Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

“Wild Wild Country”; el documental sobre Osho que te dejará en shock

wilwild_destacado
Agregar a favoritos

Making a Murderer no ha sido el único documental que se encarga de desvelar hechos reales ignorados por la opinión pública, y aunque hasta el momento ningún otro proyecto ha logrado igualar el éxito del caso de Steven Avery, Netflix se ha encargado de proponer títulos (e investigaciones) increíbles que nos dejarán en shock. Uno de ellos es Wild Wild Country, que llegó a la señal hace unos días a atrás, desnudando al completo la era dorada del Rajneesh y cómo esta religión estuvo a punto de dominar un condado entero bajo la mirada de su líder, Bhagwan Shree Rajneesh.

Prendan su Smart TV LG, sintonicen Netflix y a disfrutar.

wilwildcountry1

 Pueblo chico, infierno grande

Varias veces hemos escuchado el término “pueblo chico, infierno grande” para referirse a comunidades tan pequeñas que es imposible albergar secretos, diferencias o relaciones, sin que todo el mundo se entere. Pérdida de intimidad total. Así mismo es el pueblo de Antelope en Oregon; un lugar habitado mayormente por gente conservadora y jubilada, que pasa sus días en absoluta tranquilidad, sin forasteros y sin mayores problemas. Un día como cualquier otro, un gurú indio decide que este territorio es ideal para trasladar una comunidad enorme de seguidores e instalar con bombos y petacas una especie de “ciudad religiosa” dedicada a la libre expresión, libre sexualidad y amor por la naturaleza, entre otras cosas muy “hippies”… Si queremos llamarlo así, claro.

La cosa es que los pueblerinos de Antelope (entre ellos el alcalde y unos vecinos que fueron parte de la “resistencia”) hoy relatan para las cámaras de Netflix todas sus impresiones de lo que fueron esos años, y de cómo tuvieron que luchar para mantenerse en pie ante tal movimiento religioso, que –entre otras cosas– arrasó con parte del pueblo, pasando de ser un vecindario conservador a tener a la India misma en la puerta de su casa, con grupos de jóvenes vestidos de rojo y mucho ruido ja, ja.

La batalla entre ambos bandos va desde el rechazo religioso hasta una “guerra civil” que incluye el porte de armas para atemorizar a las personas (como una dictadura militar). Lo peor, sin embargo, es que a pesar de que no hay registros de que hayan muerto personas, si hay situaciones gravísimas que pudieron haber terminado en desgracias masivas para el pueblo. Un brote de salmonela, envenenamientos, uso de drogas en indigentes, líderes hablando de “cortar cabezas” y otras cosas que, por supuesto, son mejor que las descubran ustedes mismos en el documental.

wilwildcountry

La cosa se pone color de hormiga

Además de este mítico líder espiritual, el registro audiovisual de la época también se centra en Ma Anand Sheela, una mujer que se vuelve la mano derecha del gurú y –en teoría– es la cara visible de la comunidad ante las cámaras de televisión, entrevistas y debates, cuando los habitantes de Antelope recurren hasta lo impensable para echar a patadas a los miembros del grupo (digo “grupo” pero en verdad son miles). Sheela, posiblemente una de las grandes mujeres empoderadas de los años 70s y 80s, se para en una faceta pacifista hasta que las conversaciones comienzan a tener  color de hormiga, y ahí es cuando ella recurre a un discurso agresivo y armamentista.

Suena por momentos un poco contradictorio que una religión india tan “pro natura” se haya transformado en un culto agresivo e imponente, pero es interesante ver en este documental que toda la situación es un reflejo de la misma agresividad con la que fueron recibidos en el pueblo que se ubica al noroeste de Estados Unidos. Más curioso es que la religión tome control de la situación e incluso que el pueblo de Antelope haya sido renombrado como Rajneeshpuran, pasado cosas tan inverosímiles como que un bus haya rescatado a cientos de indigentes por Estados Unidos y los haya llevado al pueblo para sumar votos en las elecciones.

El documental contempla archivos de la época, así como entrevistas exclusivas a los protagonistas, a más de treinta años de los sucesos en Oregon. Sheela está en Alemania, Bhagwan está muerto y al menos tres de otros cinco involucrados siguen con sus convicciones intactas. La idea del documental no es declarar qué bando estuvo equivocado, sino poner en la mesa todos los hechos, personajes y datos que tal vez nunca fueron mostrados de forma clara y honesta en la televisión.

Así es Wild Wild Country, el nuevo documental de Netflix que probablemente te dejará en shock respecto a la verdad que hubo detrás del culto de Osho. Y también te aseguro que te sentirás mucho más culto que antes.

El rollo espiritual que convive en la atmósfera de los acontecimientos puede resultar una enseñanza para cualquier espectador de Netflix, así que si tu pregunta es si verla o no, yo te digo que… ¡Absolutamente si!

¿La viste? Esperamos tus comentarios 🙂

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad