón pelado bueno para hablar, que incluso empieza a delatarse solo, y los detectives van pillando detalles cada vez más inquietantes: sus zapatos calzan con huellas encontradas, conoce a una de las víctimas, tiene un reloj marca “Zodiac”, etc. Es una escena brígida porque está todo en los detalles, y porque el peliculasta la lleva y va mostrando las cosas justo cuando tenemos que verla.

Bueno, pues la serie de Netflix Mindhunter es como si alguien hubiese visto esa escena y hubiera dicho “oye la escena increíble, loco, ¿por qué no hacemos una serie que sea entera así?”, y ZUÁCATE, lista la primera temporada de Netflix’s Mindhunter.

Serie Nueva Favorita del 2017

Tal como la película Zodiac, la serie está basada en la vida real y se trata de detectives que buscan asesinos en serie. Pero esta transcurre antes que Zodiac, así que ni siquiera les han puesto “asesinos en serie”, porque todavía no existe la disciplina que investiga los asesinos y estos compadres son los primeros. En otras palabras, aquí es donde empieza todo cabros.

El primero en darse cuenta de que el FBI se está quedando corto, es el detective Holden Ford, también conocido como Común y Corriente Vainilla Hoja Cuadriculada Calcetín con Rombos Pan De Molde, porque es el hombre más fome del condado y siempre tiene cara de estar sorprendido de existir. Con todo lo fome que es, igual tiene su cerebro, y es el primero en notar que están apareciendo asesinatos demasiado violentos y terribles como para explicarlos con las típicas respuestas de siempre.

70ca9ee6573a1b4420bb69ef7cd065bb2e886b8d

Su compañero, Bill Tench (Biff Tannen), es más viejo que él y más porfiado, pero de a poco le va encontrando razón al otro, y los dos deciden entrevistar a asesinos que estén presos para recopilar información que puedan usar en futuros casos. El parcito no se da ni cuenta y ya los empiezan a llamar para pedirles asesorías, y no solo eso, sino que también se dan cuenta de que funciona. Porque con sus conocimientos empiezan a atrapar asesinos, y todos los demás policías quedan para dentro con lo secos que son, al mismo tiempo que se escandalizan por tanta información sangrienta y violenta que manejan. El equipo lo termina de formar la sicóloga Wendy Carr, una comadre que es muy metódica y ni se arruga con nada, y tengo la teoría de que es la abuela de Scully.

Ah y aunque pareciera que es la típica serie en que investigan/entrevistan distintos asesinos por capítulo, en realidad es mucho más que eso. Porque aparte de los asesinos (reales) que se van encontrando, también está lo que les pasa a ellos con la formación de esta nueva rama del FBI, y cómo los afecta en sus vidas todo lo penca que van descubriendo de la especie humana.

Y bueno cabros, qué quieren que les diga. Debe ser mi Serie Nueva Favorita del 2017, principalmente porque no se farrea nada de su potencial, y funciona en casi todas sus capas, que son muchas. Si como casi toda la población mundial ustedes sienten fascinación por los asesinos en serie, esta cuestión los va a interesar desde el minuto uno. Si les gusta más la sangre y los grandes giros, probablemente vieron dos capítulos y se aburrieron y la dejaron botada, pero déjenme decirles que si hicieron eso, la vendieron. Esta serie es increíble, y no puedo creer que consiguieron que quisiera a esos personajes.

Biff Tannen y Wendy

El agente Vainilla Pan de Molde es demasiado pajarón como para ganarse nuestro afecto rápidamente, pero desde muy temprano es el agente Biff Tannen el que la lleva. Como es porfiado y tiene cara de pocos amigos, uno cree que va a ser el típico detective apestoso que solo existe para hacerle la vida imposible al otro, pero resulta que no. Como todo señor mayor, este compadre quiere puro estar tranquilo y que nadie lo moleste, pero con todo lo porfiado que es IGUAL se da cuenta de que Vainilla tiene razón. Y lo que están haciendo es importante. La dura, este compadre es como Morgan Freeman en Se7en, pero con unos veinte años menos. Todavía cree que hay esperanza, todavía puede cambiar de opinión, y peor… La violencia todavía puede afectarle. Cuando conocemos su vida familiar, además, entendemos aún mejor de donde viene. Maestro.

Otra que llega a dar gusto es la sicóloga Wendy, justamente por LO PROFESIONAL que es. Cuando aparece los mandonea a todos, y uno no puede evitar encontrarle razón. Pero después los agentes le contestan, y uno les encuentra la razón a los compadres, y así. Como pasa en todas las series que están bien escritas como esta, uno va alternando a quién le hace barra, y cuando todos consiguen sus objetivos, a uno le dan ganas de aplaudir. Ejemplo: cuando Agente Vainilla se empieza a poner pelmazo de a poco, y empieza a “torcer” las reglas del FBI para sacarles la verdad a los sospechosos de asesinato, ¿quién puede discutir con buenos resultados? Nadie, pos.

Captura de pantalla 2017-11-03 a las 15.11.24

Una serie de “conversa”

Pero no se engañen, esta es una serie de “conversa”. Muchos capítulos se tratan de preparar una entrevista hasta el último detalle, y después ver cómo sale esa entrevista. En el capítulo 09 por ejemplo, cuentan un asesinato espantoso, y los agentes rápidamente dan con un sospechoso. Después pasan mucho rato planeando los detalles de cómo lo van a entrevistar, y la escena de la entrevista está a la altura de la entrevista de Zodiac que les conté al principio. Es una escena que no deja tiempo ni para respirar de todos los detalles que uno está absorbiendo: las pausas, cuándo se ríe el sospechoso, cuándo se pone nervioso, qué es lo que lo hace bajar la guardia, etc. Si esto no les parece interesante, yo creo que no les va a gustar esta serie no más. Pero háganme caso porque es alucinante.

5ae5dceb318927d081734281cddb25b64925f1e4

Ah y he nombrado tanto al peliculasta David Fincher porque él es uno de los cerebros detrás de esta serie, y dirige cuatro capítulos en la temporada, los dos primeros y los dos últimos. Y esos dos últimos son una joya que no nos merecemos de lo buenos que son, con varios momentos que se sienten como deja-vu de Zodiac. ¿Esa última escena con Ed Kemper? Muy Jake Gylenhaal en el sótano del proyeccionista, si me preguntan a mí.

Al final la gracia de Mindhunter es que nos muestra el origen de un montón de cosas que nos han gustado desde siempre. Si les fascinó esa dinámica de investigación + entrevista a asesino encarcelado en cosas como El silencio de los inocentes o Manhunter, aquí van a entender de dónde viene. O incluso si son viudos de Hannibal, esta serie podría considerarse perfectamente William Graham Begins. ¿Cómo se hace un agente del FBI capaz de entender a los asesinos en serie al punto de empezar a volverse un poco loco? Mindhunter tiene la respuesta.

Lo que estoy tratando de decirles, cabros, es que tienen diez capítulos filete para zamparse estos días. Y ya que es un festín, les recomiendo no echárselos todos de una. Disfruten, mastiquen, tomen agüita entremedio. Así no se les hará tan larga la espera de la segunda temporada. Si sigue así, por mí que hagan diez más si quieren.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad