Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Stephen King: el maestro del terror

stephen
Agregar a favoritos

Stephen King es de esa selecta gama de escritores cuya obra es materia de leyenda. Sus historias han trascendido en el tiempo y han sido inspiración para muchos grandes nombres del entretenimiento. Su género literario, el terror, es de aquellos que no resulta fácil ser reconocido, mucho menos ser elevado a nivel de “maestro“.

Su historia es como la de muchas grandes mentes de la historia de la humanidad. Mostró talento a temprana edad e incluso tuvo la iniciativa de generar ganancias a penas escribió sus primeras páginas. No ha dejado de escribir, de hecho, según él mismo cuenta en su biografía, divide su tiempo en 4 horas de lectura y 4 de escritura.

El tiempo y un accidente automovilístico han hecho que la regularidad con la que sus escritos se convierten en novelas sea cada vez mayor. A continuación repasaremos algunos detalles de su vida y obra.

Infancia y primeras influencias

Stephen King nació el 21 de septiembre de 1947 en Maine, Portland. Es el segundo hijo de Donald King y Nellie Ruth Pillsbury. Cuando tenía dos años de edad su padre lo abandonó. Los problemas financieros siguieron a la familia durante toda su infancia. Vivió en Indiana y Connecticut para terminar en Durham, pueblo natal de su madre.

Cuando era niño presencio la muerte de uno de sus amigos. Uno de ellos quedó atrapado en las vías del tren y terminó arrollado por este. Sin embargo, el autor descarta que este haya sido el momento en que se decidió por escribir novelas de terror.

Lo cierto es que sus primeros escritos estaban inspirados en las historietas y películas que veía. Consiguió sus primeros dólares en el colegio, donde los alumnos fueron los primeros receptores de sus primeros avances literarios. Si bien tuvo éxito entre su público, tuvo que devolver las ganancias logradas por presiones de los profesores, quienes no vieron con buenos ojos el nuevo negocio del pequeño Stephen.

Su pasión por el miedo corría en su sangre. Una tarde donde su tía encontró una caja lleno de libros de ciencia ficción y terror que pertenecían a su padre. Este hecho lo motivó a, con trece años de edad, enviar sus cuentos a diferentes editoriales con la esperanza de que se publicaran. En 1965, Mike Garrett de la revista Comic Review publicó una de estas historias. El título original era I was a Teenage Grave Robber, pero lo cambiaron por In a Half-World of Terror.

El Resplandor y Tabitha

shining-2

 

Según analizan los estudiosos de su obra, Stephen King suele escribir a partir de sus propias experiencias. Entre 1966 y 1971 estudió inglés en la Universidad de Maine, mientras convivía con las penurias económicas de su madre.

En este tiempo sus otros trabajos fueron portero de fábrica y empleado de lavandería, fue en esta época también cuando se inspiró para escribir The Mangler y Roadwork.

Conoció a Tabitha Spruce en la biblioteca de su universidad y en 1971 se casaron. Los primeros años de convivencia los pasaron en un remolque y trabajó como profesor en la escuela secundaria Hampden Academy. En esta época escribía regularmente para revistas de hombres y cayó en el alcholismo, situación que seguramente motivó la trama de una de sus novelas emblemáticas El Resplandor.

Carrie y su abuso con las drogas

carrie-book-cover-31

A partir de aquí su carrera como escritor parecía ya encaminada a ser un éxito. Su siguiente novela fue Carrie, una historia que no fue sencilla de terminar para King, quien tuvo que ser alentado por su esposa luego que éste decidiera no terminarla. Finalmente la envió a la editora Doubleday, quienes después de mucho tiempo decidieron comprarla y hacer una película que hasta el día de hoy sigue aumentando su valor. Esta sería la última publicación que su madre leyó, ya que al poco tiempo moriría de cáncer uterino.

No todo era grito y plata en la vida de Stephen King, tras la publicación de los Tommyknockers, su familia y amigos le realizaron una intervención para sacarlo de las numerosas adicciones que poseía. Alcohol, cigarrillos, cocaína, xanax, valium y nyquil eran algunas de las drogas que tomaba regularmente el célebre autor. Para finales de los 80′ estaba completamente limpio.

Buick 8: un coche perverso

En 1999 se encontraba escribiendo On Writing: A memoir of the craft cuando un 19 de junio a eso de las 4:30 de la tarde, King caminaba por la ruta 5 en North Novell cuando fue atropellado por Bryan Smith, quien se distrajo por el Rottweiler con el que andaba y arrolló al autor con un Dodge Caravan del 85′. Si bien hay discrepancias sobre si fue golpeado de frente o por detrás, Stephen terminó en una zanja de 4 metros de profundidad con un pulmón colapsado, múltiples fracturas y laceraciones.

Después de cinco operaciones en diez días, retomó su trabajo con sus memorias, pero ese mismo año terminaría escribiendo Buick 8: un coche perverso y más tarde Misery, dos novelas relacionadas con accidentes automovilísticos. Según cuenta él mismo en su sitio web, decidió darle “demasiada importancia” al hecho.

Su estilo

king_a

En su libro autobiográfico, King describe su estilo de escritura de gran longitud y profundidad. Cree que para las buenas historias es mejor crear una pequeña “semilla” y dejar que la historia crezca y se desenvuelva desde ahí. Generalmente empieza sus historias sin saber cómo terminarán.

Es conocido por su calidad de detalles, continuidad, y referencias internas; muchas de sus historias se ven ligadas por personajes secundarios, pueblos ficticios, o eventos de libros pasados.

Si no estás familiarizado con la obra del maestro del terror, te invitamos a ver Carrie (1976) y El Resplandor (1980), obras maestras del cine y la literatura, en Netflix.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad