Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Nueva York, el paraíso de ser distinto

New-York-paraiso-800x400 (1)
Agregar a favoritos

Una de las cosas que escuché antes de viajar a Nueva York es que acá todos son mejores que tu: más cultos, más altos, mejor vestidos. Tienen más dinero, más viajes y amigos muy interesantes. “En Nueva York no eres nadie” oí y no podían estar más equivocados.

Un poco de historia

Llevo siete meses viviendo en Estados Unidos, hasta donde llegué siguiendo a mi novia que ganó una beca para estudiar un master. No vivo exactamente en Nueva York, estoy a una hora de ahí en un tranquilo pueblo de New Jersey donde queda la universidad de mi polola, pero voy todas las semanas: cualquier oportunidad y me subo al bus que en 50 minutos me deja en el Port Authority Bus Terminal de la Octava avenida con la calle 42. Muchas veces voy por trabajo, otras a juntarme con amigos de Chile que vinieron de visita, otras a caminar por las calles atestadas de turistas. O llamo a mis amigos que están acá por estudios o trabajo, viviendo hace más tiempo que yo, y les pregunto qué hacen y siempre hay algo: una galería de arte, un show de música, ir a pasear a un parque en Brooklyn, un antiguo bar nuevo. Cuando dicen que Nueva York nunca duerme, es cierto.

De periodismo y la Gran Manzana

Me dedico al periodismo. Escribo para un diario y para unas cuantas revistas. También dirijo una revista electrónica que ya cumplió 11 años en linea, Disorder.cl, la que fundé junto a un amigo antes de entrar a la universidad. Para poder llegar y mantenerme tengo Visa de periodista, la que me permite trabajar, pero no para medios gringos. Desde que estoy acá he entrevistado actores de cine, asistí a conferencias de tecnología, dormí en festivales de música. He escrito sobre mis viajes a México y otras partes de Estados Unidos. Tengo más trabajo como freelance acá y ha sido mil veces más entretenido.

La mayor sorpresa es que en Nueva York sí eres alguien. Todos te ven, te observan, y no necesitas presumir para conocer gente. Eres uno más en esta ciudad de 8 millones de personas, pero todos son uno más: inmigrantes, meseros, productores de reality shows, periodistas, guardias de seguridad. Por lo general la gente es simpática, respetuosa y “sorry” es la palabra que más escuchas. Hay personas que están locas, se escuchan gritos y peleas de vez en cuando, y en algunos barrios muy pirulos puedes recibir un par de miradas recriminatorias, pero eso sucede en cualquier ciudad grande. Lo divertido de Nueva York es que ese tipo de gente es la menos. Y personalmente prefiero conversar con un taxista de Bangladesh que con la editora de una revista de modas.

Un gran ejemplo de todo lo anterior ocurrió en un local de Bushwick hace poco más de un mes. La banda chilena Miss Garrison tocó en un bar con varios ambientes de música en vivo. Al fondo había metal, al medio hip hop y en una pequeña pieza estaban nuestros compatriotas. El show de los chilenos fue el que más gente recibió. Brooklyn le dio una oportunidad a una banda de desconocidos, los abrazaron y les dieron cariño. La gran manzana amó a Miss Garrison aquella noche.

Nueva York puede ser caro, difícil, constante y abrumador, pero es una ciudad mundial. Hay espacio para todas las culturas y ser distinto acá es un plus. Es cierto que todos son mejores, si es que te interesa el dinero, la ropa, la fama u otras banalidades. Pero si eres un tipo que abraza otras culturas, que se asombra con cada acento y ama lo nuevo, Nueva York es un paraíso.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad