Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Una temporada en Fargo

Fargo-Destacado
Agregar a favoritos

De vez en cuando, hay personajes que se quedan a vivir contigo. La película termina, la serie acaba, pero por alguna razón, ellos siguen allí al día siguiente. Y años después. Tenía 17 años la primera vez que un personaje se quedó conmigo. Su nombre: Marge Gunderson.

Arrendé Fargo en Video Club Luna. Vi tres veces el VHS antes de devolverlo, porque eso hacía uno cuando no podía quedarse con una copia de algo que había amado con locura. Además, esos $1.200 pesos salían de mi mesada, así que tenía que sacarle todo el provecho posible al arriendo. Antes de devolverla al universitario simpático que me la había recomendado en el video club, le pregunté si los hermanos Coen planeaban hacer una secuela sobre el personaje de Marge. Me dijo que era difícil porque la historia no necesitaba una segunda parte y el final era perfecto.

Fargo-3

Y era cierto. En los minutos finales de la cinta, nuestra heroína, luego de sorprender a uno de los asesinos triturando a su cómplice en una astilladora, pronuncia uno de los mejores monólogos del cine: “¿Para qué? ¿Por un poco de dinero? Hay más en la vida que un poco de dinero, ¿sabes? ¿No lo sabes? Y ahora estás aquí. Y hoy es un día precioso. Bueno, simplemente no lo entiendo”.

No había como discutir con ese final, pero yo quería más. Quería saber todo sobre esa oficial de policía que, en las últimas etapas de su embarazo, había resuelto un intrincado caso de extorsión y secuestro, sin perder su tono amable y generoso. Marge Gunderson era el personaje más entrañable que había tenido la suerte de conocer y me negaba a dejarlo ir.
18 años pasaron para que los Coen me devolvieran un personaje como ese, esta vez no en una película, sino en una serie, titulada con el mismo nombre de la cinta de 1996, y con un nueva oficial de policía, llamada Molly Solverson.

Fargo: la serie (sin spoilers)

Es imposible llegar a la serie sin la curiosidad y la emoción de volver al territorio de los Coen. Si bien ahora solo operan como productores, el showrunner de la serie es Noah Hawley, y no estamos frente a un remake, ya que la trama es totalmente distinta a la planteada por la película y ningún personaje de la cinta se repite el plato en la serie, los 10 episodios nos regresan a la misma nieve, la misma sangre y el mismo humor negro que nos enamoró a mediados de los 90.

Fargo-4

El protagonista esta vez es Martin Freeman, Bilbo Baggins o Watson para los Sherlock fans, quien encarna a Lester Nygaard, un tímido vendedor de seguros de Bemidji (Minnesota), presionado permanentemente por su esposa y maltratado por todo el que se cruza en su camino. Tras un accidente algo estúpido, conoce a Lorne Malvo, interpretado por Billy Bob Thornton, un extraño personaje que acaba de llegar al pueblo con un hombre secuestrado en el baúl de su automóvil.

Fargo-5

El encuentro entre Lester y Lorne es el motor de partida de la trama. Mientras Nygaard cae en un agujero de conejo del que difícilmente podrá salir ileso, el personaje de Billy Bob se transforma frente a nuestros ojos en un demonio que arrastra todo a su paso y que parece gozar enormemente sembrando el caos. Los crímenes se suceden de forma violenta, pero el toque de humor negro, que tanto caracteriza el cine de los Coen, nos mantiene mirando la TV con una sonrisa cómplice. Antes de que termine el episodio piloto, una ola de asesinatos y amenazas cae sobre el otrora tranquilo pueblo del Medio Oeste. En un solo capítulo, Fargo logra desarrollar más intriga, tensión y giros dramáticos que los que desarrollan series completas.

La nieve lo cubre todo y es un personaje más en la historia. Los policías pueblerinos, caminan tranquilamente con sus gorros con orejeras, mientras el brote de maldad que crece enquistado en medio de la comunidad no parece tocarlos: amables, simpáticos y a ratos un poco ingenuos, siguen patrullando con sus jarros de café caliente en la mano. Todos parecen ir 10 pasos atrás de los violentos crímenes que se han desatado. Todos, menos Molly Solverson (Allison Tolman), una heroína eficaz, encantadora e inteligente, que nos recuerda a Marge Gunderson, pero que crece en su propia ley y termina robándose nuestros corazones y la serie completa.

Y Molly es sólo la punta de un iceberg de una lista de personajes que se quedan largamente en las conversaciones post capítulos. Imposible no querer a Lou Solverson (Keith Carradine), el policía retirado que ve desde la barra de un dinner como su hija policía se esfuerza por resolver el caso; o a Gus Grimly (Colin Hanks), un policía del vecino pueblo de Duluth, que tropieza con Lorne Malvo en un enfrentamiento puramente verbal que supera la tensión de cualquier película de suspenso actualmente en cartelera.

Fargo-6

Como buen universo heredero de los Coen, también hay muchos personajes extravagantes y estúpidos, pero todos con un corazón más grande que el sol. Entre ellos, el ingenuo e inepto policía Bill Oswalt, interpretado por Bob Odenkirk, más conocido como Saul Goodman de Breaking Bad, y una peculiar pareja de asesinos a sueldo (Russell Harvard y Adam Goldberg), que se comunica durante toda la serie con lenguaje de señas porque uno de ellos es sordomudo. Sí, hay un asesino sordomudo.

Fargo-7

La nueva Fargo logra ampliar inteligentemente el extraño y risible universo que los Coen crearon en la película, y con cada paso del cómico y torcido viaje, la serie crece. Abundan los momentos maravillosamente absurdos y guiños a toda la filmografía clásica de los Hermanos Coen, pero también profundas batallas entre el bien y el mal, en un escenario impecablemente cuidado donde se desarrollan algunas de las secuencias de acción mejor logradas de la televisión, las que incluyen una balacera en medio de una tormenta de nieve con visibilidad cero y un plano secuencia tan desquiciado y original, que está destinado a cambiar para siempre la forma de filmar el asalto a un edificio.

Podría seguir eternamente escribiendo sobre todos y cada uno de los detalles que convierten a Fargo en una de las mejores series del año y que hoy la tienen nominada a 18 premios Emmy, pero prometí no contar ningún spoiler, así que prefiero parar acá. Me conformo con recomendarles que aprovechen lo que queda de invierno, se pongan una parka bien gruesa con gorrito con orejeras y visiten Fargo. No se arrepentirán.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad