Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

¡Vayan al cine! Tres estrenos que valen la pena

LG
Agregar a favoritos

A veces no hay mucho que recomendar en el cine, pero otras veces -como el jueves recién pasado- se estrenan no una ni dos, sino tres películas que merecen completamente su atención, dinero y cariño. ¿Son las tres películas buenas? No necesariamente, así que vamos viendo.

Valerian

maxresdefault-2

Qué onda: Una aventura en el espacio sideral futurista ciencio-ficcioso sobre una raza de alienígenas primos de los Avatar que quieren recuperar un puercoespín galáctico que en vez de ir al baño hace perlas y le piden la ayuda a dos pelmazos pre-adolescentes flacuchentos ojitos de piscina. Es que no se puede creer.

Por qué verla: Porque es de Luc Besson, el director de El perfecto asesino y El quinto elemento, que ya demostró que puede hacer películas increíbles mezclando géneros distintos, así que ahora se dedica a gastar millones de dólares en locuras que ni él mismo podría explicar, como Valerian. Sin ser una buena película (sorry), esta cuestión es de esas películas que son verse para creerse, y que tiene tantas pero tantas pifias, que llega a ser alucinante.

Lo realmente imperdible: Si me preguntan a mí, una película paga la entrada si tiene al menos tres cosas maestras. Esas tres cosas podrían ser una actuación, una idea o incluso una pura escena. Si tiene tres de esas, la película vale la pena el tiempo y el dinero, según el libro de reglas arbitrarias que acabo de imaginar en mi mente. Lo que estoy tratando de decir, es que esta película tiene tres cosas muy buenas que justifican verla en la pantalla más grande que encuentren. Ninguna de esas tres cosas es la actuación de Cara Delevingne, ni la historia, ni sus personajes, sino cosas más bien puntuales que puede que no les importen, pero aquí van.

Lo más realmente imperdible es el prólogo: todo lo que pasa antes de los créditos. Ahí te cuentan la historia de “Alpha”, una ciudad que es como un servicentro espacial en el que llega gente de toda la galaxia (y según entiendo) de otras dimensiones. Esta historia la cuentan sin diálogos, solo mostrando escenas puntuales cada cientos de años… Y todo con Space oddity de David Bowie de fondo. Yo sé que deben tener los ojos con lágrimas en estos momentos, y créanme que la película consigue el mismo efecto. Es tan lindo ver ese progreso optimista, en que nos unimos como especie por llegar allá donde nadie ha llegado jamás, haciendo contacto con alienígenas que por fin nos consideran dignos de amistad. Además, y puede que esto sea la señora sentimental que vive en mí, ver una secuencia así con esa canción me hace pensar que según Valerian, ese tema seguirá significando lo mismo que hoy, cientos de años en el futuro. Y ese es el mejor homenaje que se le ha hecho al señor Bowie hasta el momento, no digan que no. Yo sé que lo han usado en otras películas, incluso del espacio, pero ninguna me emocionó como esta.

Lamentablemente después empieza la película, y de lo que sigue solo voy a rescatar la secuencia que transcurre en el mercado persa interdimensional (larga historia), y la participación de Rihanna, que en esta película vendría siendo algo así como la Plavalaguna en El quinto elemento, pero con baile y cambio de forma, qué más quieren. Todo el resto es ahí no más tirando para malo, pero bueno, nadie es perfecto.

Especialmente recomendada para: Las personas que les gustan las aventuras espaciales ciencio-ficciosas y que no se toman tan en serio la vida. También para los fanáticos de la apasionada química entre Natalie Portman y Anakin Skywalker, que encendía la pantalla en El Ataque de los Clones.

No la vaya a ver si: Creen que para ver secuencias buenas basta con YouTube y no es necesario pagar una entrada al cine.

El Bar

402454-944-436

Qué onda: La nueva película del director español Alex de la Iglesia, conocido por clásicos de culto como El día de la bestia, La comunidad, Crimen ferpecto, Mi gran noche, etc. Una vez más, se trata de un thriller muy intenso en el que uno suelta carcajadas y arcadas por partes iguales. O carcarcadas, como le digo yo.

Por qué verla: Porque es la nueva película del director español Alex de la Iglesia, y eso significa que va a ser una película muy cuidada, con personajes que van desde lo original hasta lo increíblemente gracioso, y porque es el único capaz de hacer comedias de terror que realmente asustan y hacen reír. Esta no es tanto de terror, pero sí es una historia muy intensa con momentos completamente impredecibles que llegan a doler. Voy a ver cualquier película que tenga en sus créditos las palabras Iglesia, de, la y Álex, y ustedes deberían hacer lo mismo. Si la película se llama La iglesia de Alexno garantizo ir a verla, pero no descarto nada tampoco. 

Lo realmente imperdible: Todo. Las últimas películas de este compadre han sido “viajes” completamente redonditos, donde puede que le sobre algo, pero definitivamente no le falta nada. El Bar no es la excepción, y es una de las películas mejor armaditas que he visto. Al principio parte todo piola, uno va conociendo de a poco a los personajes y justo cuando uno está perdiendo el interés ZUÁCATE, pasa algo que tira la historia para otro lado, y así sucesivamente hasta que termina. Una película para gritarle a la pantalla, para aplaudir, reírse, y sorprenderse, non-stop. Y si no les cuento nada de la trama, es para que lo descubran ustedes por sí mismos.

Especialmente recomendada para: Si les gustan esas películas claustrofóbicas en que un grupete de personajes se enfrenta a una amenaza externa, esta película les va a encantar. Películas como Los pájaros, La noche de los muertos vivientes, La niebla o incluso Viene de noche, en las que no importa tanto lo que está pasando afuera, como lo que empiezan a hacer los personajes adentro.

No la vaya a ver si: Es muy susceptible al asco, o si no tolera mucho los misterios y que las películas se tomen su tiempo en explicar qué es lo que está pasando realmente. Tampoco la vea si le gustan los personajes típicos como la comadre perfecta heroína de todos, el galán inteligente que se las sabe todas, o el villano que es malo porque sí. En el universo de Alex de la Iglesia, no existen esos.

Baby Driver

Baby-Driver-Poster

Qué onda: Una película sobre el conductor de una banda de ladrones, dirigida por Edgar Wright, el peliculasta que también hizo Shaun of the Dead, Hot Fuzz y Scott Pilgrim. Esta vez cuenta la historia de Baby (se llama así lo juro), un compadre que tuvo un accidente que lo dejó con un pito en el oído (un pito de sonido, no de árbitro), así que ahora necesita escuchar música todo el tiempo… Y gracias a la música, el compadre maneja como si fuese el hijo perdido de Toretto con Furiosa y que fue criado por el Rayo McQueen y Christine. En otras palabras, el compadre sabe manejar mejor que nadie, y nunca se saca los audífonos, así que nosotros nunca dejamos de escuchar canciones pulentas mientras en la pantalla está quedando la grande. Qué mejor.

Por qué verla: Porque es una joya que cuando brilla, brilla bastante, quizás demasiado. Siempre son entretenidas las historias de robos, donde vemos la planificación, los riesgos, y después vamos cachando que algunos de los ladrones no son gente de fiar (sorpresa), y hay traiciones y balaceras. Pero esta además tiene todo ese elemento de coreografía de videoclip donde todo lo que vemos en pantalla está sincronizado con los sonidos. Por si necesitan más razones para verla, les contaré que actúa Kevin Spacey (Frank Underwood), Jamie Foxx (Ray Charles), John Hamm (Don Draper) y el mismísimo Ansel Elgort (Baby Driver), que no solo debió ser el joven Han Solo, sino que además en esta película se viste como Han Solo.

Lo realmente imperdible: Son las coreografías. Aunque como película no sea perfecta, como videoclips aislados todo es de altísimo impacto, y las secuencias maestras van desde un compadre caminando por la calle escuchando música sincronziado hasta CON LA LETRA de la canción, hasta persecuciones y balaceras de aquellas.

Especialmente recomendada para: Los fans de los videoclips más elaborados tipo Michel Gondry, los fanáticos de las películas de asaltos a bancos y/o de choferes talentosos como Vanishing Point, The Driver o Driving Miss Daisy. 

No la vaya a ver si: Le molesta el exceso de canciones en las películas, los autos, y en general las cosas buenas de la vida.

Eso sería cabros. Aprovechen que la cartelera está bastante pulenta hoy en día y dense una vuelta por el cine, no se van a arrepentir.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad